jueves, octubre 26, 2006

03-03-456: el teléfono suena y tú le crees

Existe en nuestra sociedad contemporánea una cierta sensibilidad que impulsa a algunos de sus miembros a la creencia y difusión de todo tipo de cosas. Yo, en cambio, soy malo, insensible y afecto a la desconfianza. No digo que eso sea bueno: ¡bueno estaría que ser malo fuese bueno! (lo cual significa que sería malo, etc.).
Mucha gente suele dar una moneda a quienes dicen faltarle centavos para visitar a su madre agonizante o, en la caja del supermercado, dona el cambio para una fundación que cuida y educa a pobres huerfanitos. Después resulta que el hijo de su madre que mendiga un céntimo vive mejor que uno explotando aquel verosímil y que el curita gerente y regente del benemérito orfanato queda procesado por abuso sexual reiterado de diversos menores en guarda. Pero eso después, mucho después.
Ya me he referido a algunas cadenas de correo a propósito de otras cuestiones pero en estos días recibí, más de una vez, un urgente mail que apela a temas de tan larga data como el propio ser humano: el amor al prójimo, la solidaridad social, la vida y la muerte. Dice así:
HACER CORRER URGENTE... Es una chica de la UTN.
Hola, me llamo LUCÍA RENDÓN y sí existo. Trabajo en Bancomext y estoy pasando por este mal momento. Mis datos completos están al final de este mail. Realmente tengo ganas de vivir, tengo 32 años y si puedes ayudarme, estoy a tus órdenes, por favor, sólo comunícate conmigo.
Mi hermano me esta ayudando a tener esperanza para seguir creyendo en la gente, a tener un día mas... un mañana.
No se, pero hoy estoy dando mi 100% y lo único que pido es que mi mensaje se transmita. Te quito 1 minuto, ayúdame a salvar mi vida. Es muy fácil, solo te pido tres favores:
1. El primero, por favor no borres este e-mail; consérvalo, pregunta entre tus familiares y amigos, el mundo da muchas vueltas y tal vez tu o alguien a quién tu conoces me pueda ayudar;
2. Si sabes de alguien que quisiera donar un riñón, por favor, háblame! Yo sólo necesito uno! ninguno de los míos funciona.
3. Si me haces el favor de enviar este mensaje por la red, tengo oportunidad de llegar a más personas y así, tengo más posibilidad de encontrar un donante. Que Dios te colme de bendiciones por tu tiempo en estas líneas y disculpa las molestias.
María Lucía Rendón Alanis - Tel. 4581-4322 Argentina Tipo de sangre: "A" RH positivo
NADA LES CUESTA MANDARLO, GRACIAS Un abrazo... rápido, pero grande!!!!!!!!
Favor enviar como copia oculta y borra la cola para no recargar la red y así te das cuenta que no es cadena.-
Supongo que quien lo reenvía se siente tocado en su fibra más íntima por esa hemorragia de lugares comunes (querer vivir, tener esperanza, creer en la gente, tener un mañana) y automáticamente deja de razonar o bien razona: ¿y si fuera cierto? Yo, ya lo he dicho, parto de la premisa opuesta (nunca ha de ser cierto) y despunto el vicio de investigar un poco mediante Google.
Hace al menos cinco años que la tal Lucía Rendón Alanis suscribe estos repetidos llamados a la solidaridad consigo misma aunque hay que señalar que los textos varían sutilmente: a veces parece una mera propagandista de la donación de órganos, a veces invoca legislación y requiere "un donante por muerte cerebral o cadáver"; a veces no trabaja en Bancomext sino en Bancomex o Bancomer; a veces los reenvíos afirman que, además de bancaria, es estudiante de la UTN.
Tras el paso implacable de los años, es sorprendente que siempre tenga 32. Quizás, del mismo modo que, se dice, la desventura amorosa se desquita en el juego y viceversa, en este caso una patología renal severa se compense con el privilegio de la eterna juventud. Dios le da pan a quien no tiene dientes ni riñones, ya se sabe.
Por último y no en orden a su importancia, en diferentes envíos, la paciente crónica dice tener una cantidad de números de teléfono en ciudades diversas. Al porteño 4581-4322 que a veces se complementa con sus códigos de ciudad y país (011-4581-4322 y 054-11-4581-4322) se suma un imposible 02966-4581-4322 situado en Río Gallegos, capital de la australísima provincia argentina de Santa Cruz y también unas numeraciones de telefonía fija 55-81-43-22 y 555-581-4322 y otra, en apariencia móvil, 15-5581-4322, las tres explícitamente radicadas en el Distrito Federal mexicano. Es que Lucía a veces es mexicana, a veces argentina y a veces no sabe/ no contesta.
Lo curioso no es que una enferma renal grave trabaje en uno o más bancos, estudie en la universidad y posea más de una nacionalidad y muchas líneas telefónicas a lo largo de América Latina; lo verdaderamente curioso es que siempre consiga idéntica numeración para todas y cada una de esas líneas.
La supuesta Rendón Alanis, a veces afirma un "sí existo" y otras sugiere un "si existo". Si existiera y pusiera el mismo empeño en procurarse el urgente riñón que el que habría puesto para obtener los mismos números telefónicos, tal vez dejaríamos de sufrir sus reenvíos por parte de tanta gente solidaria, compulsiva, irracional y creyente en todo lo que se le dice.
Que quizás sea la misma que corre hasta la esquina cada vez que alguno le pide que vaya a ver si ya llueve.

7 comentarios:

Isa

A mi me gustaría agradecerle a Lucía que no envíe primorosas y commovedoras fotos de bebés animadas en una presentación de power point, un largo mail con instrucciones para pedir un deseo que al final incluya la amenaza de atroces desgracias si no lo reenvío a 200 contactos, mensajes de prevención de las más variadas expresiones de la "inseguridad", que incluyen robos, secuestros y estafas en los que te duermen con cloroformo en un estacionamiento y te llevan medio drogada a gastar en un shopping o, ¿por qué no?, el ultrapertinente relato de la ablación forzada de riñones en la que te abandonan en una bañera llena de cubitos hasta que llegue el Same.

Ahora, si la sentida comunicación no fuera cierta (y me disculpo por mi imperdonable falta de fe en la absoluta verosimilitud de la confabulación de las compañías de telefonía fija y celular de al menos 2 países) hay un vecino de Buenos Aires poseedor del susodicho número (que en capital "sí existe") que debe andar necesitando un transplante de las paciencias que le están rompiendo.

vitore

Mi tonta pregunta es: ¿Quién envía estas cosas y para qué?. Porque si por lo menos con cada mail enviasen un virus que nos destrozase el ordenador, tendría cierto sentido. ¿He dicho alguna vez que la humanidad me agota?. Saludos desde acá.

Grismar

Yo aún estoy esperando que el chiquito que está muriendo de cáncer desde 1996 informe cuál es la cura.
Me llama la atención el párrafo final ya que estas cadenas suelen ser enviadas para crear bases de datos de direcciones y luego venderlas, no sé si apostarán a que el 99% de la gente aunque sepa que debería usar la copia oculta no se toma el trabajo de hacerlo, o si ya habrán aprendido a bajar los datos ocultos. Al menos se llama Rendón Alanis y no Renal Donanis, sería muy alevoso. Un beso.

filomena

Lo que me llama la atención es que esta chica apele al:..." Si sabes de alguien que quisiera donar un riñón".Como es posible que estando en lista de espera por un transplante ignore lo que dice la ley al respecto de los donantes vivos? (solo puede ser donante un familiar directo).
Lo único que se logra con estos mensajes es generar confusión y dudas

filomena

De pronto recordé el cuento de Juan y el lobo.
La mayoría de los que leen, (si es que lo leen)un mensaje así , lo reenvian solo para no sentir culpa. Estoy convencida de que de las diez personas que me lo enviaron, ninguna llamó para darle aunque sea una palabra de aliento.

PD: Ahhhh, ya entendí, la hipocresía viene a ser una especie de operación "conciencia pulitte"

maun

A mi me pasa que no continuaba una cadena por el relato en sí, sino por la persona que me lo mando, ahora ya ni eso. Una vez llamé a una doctora que aparecía al pie de unas de esas cadenas, el número indicaba que era el de un hospital de Capital Federal y yo llamé desde el exterior, sólo para corroborar el mail. Me atendió una mujer muy molesta porque la despertaba a las 4 de la madrugada para preguntar pavadas, es que no tomé en cuenta el cambio de horario encima. Ahora aviso que no contesto mails en cadena y no gasto tiempo ni dinero en corroboraciones.
Saludosss!!

Cinzcéu

Isa: No creo que Lucía envíe todo eso; por lo menos deben ser dos. Y lo de la bañera llena de cubitos ¡es verdad! Allí abandonaron al vecino titular del teléfono con el fin de bajarle su inflamación de paciencias.
Vitore: Me he hecho la misma pregunta y no se me ocurre ninguna hipótesis con sentido. La humanidad agota, sin lugar a dudas. Saludos hacia allá.
Grismar: El chiquito de 1996 se curó, ya es mayor de edad y trafica las direcciones de mail recopiladas. No había detectado ese brillante anagrama: quién sabe sea una joda que miles hicieron correr. ¿He dicho que la humanidad me agota? Un beso.
Filomena: ¿Juan y el lobo? No me figuro a alguien que "quisiera donar un riñón" (como si fuera un sueño a cumplir) pero si existiera tal tipo solidario con el prójimo supongo que iría al INCUCAI y no se sentaría a esperar un mail. No sé cómo opera la lógica del reenviador, o su culpa o quizás su hipocresía pero ¿he dicho que... ? (sí, lo dije).
Maun: ¡Ah! ¡Ahora veo quien continuaba las cadenas! Aún me estoy riendo con esa escena del llamado "a las 4 de la madrugada para preguntar pavadas". ¡Pobre mujer! Saludos.

2/11/06 6:46 PM