miércoles, marzo 19, 2008

¿Qué ves cuando me ves?

Si chocan dos micros en San Telmo es noticia, lógicamente. Si hay más de sesenta heridos, es noticia continua de varias horas, no tantas como el del embestido por un tren hace unos días, porque en aquél hablamos de varias víctimas fatales y requiere varios días, pero más que la de dos motoqueros muertos, porque dos muertes no pesan tanto como una masa de heridos. A menos, por supuesto, que se trate de la muerte de un famoso.
Hace unos años me sorprendía el modo en que Crónica TV convertía en noticia de primera plana los hechos más absurdos, pero las placas rojas de Crónica ya son un clásico y deben mantener el estilo. Desde hace un tiempo otros canales de noticias locales, como TN, se detienen en un hecho durante todo el día, repitiendo una y otra vez las notas e imágenes, "analizando" con un criterio cercano a la estupidez, usando y abusando de la placa "Urgente", que hace que casi todos prestemos atención, ya que suponemos que se trata de algo urgente o, al menos, novedoso (no sé por qué), pero resulta que la urgencia es repetir la misma noticia que vienen dando desde hace doce horas.
C5N, con su formato casi clonado de TN, no habla de urgencias, sino que nos ponen en "Alerta", pero, más allá de eso, la canción es la misma.
Los noteros de estas noticias eternas son dignos de mención aparte. Estos ilustres trabajadores de la información deben conseguir algo, lo que sea, para llenar horas y horas de programación basada en un único hecho. Un primer plano del sitio donde ocurrió la tragedia (siempre es una tragedia), la opinión de un vecino, otro primer plano del sitio donde casi ocurre una tragedia hace cinco años, la opinión de otro vecino...
Estas opiniones no son azarosas, todas logran que el entrevistado diga exactamente lo que quieren que diga, y si no lo dice, no importa, ya que los mismos noteros, inmediatamente después de las palabras del vecino, familiar, tutor o encargado de alguna víctima o testigo, nos traducen lo que acabamos de escuchar. Extrañamente lo que nos dicen que dijeron no suele ser lo mismo que acabamos de escuchar, aún cuando no preguntan sino que les dictan qué decir.
"A ver acá, la señora" dice un notero clásico, acercando cámara y micrófono, de ser posible, a alguna señora mayor cercana a los fierros retorcidos, el negocio baleado o la calle inundada. "Esto pasa siempre", le dice el notero a la señora, sin siquiera un dejo de interrogación. "Es zona liberada", "hay mucha inseguridad en la cuadra", le va dictando a su víctima, mientras ésta, las más de las veces, responde un "ay, sí, todos los días".
Pero a veces les sale mal. "Esto pasa siempre" le decía el notero de TN a un vecino de la calle de San Telmo donde chocaron los micros. "No", respondió sorpresivamente el traidor, "la verdad es que algo así es la primera vez que pasa", continuó, sin piedad. El notero se despidió rápidamente y nos informó que "los vecinos reclaman y denuncian que la cuadra sufre estos accidentes casi a diario".
Mientras tanto, en el piso del canal, continúan "analizando" en base a lo que nunca dijeron los vecinos, pero dicen que dicen.
Más allá de las razones políticas y económicas que llevan a cada canal a poner el acento en uno u otro sitio, con prescindencia absoluta de objetividad e imparcialidad, la forma en la cual nos tratan de convencer de que no vimos ni oímos lo que vimos y oímos es cada día más alevosa.
Mención aparte ameritan los relatores de fútbol, sin personalizar, ya que casi todos ellos, hablemos de los de las cadenas TyC Sports, Fox Sports, o cualquier otra, son similares. No sólo se olvidan que están ahí para relatar un partido, y debemos escucharles las estupideces plagadas de códigos internos que los hacen reír y uno se pregunta de qué, sino que, cuando se acuerdan de relatar, no lo hacen más que en ciertas jugadas, el resto del tiempo "analizan", critican, dan indicaciones de lo que debería pasar, lo que debería hacer el técnico, lo que estaba pensando el jugador, y, por sobre todo, toman partido por uno u otro equipo.
Ni hablar cuando uno de los equipos enfrentados es Boca o River, el relato es similar al de un encuentro de la Selección Argentina contra la de Inglaterra, que el otro equipo sea Estudiantes, Lanús o Racing es lo de menos, se trata de "nosotros" y "ellos", y así lo relatan.
Un relato tan plagado de surrealismo como el de los noteros. "El equipo no encuentra la salida y no avanza", "nooo, eso no fue foul", nos dicen mientras vemos que "el equipo" hace veinte minutos que tiene en un arco al rival, y que el que no debía ser amonestado barrió al contrario diez metros quebrándole la rótula.
Así nos cuentan el mundo, desde el hecho más pequeño hasta lo más trascendente, ya no importa que sea obvio que mienten, ya están convencidos de que no somos más que una masa de estúpidos que repetiremos lo que nos dictan, sin ver, sin oír y sin pensar. Quizás lo somos. Quizás alguien diga que este post dice que va a llover, y, esta vez, sería verdad.

13 comentarios:

SirThomas

Muy bueno y real el post. No miro mucha tele pero cuando engancho algún noticiero me parece estar viendo lo mismo todo el tiempo. Eso que decís de "contar una noticia, tragedia, de mayores o menores magnitudes" y alargarla todo lo posible es increíble ya... los noteros, pobres, tienen que estar repitiendo todo el tiempo lo mismo. Es gracioso cuando cada tanto, en las cadenas de noticias, cambia la "franja" y aparece otro conductor y lo primero que hacen, obviamente, es ir a la "noticia urgente del día" para que el pobre notero vuelva a repetir los hechos y las palabras que acababa de decir en el cierre de la hora anterior.

Es muy gracioso también cuando pasa eso que contás de que un "testigo de los hechos" responde lo contrario a lo que quiere que diga el notero y lo deja mal parado.

Buena la observación de las transmisiones de los partidos, es cierto, casi no relatan ya... comentan, casi jugada a jugada...

Saludos.

migueldao57

Hay un poema de Louis Aragón, titulado "La tragedia está en otra parte". Denodadamente intentan hacernos creer que es la que nos muestran. Abrazo

Cinzcéu

Agudas observaciones sobre esos que se denominan "canales de noticias". No ha de ser fácil tener algo que informar durante las 24 hs. pero esos pastiches sesgados y repetidos son patéticos. Me quedo a full con Crónica TV, el único que se burla un poco de sí mismo. La mención a la figura del testigo traidor que le caga el objetivo editorial al movilero, me volvió a hacer reir como cada vez que lo detecto en pantalla (para colmo, editan mal).
Los relatos y comentarios futboleros, en la misma línea, ameritan sus propias expansiones. El mercenario Alejandro Fabbri (que de fútbol sabe lo mismo que yo de decatlón) es un especialista en negar lo obvio. Cuando recién la cuarta cámara muestra sin lugar a dudas que el marcador acertó un puntapié intencional al hígado del rival, Fabbri concluye: "No, no, fue un roce, se dejó caer". Así nos cuentan el mundo.
Un beso.

SirThomas

Jaja...parece haber un generalizado decaímiento de la figura de Fabbri, otrora uno de los más respetados dentro de los comentaristas deportivos, quizás vos siempre lo notaste, pero en otros casos que conozco, de gente que ahora pasó a no bancárselo o a sacar a relucir sus errores, antes no sucedía, digamos que era el que más zafaba. Para mí sigue siendo así, mas allá de algunos errores que pueda tener. En algún momento ampliaré sobre el tema en el blog...

Saludos.

Grismar

sirthomas: buen punto el que mencionás respecto del cambio de franja. Que repitan una noticia es lógico, se supone que nadie se pasa el día viendo el canal, el problema es que dentro de un mismo programa repiten, y repiten, y repiten luego a lo largo del día, y no salen del tema. Pero como son gente seria y en el mundo suceden otras cosas, nos informan en un zócalo de texto. Y es como decís, las notas las vuelven a emitir, pero a los noteros los hacen volver a decir una y otra vez en vivo lo mismo. Saludos.
Miguel: no conocía ese poema de Aragón, lo busqué en la web y no lo encontré, están los demás (los más conocidos). Si tenés algún dato que pudieras darme para que lo ubique te lo agradecería, me encantaría leerlo.
Es cierto que intentan hacernos creer, pero ¿lo logran? temo que sí, que les funciona. Besos.
Cinzcéu: no debería ser difícil informar las 24 horas, dada la inmensidad del mundo y la facilidad de acceso a información internacional, sumado a la necesidad de repetir a lo largo del día las noticias, lo extraño es que el tiempo les alcance. Claro que lo solucionan hablando todo el día de lo mismo. Respecto a los relatores (pobre Fabbri), lo más sano parece ser bajar el volumen del televisor durante los partidos, y encender la radio. Un beso.
sirthomas: Cinzcéu quizás notó de entrada algunas cosas de Fabbri, pero yo soy parte de aquellos a quienes alguna vez les gustó, pero marcando una diferencia, me gustaba como relator de fútbol. Parece que los roles de relator y comentarista ya no están diferenciados. En algún momento los cumplían a la perfección Macaya y Araujo (no es un juicio de valor sobre ellos, sino meramente de los roles bien claros que cumplía cada uno durante la emisión de un partido). Ahora, para que te relaten el partido, tenés que encender la radio, ya que tienen claro que no estás viendo, pero aún en esa aberración en la cual relatan el partido mientras la imagen es la de las tribunas, se olvidan de relatar. Saludos.

Vitore

Por aquí por España ocurre un poco lo mismo. Noticias repetidas una y otra vez. Lo que más pena me suele dar es ver al reportero o reportera o reporter@ bajo la lluvia contando una y otra vez que el nacimiento de algún principito Borbón está a punto de suceder. En cuanto a las preguntas, aquí se suele dar la pregunta/respuesta. Por ejemplo: ¿Con el gol que habéis conseguido en la segunda parte, os habéis afianzado en defensa y no habéis dado opción al empate por parte del Racing, que sin embargo ha gozado de alguna oportunidad?... Respuesta: Pues... sí... En fin. El caso es que tangamos la comodidad de no pensar... Besos.

Grismar

Vitore: aquí no tenemos principitos borbones pero sí de los otros, y allí están los estoicos noteros. Buenísima tu acotación sobre las preguntas-respuesta, aquí también se las ve, aunque requieren de una cierta dosis de inteligencia, por lo que no son tan frecuentes. Besos

migueldao57

Estmado Grismar: si no te molesta una pobre traducción mía, lo publiqué en el blog del turco, al que tengo abandonado desde hace milenios. El link es el siguiente: http://elarabeloco.blogspot.com/2006/11/siguen-boemas-selegdos.html

Grismar

Miguel: te agradezco mucho. Había encontrado el link a esa página en Google, y también me la había mandado Cinzcéu, pero mi IE me indicaba que no se podía encontrar la página. Hoy lo copié y pegué desde tu comentario y pude leerlo (típico histeriqueo informático). Excelente poema, bello y duro, gracias. Besos.

Desarmandonos

Qué buen post. Sobretodo coincido con la frase final "ya no importa que sea obvio que mienten, ya están convencidos de que no somos más que una masa de estúpidos que repetiremos lo que nos dictan, sin ver, sin oír y sin pensar" Es algo que no deja de sorprenderme. Estaba pensando algo parecido con respecto a las publicidades. Nos mienten pero ya no importa. Sabemos que nos mienten. Nos damos cuenta. Pero no nos incomoda. Es como si todo fuera un gran teatro. Por ejemplo, la propaganda de la musiquita pelotuda "que fresco rapidito inteligente" donde se muestra muy claramente que todo lo que hace al éxito no es la calidad de dicha canción sino los carteles, la publicidad, el comercio mismo, el "marketing" diría el diablo. Como si todo fuera una representación de la representación. Todo se da vuelta. No es el contenido de tal o cual publicidad lo que compramos, sino el mecanismo de la publicidad como forma de vida: la mentira, el auto-engaño, etc...

Bueno, Grismar y Cinzéu, me fuí de mambo. Pero está bueno irse de mambo. Saludos. Ya dije lo mucho que me gusta este blog.

Matías.

Grismar

Desarmandonos: no te fuiste de mambo, tiene mucho que ver. La publicidad de 7UP refiere a una frase muy usada últimamente, "cuestión de actitud", no sólo en la letra en sí misma, sino en la actitud del supuesto público. No hay mención alguna a las posibles bondades del producto publicitado, sin embargo todos recuerdan el producto.
Todos sabemos que preguntarle al vendedor si nos queda bien el pantalón es estúpido, nos mentirá, o no, porque hay que vender. Cuando lo que nos están vendiendo, con técnicas similares, es la información y empezamos a aplaudir (o llorar) sin ver de qué se trata en realidad, vamos mal.
Gracias, queda mal decirlo pero a mí también me gusta este blog (gracias a Cinzcéu). Pasé por el tuyo y en una rápida mirada me pareció muy interesante, volveré a leerlo bien. Saludos.

Nacho

"Pero a veces les sale mal. "Esto pasa siempre" le decía el notero de TN a un vecino de la calle de San Telmo donde chocaron los micros. "No", respondió sorpresivamente el traidor, "la verdad es que algo así es la primera vez que pasa", continuó, sin piedad."

Esos momentos donde se revela la farsa son maravillosos. Lástima que no sean muchos y que haya que tener el ojo entrenado, entonces el mecanismo sigue siendo efectivo.

Justo el fin de semana, ya habiendo leído este post anteriormente pero sin tenerlo en mente en el momento, casi por casualidad diría, escribí algo que se parece a esto en algunas cosas.

Aclaro que no es publicidad descarada, me llamó la atención cierta coincidencia nomás.

Saludos a ambos. O amb@s. (ya nos vamos a cansar de hacer el mismo chiste que venimos haciendo hace 3 posts)

Fede

Como ya lo observaba Darwin a mediados del siglo XIX, la especie "noteros" (noterumsis canalnuevis) se encuentra tres escalones por debajo de la raza humana.