jueves, octubre 12, 2006

Unos pocos peligros sensatos

Hace algunos años comprábamos un yogurt y nos importaba que fuese rico, las galletitas eran galletitas y nadie les pedía mucho más que eso y el chocolate era uno de los inventos más perfectos de la humanidad del que sólo esperábamos disfrutar.
Hoy un yogurt es un complejo vitamínico que aporta un tanto por ciento de la lactosa diaria, y el cual nos informan que "además" es rico. El agua mineral que en sí misma era símbolo de pureza y salud, debió "progresar", hoy además de agua supuestamente pura ingerimos los minerales y vitaminas que cualquier ser que se precie de vivo debe consumir.
De las bacterias ni hablar, son pequeños talibanes atentando contra nuestra sana humanidad, hay que destruirlas, cualquier producto de limpieza que no apunte al genocidio bacterial es un terrorista en potencia. La imagen publicitaria de ese chiquito jugando "protegido" por una machísima guardia de patovicas policiales es la síntesis de una tendencia cada día más asfixiante. Si ese chico se resfría y muere de pulmonía por no tener anticuerpos no es cosa de salud, son efectos colaterales.
Hasta las salchichas, símbolo de la famosa comida chatarra, son ofrecidas por algún miembro del establishment de salud como un sano aporte de proteínas.
Hoy se ven más profesionales de la salud en una tanda publicitaria que en un hospital.
Si nos pasamos del peso establecido somos obesos y nos vamos a morir, si somos más flacos de lo regulado somos anoréxicos, y nos vamos a morir. Resulta que nos vamos a morir igual, pero no se trata de eso, sino de "calidad" de vida. Una vida determinada por un régimen cuasifascista que decide lo que debemos comer, beber, consumir.
El cigarrillo ya pasó los límites de lo tolerado, los fumadores somos por un lado enfermos que deben rescatar y por otro despreciables destructores del purísimo aire citadino que hay que discriminar y recluir.
Nadie puede ser un adulto responsable que decida la calidad de su propia vida.
La calidad de nuestra vida se resume a un catálogo de riesgo que incluye tabaco, alimentos, violadores y musulmanes. La vaca loca y la fiebre aviar, Irak y Norcorea, la vida se reduce a temer, y el temor a consumir lo que nos salve, incluyendo discursos imperiales y yogurt con cualquier agregado que suene científico.
Mientras le decimos "no tenemos miedo" a quienes intentan instalarlo nuevamente con prácticas del Proceso nos sumergen en la sombra de la "inseguridad" que reclama un padre protector, desde puertas blindadas hasta champú que nos evita una posible futura caspa.
Y mientras cada día nos volvemos más funcionales paranoicos nos olvidamos de mirar cómo crece la tormenta.

7 comentarios:

pálpitos

sin "cuasi", fascismo puro y duro...

vitore

Primero nos meten miedo con todo tipo de amenazas a nuestra salud o a nuestras propiedades y luego papá Estado nos recompensa con yogures sin leche, leche desnatada, nata líquida, yogur líquido, políticos casposos, champús antinucleares, bombas caseii inmunitas... Todo por nuestro bien. Gracias.

Besos.

maun

Probablemente no nos estén cuidando la calidad de vida, sino la calidad de muerte, ya que pretenden que vivamos protegidos y temerosos de tantas cosas que lograrán que nos "muramos" de aburrimiento.
Saludosss!!

El País Bananero

Es que se trata de gente muy hospitalaria...

Mario

Hasta los distribuidores de música se preocupan por cuidar tu calidad de vida en lo que escuchas: incluyen la leyenda de "letras explícitas" o "vocabulario inapropiado". Ahora resulta que hasta James Blunt peca de "lenguaje inapropiado" de acuerdo a lo que dice la portada de su DVD en vivo... La censura y los censores merecen ir al psicoanalista

Cinzcéu

Si el niño se resfría y muere es por desidia de sus padres: ahora se sabe que un limón en ayunas fortalece en un 50% el sistema inmunológico y hay unos chupetines Anticuerplus 100 que aportan el 75% de las defensas necesarias para pasar el invierno. Además, la culpa también sería del gobierno y le haríamos marchas de velas y cortes de rutas para exigir chupetines gratis, limones obligatorios y de paso, que no se fume más y que se vayan todos.
O mejor no, que se queden, porque si no ¿quién nos dirá qué comer, cuándo ayunar y cómo tener una vida sana y a la última moda? Saludos.

16/10/06 4:28 AM

Grismar

Pálpitos: es verdad, nada cuasi.
Vitore: tu comentario es medio subversivo...¿estarás mandándonos un virus? por las dudas me voy a comprar otro Norton.
Maun: para la calidad de muerte ya inventaron las religiones.
País bananero: tenés razón, país generoso el nuestro.
Mario: comentan que van a prohibir los habanitos de chocolate porque incitan a fumar a los niños, más que psicoanalista yo los mandaría a Siberia.
Cinzcéu: un limón en ayunas, vos sí que sabés lo que es un dulce despertar.

Besos a todos.

19/10/06 7:08 AM