viernes, junio 27, 2008

La era de la boludez

No sé si alguna vez lo dije por aquí, pero hace unos cuantos años, en una época en la cual, casualmente, me creía inteligente, leí un graffiti que quedó clavado en mi memoria: "Si usted es inteligente ¿por qué no es millonario?". En esa época, como dije, me creía inteligente y jugada (por cierto, me jugaba por ser tan poco inteligente, pero es otro tema) y estaba demasiado ocupada en pavadas como la lucha contra el capitalismo, la revolución y la legalización del porro.
Hace unos meses, cuando decidí duplicar mis horas de trabajo por razones económicas (no por amor a la docencia, ya que, justamente porque la amo, prefiero que no me agobie) volvió muchas veces a mi mente aquello leído décadas atrás. Evidentemente no actué con inteligencia, lo que implica una serie de decisiones poco inteligentes. Recorriendo un poco mi vida pude definir y listar las más trascendentes, decisiones que muchos, como yo, toman sin conciencia de las consecuencias económicas (no me vengan con argumentos como vida, amor, felicidad, moral y esas cosas, hablamos de ser o no millonarios).
En primer lugar: casarse o vivir en pareja, para el caso es lo mismo (aunque casarse es más torpe, porque los divorcios cuestan bastante). Una pareja siempre implica gastos. Obviamente no me refiero a aquellos que son mantenidos por una pareja, ese es otro caso que merece o no un post algún día. Me refiero a dos simples trabajadores que deciden compartir sus vidas más allá de lo romántico/sexual. Tu pareja siempre tendrá gastos que a criterio personal son innecesarios, duplicará gastos de servicios y ni hablar de los insumos ¿quién no tuvo una pareja que le rompió vasos o le usó una remera que de otro modo podría haber durado más? Haciendo cuentas una pareja nos cuesta mucho.
Segundo: tener hijos. Un gasto enorme e innecesario. Sólo con ver el precio de los pañales y compararlo con nuestra ganancia/hora ya podemos llorar. Literalmente, y si se me permite ser un tanto grosera, se cagan en nuestro trabajo. Y pretenden comer todos los días, crecen y hay que comprarles ropa, siguen creciendo y quieren salir, y con eso de que están estudiando uno debe bancarlos. Algunos pueden decirme que son inversiones a futuro, pero haciendo cálculos, para cuando pudiesen devolver algo nosotros ya habremos pasado la mayor parte de nuestras vidas, así que no cierra. Sin duda, entre las decisiones poco inteligentes, debería estar en primer lugar, ya que una pareja al menos aporta.
Tercero: amigos. Otro gasto inútil. Los amigos siempre implican regalos de cumpleaños o casamiento, invitarlos alguna vez a salir, comer algo o tomar un café, llamadas por teléfono, y ni hablar si encima es uno de esos (generalmente del mismo género) que nos piden prestado el pantalón o un CD.
Cuarto: el trabajo. La elección de la profesión es vital, ¿qué es eso de "yo quiero ser maestra"? Cualquier padre responsable debería reprimir violentamente a un hijo que plantée un futuro semejante (a propósito, un saludo a mi mamá que me está leyendo).
Qué sería del mundo sin docentes y profesionales similares (en cuanto a reconocimiento) es algo que no viene al caso, ser inteligente es ser realista, y lo real es que el Estado nunca tuvo interés en más incentivo docente que ofrecer una carrera corta de la cual se egresa con capacitación mínima (pero ya lo dice el viejo dicho "los partidos se juegan en la cancha y a los maestros los hacen los alumnos"). Por lo tanto elegir una carrera como esta es una reverenda estupidez. Obviamente hay miles que ni siquiera pudieron elegir una profesión, pero quienes sí pudimos y elegimos tan mal casi merecemos llegar a fin de mes contando monedas.
Hablando del Estado, y dado que está claro que no alcanzar la condición de humano VIP es responsabilidad de cada uno, lo que demuestra una incapacidad, estuve pensando en enviar al Congreso un proyecto (total en este momento no están haciendo nada) de subsidio o similar llamado "Plan Boludos y Boludas". Podrían acceder a él todos los boludos y boludas de mi patria que pudiesen acreditar haber cometido al menos dos de los errores listados, los que laburaron toda su vida y jamás les regalaron nada (ni hablar de una casa o lote), los que presencian impotentes el circo entre las oligarquías, los que hace unos días no agarraron cacerolas (por cierto, vi unas tan nuevas y brillantes que pensé ir a pedirle a quienes las blandían que me la cambien por mi vieja y abollada olla), los que no se dejaron tentar por las siete carpitas que decoran la plaza ni siquiera para mandar un manatí inflable relleno de TNT, ni tienen cuentas bancarias, ni acceso al megacurro de la soja, ni voz ni voto (bueno, sí tuvieron voto, pero es otro tema), en definitiva, los miles de habitantes grises que diariamente van a laburar esquivando cortes de rutas, calles, luz y sueldos sólo por haber sido lo suficientemente idiotas como para no formar parte de los inteligentes como D'Elia, De Angeli, Macri, Kirchner, etc etc.
Aunque casi todos esos están casados, tienen hijos y amigos...¿será que el ser inteligente pasa por otro lado? Como sea, merecemos un plan Boludos y Boludas, antes de que la leche derramada nos empiece a llover encima.

12 comentarios:

Miguel Dao

Que bueno que estén de vuelta. Por cosas como ésta se los extrañaba. Me hiciste acordar una pregunta recurrente de mis antiguos alumnos de secundaria en un colegio católico: "Para que sirve el teatro?" Yo les contestaba: "Para nada, pibe, para nada". Se ve que me escuchaban, porque ahora, la mayoría son abogados o médicos o arquitectos, y aunque cometan la boludez de casarse y tener hijos, no les va a pesar tanto como a nosotros... Sabés dónde anotan para el plan?

Vitore

Tu post me ha recordado en parte a un programa de televisión de Canal4 llamado Callejeros. En una parte de él, aparecieron mansiones de 5 millones de euros para arriba. Solo salió uno de los dueños de una de las casas. Se llamaba Don Vito y decía tener tres hoteles y querer desprenderse de la casa porque era muy grande para los tres habitantes. No parecía muy inteligente el señor, aunque sí que parecía rico... Menos mal que hoy va a ganar España la Eurocopa y mañana el aceite lo venderán a mitad de precio para celebrarlo... Besos de bienvenida.

Cinzcéu

Me siento un poco incómodo tras leer este artículo pues no tengo pareja ni hijos ni amigos (al menos no de los que invitar a salir o prestar pantalones) ni tampoco profesión y no obstante disto mucho del millonario. De todos modos rechazaría el Plan Boludos y Boludas porque, parafraseando a Groucho Marx, nunca aceptaría un plan que me contemplara como beneficiario. El ser inteligente ha de pasar por otro lado que no sé bien cuál es: soy de los que esperan el colectivo en paradas que caducaron hace añares. De todos modos la boludez nunca es una opción sino más bien una bendición; no entender nada siempre pagó más que enroscarse en reflexiones inteligentes. Se trata de una sólida y extensa era de la boludez.
Un beso.

Grismar

Miguel: cuando mi hermano informó que estudiaría música en Bellas Artes su novia de entonces (ex desde entonces) le cuestionó duramente que eso no "servía" para nada. Lo que sirve se mide en cuánto se gana (¿por qué nadie preguntará para qué sirve la religión?). Sin duda una misma boludez no pesa lo mismo en unos u otros. Un beso.
Vitore: felicitaciones por la Eurocopa y el invicto ¿venden aceite más barato? acá para festejar venden cualquier cosa celeste y blanca a precio de euro (y la gente las compra sintiéndose patriota). A propósito, si yo me cruzara con un tal Don Vito (millonario y en apariencia no muy inteligente) lo trataría con cuidado, uno nunca sabe dónde habrán ido a parar los genes Corleone. Besos.
Cinzcéu: no tenés por qué sentirte incómodo, como dije es para quienes "pudiesen acreditar haber cometido al menos dos de los errores", y vos los cometiste. Tu mención a Groucho me recordó una frase de él que me dio la clave, "el secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho". Ser boludo quizás sea simplemente ser honesto, más allá de actos o reflexiones. Hacé como dijo Santa Utología: si esperas el colectivo en una parada caduca, tómate un taxi. Un beso.

Patricio Bazán

¿Será cuestión de inteligencia o una combinación de astucia + ambición - escrúpulos?
No creo que Franco Macri o Samid sepan resolver ecuaciones de segundo grado, pero sospecho que sí saben mucho cómo hacer alianzas, adular al poderoso, apretar al débil y tener conciencia de protozoario: comer o ser comido.
No sé si eso es inteligencia. Creo que es inteligente quien hace la suya sin pisarle la cabeza a nadie, aun teniendo la oportunidad; el que tuvo ese momento de lucidez para ver cuáles eran los caminos posibles para su vida, y eligió el menos miserable.

Qué buen post, Grismar; me has hecho pensar mucho.
Gracias.

SirThomas

Muy interesante la reflexión.

Tantos nos podríamos anotar en ese plan.

Saludos.

PD: tenía la idea que Grismar y Cinzcéu eran pareja, pero parece que no es así (?).

Grismar

Patricio: llegar a ver los caminos posibles y cuál es el menos miserable más que inteligencia parece milagro. No sé qué será la inteligencia, mucho no la veo en esos ámbitos protozooicos, pero sí la he descubierto en quienes reconocen ser o haber sido muy idiotas. Un beso.
SirThomas: gracias. Muchos podríamos anotarnos, pero, aún pudiendo, seguro que no lo haríamos, por boludos nomás. No es bueno creer en todo lo que se lee, Cinzcéu y Grismar sólo existen en Antes de la lluvia. Besos.

Palbo

Dos elefantes se estaban bañando, y uno le dice al otro: -¿Me pasás el jabón? -No, radio.

Grismar

Palbo: como dice el post, no soy una mujer muy inteligente (pero, claro, para saberlo deberías haberlo leído) por lo tanto no me dan las neuronas para comprender estas profundidades, de hecho soy tan boluda que seguramente desperdiciaré el enlace a tus blogs que gentilmente dejaste por aquí y por allá, total no te entendería. Saludos.

Los que acá dicen

Visto que hace semanas que este artículo viene siendo objeto de acoso masivo por parte de algún bot, hemos decidido inhabilitar nuevos comentarios en la esperanza de que tal previsión resulte transitoria. Quien desee comentar la entrada, por favor, coméntela en otra haciendo referencia a ésta y trasladaremos su comentario aquí.
Gracias, disculpas y saludos.

Los que acá dicen

Dos meses después levantamos la restricción, en carácter de prueba, para ver qué carajo pasa, con todo respeto, por supuesto.

Los que acá dicen

Y dos días después restituimos la restricción porque lo que carajo pasa, con todo respeto, es que -¿para siempre?- sobre esta entrada sigue lloviendo.