lunes, diciembre 22, 2008

Cifras pequeñas y grandes estafas

Hay, básicamente, dos grandes clases de grandes robos. Del primero de ellos se ha hablado mucho, tanto en la crónica periodística cuanto en la ficción literaria o fílmica. Se trata de una clase de redistribución ilegal del ingreso que, en mí, mueve simpatías ligadas al héroe romántico, al paladín justiciero y a la figura de Robin Hood, aún si el destino de la redistribución fuere su patrimonio personal. Me refiero al ladrón talentoso que inventa un modo original de desvalijar a un banco o pergeña el robo de un objeto valiosísimo a otro ladrón de mayor peso. Por mí, cien años de perdón, como dice el refrán.
Del segundo modo de perpetrar afanos de (mayor) magnitud se ha hablado mucho menos y el sagaz lector intuirá por qué motivo. Me refiero al atraco menor que se multiplica por millones debido al lugar monopólico -y, por lo tanto, al puto poder- que detenta el maleante. Esta clase de robo no cuenta con ninguna de mis simpatías y se vincula a gigantescos saqueos basados en la sumatoria de magnitudes deleznables. Hay miles de casos pero sólo mencionaré tres para, luego, denunciar la más insólita de la categoría.
1. El valor de una llamada telefónica producida desde un locutorio está fijado en $0,23. El concesionario de turno redondea siempre a $0,25; es decir que por la supuesta falta de centavos roba el 8,7% del valor establecido y sobre el robo perpetrado, obviamente, no paga impuestos. Diez llamadas son $2,30 pero el concesionario siempre reclama $2,50 y acá no hay argumento respecto de monedas -que no es responsabilidad del usuario, claro- que justifique tal choreo sino el choreo en sí.
2. Vale también referir al histórico volumen de las botellas de cerveza -entre otros envases- cuyo "litro" consiste en confesos y supuestos 970 cm3. Un 3% menos que pasa desapercibido como también el 5% escamoteado al "litro" de fernet y el 12% faltante de la birra históricamente denominada como de "tres cuartos". Pero estos casos son discutibles, es verdad: se sabe y lo explicitan sus envases. Distintos a esta estafa más evidente y peor justificada: "se sabe que espinaca a la crema es acelga con salsa blanca". Y bué.
3. Telefónica de Argentina (que no es de Argentina, claro) hace años que factura el concepto "Imp deb/cred ley 25413" que, obviamente, no explicita más. En mi última factura por $49,25 sin impuestos y $59,59 con impuestos el "Imp deb/cred ley 25413" asciende a $0,43.
La ley 25413 llamada "de competitividad" y/o "de impuesto al cheque" -no veo vínculo alguno entre esos nombres- fue sancionada y promulgada el 24 de marzo de 2001 -la fecha significa but no comment- y previene que "se establece un impuesto a aplicar sobre los débitos y créditos en cuenta corriente bancaria y otras cuestiones conexas". No sé hasta dónde llegan esas cuestiones conexas porque no he entendido nada de su articulado, pese a hallarme más o menos entrenado en la lectura de normativa jurídica. Pero nada de nada.
Yo no tengo cuenta corriente bancaria, no emito ni recibo cheques y en el supuesto -arbitrario y estimado- de que a cinco millones de líneas fijas se le facturen $0,43 mensuales por tal concepto, daría alrededor de $25.800.000 al año en concepto de robo.
4. Por último, el caso que ha motivado este artículo. Durante cuatro décadas he utilizado con cierta frecuencia el estatal Ferrocarril Belgrano (Norte) que hace unos quince años (Menem lo hizo, Kirchner lo apoyó y ratificó) fue concesionado a la privada y pirata Ferrovías SA. Desde hace años, Ferrovías ha resuelto que los trenes no se arrimen a la cabecera de la línea -Retiro- sino que lleguen y partan desde unos considerables metros distantes de la efectiva terminal. Hoy he medido esa distancia en pasos: 140. Calculemos que 140 de mis pasos sean apenas unos 125 metros (la cifra es útil para el redondeo) y recalquemos que es la distancia que los usuarios deben recorrer desde el punto en que finaliza el ramal hasta el primer vagón ferroviario. Ancianos, niños, embarazadas, madres y padres que cargan críos, lisiados y paralíticos, discapacitados permanentes -en particular pienso en rengos- o transitorios -enyesados que usan muletas- y cualesquiera otros usuarios debemos recorrer unos 125 metros de más para abordar el puto tren.
Hagamos números y redondeemos en 400 los servicios semanales de ese ramal ferroviario: 200 que van y 200 que vienen, todos los cuales se ahorran 125 metros, porque no llegan a destino o parten de más allá. La cuenta me da unos 2600 kilómetros al año que pagan -por anticipado- millones de usuarios y jamás le son brindados. Es como facturar y cobrar un servicio de ida y vuelta desde Buenos Aires hasta Neuquén, Tucumán o Salta pero jamás prestarlo.
En mi caso, que suelo pagar por unos 14 kilómetros de transporte ferroviario, el robo es del orden del 0,9%.
Poco, muy poco, pero muy cerca de la tasa con que cada cual parece contribuir a diario con la lluvia que caerá.

16 comentarios:

Miguel Dao

Bien, Cinzcéu, el estudio jurídico en que trabajo se encuentra a tu disposición -y a la de todos los lectores de este blog que utilicen los servicios del Belgrano- para entablar una demanda a Ferrovías SA., a los fines que te restituyan la diferencia de kms. durante estos 15 años(...guardaste los boletos, no?)

1+

Muy interesante el cálculo del punto 4, algo sobre lo que no había meditado, pero el motivo de este comentario es explayarme (me temo que va a ser extenso) sobre los afanos de los monopolios de "servicios básicos" a los que hacés referencia en el punto 3:
1) Miro mi factura de Metrogas y encuentro que, además de $0,22 en concepto de "Impuesto Ley 25413" (ni siquiera aclaran "Imp deb/cred", si querés saber qué es esa ley andá a buscarla) hay $0,41 por "IIBB distribución" y $0,02 por "IIBB transporte". A ver: IIBB -ingresos brutos- grava los ingresos de Metrogas, no los escuálidos ingresos del pelotudo que escribe esto; pero Metrogas le traslada su carga fiscal a la legión de pelotudos que usamos hornos, calefones y estufas. Si no nos queda claro, los tres ítems tienen una llamada que remite a la siguiente aclaración: "(1) El monto facturado no constituye percepción y no podrá computarse como pago a cuenta." Es decir que yo estuviera inscripto en dicho impuesto tengo que pagar por mis ingresos y también por los suyos... no sea cosa que quiera hacerme el vivo y reclamar mis derechos.
2) Esta es espectacular: cualquiera que, como yo, haya trabajado desde siempre en el ámbito comercial sabe que los intereses por mora se pactan sobre el precio original, es decir sobre el neto gravado, justamente para poder después aplicar a ese interés todos los impuestos que gravaban a aquel precio. Pues bien, todos estos monopolios afanan a todos sus usuarios cobrándoles intereses sobre dinero que no es suyo sino del fisco; esta gente calcula el interés de rigor sobre el TOTAL de la factura, incluyendo el IVA, y sobre el monto resultante vuelve a facturar IVA, con lo cual estamos pagando IVA sobre... ¡el IVA que pagamos! Por supuesto ese dinero queda en sus arcas, ya que no está facturado como IVA sino como intereses, y por supuesto el fisco queda más que contento, ya que al ser una sustracción ilegal pero legalmente facturada se embolsa el correspondiente impuesto a consumidor final sobre la guita de ese acto ilícito. Para decirlo de forma más clara: la AFIP se masturba mirando cómo Edenor nos viola.
Bueno, avisé que me iba a extender. Un fuerte abrazo, Cinzcéu.

SirThomas

Muy bueno el post Cinzcéu.

El caso de los locutorios es un el ejmpleo clásico en este tipo de hurtos descarados al ciudadano común. No estaba al tanto de los impuestos y menos aún de lo del tren, del cual lo felicito por su cálculo y de pensarlo (hacer el "descubrimiento" del robo por así decirlo).

Otro robo, similar al de los locutorios pero aún más notorio (tanto en la posibilidad cierta del hurto como en el porcentaje a robar) es el de las tarjetas telefónicas de las empresas de celulares, que lo obligan a uno a gastar determinado importe en determinado tiempo sino te lo "congelan" y queda inutilizado, hasta tanto uno recargue nuevamente el saldo y ahí se le active.

Simplificando:
Compro una tarjeta de 15.
Utilizo 10 pesos.
A los 30 días se me vence.
Cinco pesos quedan inutilizados, para mí, no para la empresa de celulares.
Cargo de nuevo 15 pesos (que es el monto mínimo)
Gasto 10 (porque soy regular en el gasto y aparte así calculo más fácil :P)
Quedan nuevamente cinco pesos inutilizados.
La empresa se llevó 10 de arriba (?)

Saludos.

Cinzcéu

Miguel: ¡Pero qué cagada!, ¡no guardé los boletos! Igual supongo que estas estafas que se basan en la gestión de un servicio (y un capital) público y cuyas víctimas diarias son, principalmente, millares de laburantes, debería ser materia de control y sanción por parte de alguna repartición estatal. La instancia judicial está prevista para casos particulares y los saqueos abiertos y masivos deberían resolverse de otro modo. Digo, qué sé yo, no sé. Encima se quejan cuando les queman un tren...
Saludos.

1+: No había observado el "Impuesto Ley 25413" en facturas de Metrogas pero, ahora que lo decís, ahí está el muy puto. Vaya a saberse por qué no aparece en el resto de las facturas de servicios. Tampoco había observado tal delegación al usuario del pago de IIBB que suena completamente aberrante. En cambio, hace añares que detecté esa otra exacción consistente en facturar IVA sobre el servicio, intereses por mora aplicados sobre el precio más IVA... ¡e IVA sobre los intereses por mora! ¿Pero cuántas veces tengo que pagar el IVA sobre la misma facturación?
Otro fuerte abrazo.

SirThomas: Si hay un área de la vida social de la cual soy (y ansío ser) absolutamente ajeno es la de la telefonía celular. El caso que traés me parece incluso más escandaloso que los demás. A ver: pago por adelantado (antes de hacer cualquier llamada) $15.- a unos piratas y los hijos de puta, que se embolsan previamente mi dinero, ¿me imponen 30 días para usar el servicio que ya pagué? ¿Y encima no puedo utilizarlo por menos de $15.-, por más que mi previsión y necesidad sea gastar $2.-, $5.- o $10.-? Buen aporte a los grandes choreos que, además, sirve de argumento a mi posición: que se metan todos los celulares por el orto. ¿Soy Claro?
Saludos.

pporunanoche

Upa!, parece que este post tuvo más éxito que el anterior. Qué bueno ver que todo un grupo de tipos repara en algo más que la imagen de unos clazoncillos sucios/faltantes en el despliegue al que el nos tienen acostumbrados. Felicidades. Por la fecha y por criterio recuperado. Y si logran escapar de "la estafa", por favor, cuenten cómo.

Cinzcéu

Pporunanoche: No me consta que este post tenga más éxito que el anterior ni veo cuál sería su lectura de éste... ni del anterior. Si ha quedado fijado/a a calzoncillos sucios quizás no haya hecho una lectura pertinente y lo del "grupo de tipos" no sé a qué referiría; mucho menos la mención al "despliegue al que el nos tienen acostumbrados" (???). Toda "costumbre" de este sitio debería evaluarse en base a sus más de tres años de insistente publicación y no a un par de comentarios aislados de su anteúltima entrada.
Por último, agradeceré que no ponga todo su comentario en negrita, rasgo reservado para destacar un término o un par, no más.
Felicidades, por la fecha y por algún criterio a recuperar.

SirThomas

"que se metan todos los celulares por el orto. ¿Soy Claro?
Saludos."

Había olvidado destacar esta última frase, con la cual coincido vehementente.

Saludos.

Miguel Dao

Acá no puedo venir a armar quilombo, no, Cinzcéu?

Cinzcéu

Miguel: No comprendí tu último comentario; la ironía si fuese irónico o la pregunta si no lo fuera. Y bueno, no estoy muy lúcido, perdón, serán los años.
Saludos.

Miguel Dao

Ah, no te creo nada! Pero como de todos modos no me autorizás, no me meto con Pporunanoche. Un abrazo, Cinzcéu y un 2009 repleto de lucidez pa' todos!

analiarubino@hotmail.com

muy bueno el blog Cinzcéu. Te encontre de pedo webeando. Te saludo desde el sur del pais...Rio Gallegos Santa Cruz

Cinzcéu

Gracias, Analía. Esta y otras muchas entradas son de mi autoría pero la mitad del sitio es de Grismar, hace un tiempo ausente en su actualización. Te saludo desde esta norteña (?) capital del país.

Anónimo

hola soy alejandro, muy bueno el blog. Me dan ganas de llorar cada vez que me recuerdan como nos roban dia a dia. No aflojen. saludos

Cinzcéu

No llore, Alejandro, y no aflojamos pese a que nos roben día a día.
Saludos.

Anónimo

Sólamente leí la parte en la que llamás ladrones a los que atendemos un locutorio cuando no devolvemos 2 ctvos., cuando la llamada marca 0.23 ctvos
Y que pása cuando devolvés 5 ctvos. en lugar de 4 ctvos. cuando marca 0.46, 0.91 etc..
Quién está robando ese centavo?
A lo largo del día, te aseguro, que en la caja no queda ni un centavo de más.
Es indignante que llames ladrones a los que atienden un locutorio,
cuando la empresa telefónica te paga (según mis cálculos basados en el mejor mes que tuve)0.24 ctvos. la hora, atendiendo más de 216 hs. mensuales.
En cualquier negocio, no te devuelven ni 2 ctvos. ni 20 ctvos. te dan un caramelo. o decís "No importa".

Me encantaría que tu condena, en el más alla, por llamarme ladrona,
sea atender un locutorio de TELEFÓNICA DE ARGENTINA hasta el fin de los tiempos.

Cinzcéu

Anónimo (que creo más bien anónima por la elección de género en el comentario; pero se sabe que eso de comentar "bien" es un trabajo demasiado arduo):
Si solamente leyó "la parte en la que llamás ladrones a los que atendemos un locutorio" no sólo leyó muy poco (¿por qué no lee todo un artículo bastante breve?) sino que leyó bastante mal. Yo no sé si usted atiende un locutorio como empleada y entonces explotada o bien lo explota como concesionaria y entonces, pequeña capitalista. Pero, sinceramente, no es relevante: el locutorio cobra casi un 10% más (0,25 en lugar de 0,23) y por lo tanto viola la normativa y no paga impuestos por una facturación excesiva que es siempre en negro.
"Y que pása cuando devolvés 5 ctvos. en lugar de 4 ctvos. cuando marca 0.46, 0.91 etc.". No lo sé porque nunca, jamás, me ha pasado y me permito escribir sobre mi pobre experiencia antes que sobre anónimas ficciones y/o realidades alternativas.
"En cualquier negocio, no te devuelven ni 2 ctvos. ni 20 ctvos. te dan un caramelo. O decís ´'No importa'." No es mi caso y no sé por qué se atribuye el derecho a inferir qué hago ante cifras pequeñas o grandes estafas.
"Me encantaría que tu condena, en el más alla, por llamarme ladrona, sea atender un locutorio de TELEFÓNICA DE ARGENTINA hasta el fin de los tiempos".
Primero, no la he llamado ladrona (tampoco "a los que atienden un locutorio"), fundamentalmente porque no la conozco ni sé quien carajo es ni cual es su lugar en la economía del curro. Segundo, no creo en ningún más allá, pero su encanto de condena hasta el fin de los tiempos me parece de una reverenda y reputísima mierda: yo no he pedido más que alguna justicia para el afano sistémico y su deseo en mi contra no habla más que de su ausencia de argumentos y, en cambio, de una desenfrenada venganza ombliguista delegada en una instancia divina que repartiría premios (a Ud.) y castigos (a mí).
La próxima vez lea bien (en lo posible lea todo) y evite desplegar odios y condenas que no parecen venir al caso.
Gracias.