sábado, noviembre 18, 2006

Sin comentarios

Tras leer el post de Cinzcéu varias veces, preguntándome qué podría comentar, llegué a una conclusión: no puedo comentar nada. Todo era demasiado pequeño, pobre, y no aportaba nada a su texto, o bien derivaba a otros rincones del mismo tema, extendiéndose mucho más allá de lo razonable para un simple comment.
Decidí entonces "comentar"- derivar posteando.
Debería comenzar con una opinión sobre su post que se resumiría en "acuerdo en todo lo que decís aunque no del todo con algunos tonos", una eterna discusión interna que por suerte perdura (sería insufrible no tener de qué discutir), pero esa no sería la forma correcta de decirlo, lo productivo sería que yo dijera públicamente: "Cinzcéu, querido, no tendrías que ser tan bruto para decir las cosas", y él respondiese: "Grismar, querida, yo soy como se me cantan".Yo enarbolaría entonces el carácter de blog compartido, y él los derechos, y terminaría con un sonoro portazo de Castpost con el cual le dijera que me voy al blog de mi mamá. Eso sería productivo en ciertos parámetros de "lo blog". De hecho, y para lograr un óptimo resultado, deberíamos previamente guionar la discusión.
Desde que tengo memoria es mucho más noticiable y vendible qué actor se acostó con cuál actriz, quién es gay, o cuántos kilos de papas compran al mes (y si Fulano peleó con Mengana ya es el paraíso), que su condición de actor, músico, escritor, político o cual fuese la actividad que lo convirtió en famoso. Con los realitys dejó de ser importante que se tratase de un famoso y se puso el acento en el deseo público de invadir lo privado, y así se convirtió en famosos por un rato a desconocidos cuyo arte consistía en dejarse filmar las 24 horas en un ambiente controlado, del mismo modo que en cualquier laboratorio lo hacen con ratones o conejos. Parece no tener relación con el tema del post, pero sí. Cientos de blogs reproducen ese espíritu de reality, aunque sean unipersonales, y tiene sentido que sean tan concurridos, es coherente con el rating de Gran Hermano.
El "rating" en un blog parece medirse en comentarios.
Desde que entré en este extraño formato llamado blog me pregunté si los comentarios aportaban algo positivo, o por el contrario, resultaban destructivos.
La interacción con el lector es sin duda algo bueno, no sólo por ser la única prueba concreta de lectura, sino justamente porque muestran las muchas lecturas que puede haber de un mismo texto, y casi siempre aportan algo, enriquecen. Pero cuando la recolección de comentarios o la chatización, el diálogo entre amigos, se convierte en la base de un blog, las cosas comienzan a destruirse: el post, el texto, deja de ser lo importante y comienza a parecerse más a una sala de chat que a un blog. Es entonces cuando se ve aquello que mencionaba y tipificaba Cinzcéu, blogs que sólo postean textos ajenos, copy-paste en gran escala, desde una canción hiperconocida hasta la nota de tapa de Clarín, o qué comí y dónde fui ayer.
Obviamente todo aquello sobre lo que escribimos refiere a algo más, un algo más público o privado, pero no es lo mismo referirse a la tapa de Clarín con una opinión que linkearla como post, o decir que me compré un celular a hacer el relato de las transas de marketing de las compañías de telefonía celular. He leído maravillosos post en los cuales logran hacer de una medialuna un texto que nos deja pensando en el sentido del día a día, "dibujar" una historia de amor a partir de un simple juego, o denunciar la farsa editorial desde una historia cotidiana.
Teniendo en cuenta que los accesos a un blog sólo se producen a partir de buscadores o, en su mayoría, por la interacción entre blogs, y que esta interacción se produce a partir de los comentarios, cuando lo que importa es el rating se torna indispensable entrar compulsivamente en blogs para dejar un comment y asegurar la entrada en el nuestro, entonces la propia lectura, y ya no sólo la escritura, se destruye. Se comentan estupideces que demuestran ni siquiera haber leído el texto, "qué lindo", "qué barbaridad" o "buenas noches", y en ese punto ya no hay nada más que recolección.
La otra cara de la misma moneda son los blogs-clan, en los cuales cualquiera que no sea del grupo de amigos es automáticamente rechazado e ignorado, aún cuando se trate de un lugar público y al cual muchas veces se accede porque los propios blogger dejan con sus comentarios en otros lugares la invitación-link al suyo. Hace unos meses entré gracias a uno de esos links en un blog cuya blogger había posteado un texto interesante, inteligente, y dejé un comentario. Poco después volví a ver si había algún nuevo texto y leí los comment y respuesta a aquel que había leído. De los once comentarios, todos ellos en un tono amistoso y plagado de códigos, la blogger respondió diez. Por supuesto el mío, en sexto lugar, fue el que no se dignó responder, y, por si no había entendido, un par de comment después deslizó un "los de afuera son de palo". Tuve el impulso de preguntarle si su mamá la había destetado muy pronto o había ido a escuela de curas y por eso desconocía el respeto, pero no tenía sentido. Un amplio criterio de lo público y del respeto al lector que lamentablemente he visto muy seguido. Existiendo la posibilidad de hacer blogs privados no se entiende, pero como me respondió inteligentemente Cinzcéu: "no te calientes". Responder o no a los comentarios es prerrogativa de cada uno y no significa en sí mismo nada, excepto, claro, que sean tan obvios. En estos casos, en los blogs-clan, la escritura también termina perdiéndose porque sólo es necesario hacer alguna mención cómplice en un lenguaje entendido por los privilegiados que pertenecen.
Todos ellos forman esa "blogósfera" que no tengo idea de lo que significa (supongo que algo parecido a la chatósfera, telefonósfera o forósfera), pero esa metablogósfera con blogs que hablan de blogs es coherente, la TV tienen muchos ejemplos de programas metatelevisivos.
Yo no sé si Antes de la lluvia es un antiblog, sé que el blog es un soporte, como el chat, el teléfono o el mail, y cada uno lo usa como quiere. Sé que quienes amamos y respetamos la escritura vemos con dolor y bronca que se lo bastardée, pero que en todo caso no es más que otro muestrario de humanidad.
La misma humanidad que, mientras trata de proteger lo que ama, por un lado provoca y por otro observa, impotente, la tormenta que acecha.

9 comentarios:

vitore

Totalmente de acuerdo con lo que decís ambos en vuestros respectivos post acerca de los blogs. Por eso voy a copy paste este comentario. Cada vez agradezco más a la casualidad el haber encontrado un espacio tan inteligente como el que compartís y desde luego que me siento bien orgulloso de ser uno de vuestros pocos links. De los que yo tengo hay una blogger llamada srta.x que hace meses tuvo la idea de excluir tanto enlaces como posibilidad de comentarios en su blog. Quizás como una forma de defenderse de pavadas. Eso, sí: tienes su correo por si le quieres contar lo que sea. Saludos y abrazos desde Madrid.

Emilio

Interesante reflexión sobre los límites y los alcances del "soporte" blog. Un saludo.

1+

That's it: El formato blog es un medio de publicación que, al estar al alcance de muchos, simplemente refleja el porcentaje de estupidez, de soberbia o de cholulismo que hay entre esos muchos, ítem que se puede constatar tanto conectándose a la red como saliendo a la calle. Para mí el blog es un medio para publicar (o hacer "potencialmente" público) lo que escribo, que de todas formas escribiría aunque no lo publicara. Por otro lado, en los primeros tiempos (ya hace más de un año, qué cosa) me preocupaba por la cantidad de visitas y comentarios, pero tal vez mi antisocial costumbre de no contestar a los comentarios que recibo sólo por simple cortesía, salvo que tenga algo importante que acotar, me salve de ingresar plenamente a esa entelequia que se da en llamar "blogósfera". Eso me agrada.

PD: Cinzcéu no es bruto, es sincero más allá de esa cosa llamada "diplomacia" y eso también me agrada.

PD2: ¿Tiene todo esto algo que ver con sus sendos posts, Grismar y Cinzcéu? Siempre lo dudo... (dudo dudá dudó duda da, diría Louis Armstrong)

a.s.

Les digo a los dos por aca, no ando mucho por esto de los blogs así que no puedo opinar pero como sé que aunque los dos están bastante locos piensan bien supongo que es como dicen, aunque la verdad es que no sé si por no saber mucho o por idiota pero a cinzcéu lo entendí mejor después de leer este de grismar. Con el que no estoy de acuerdo es con 1+, lo que dice de cinzcéu, yo pienso que podés ser sincero sin ser bruto y que no es cosa de diplomacia sino que se entienda lo que decimos, si te rayás no entendés nada.
P.D para ese corazón pincha que tiene grismar: nobleza obliga, no es verdad eso que dicen de que es una buena racha, la verdad es que tienen un equipazo. chau a los dos.

trapo

Completamente de acuerdo con lo que dices, Cinzcéu, Medir la importancia de un blog por el número de comentarios (o por su calidad, me da igual) es como intentar entender el fenómeno del bautismo analizando el agua bendita.

En mi caso, tú eres una de las tres o cuatro personas asiduas que comentan mis pamplinas, y eso sin contar que nunnca respondo. Eso, tu actitud y la de los demás, me llena de orgullo, si eso no fuera pedante.

EL CLANDE

CUANDO ARRANCAMOS CON NUESTRO BLOG TENIAMOS UNA IDEA DE HACER ALGO INTERNO.
DE TENER UN LUGAR DONDE ENCONTRAR NUESTRAS COSAS CUANDO NO ESUVIESEMOS JUNTOS.
PERO LA COSA SE DIO SU PROPIA DINAMICA.
NOSOTROS ESCRIBIMOS PARA QUE NOS LEEAN.
GANAMOS A PULMON CADA UNO DE NUESTROS LECTORES.
LO HICIMOS HACIENDO TODO LO QUE LOS SUPESTOS "EXPERTOS" EN BLOG NO SE DEBIA.
CONTESTAMOS TODOS LOS COMENTARIOS, Y NOS JODE QUE NO TENGAMOS MAS.
DESEARIAMOS QUE EXISTIESE UN INTERCAMBIO MAS FLUIDO QUE CONCLUYERA CON UN BLOG ABIERTO A TODOS.
LA COSA NO SE DA.
EN CUANTO A LOS LINKS. SOLO LINKEAMOS A AQUELLOS BLOGS QUE NOS DAN LA AUTORIZACION PARA HACERLO. (AUN SI NOS GUSTAN, CREEMOS QUE LOS AUTORES DEBEN DAR SU CONSENTIMIENTO)
EL BLOG DE USTEDES ME PARECE INTELIGENTE.
UN ABRAZO.

EL CLANDE

Cinzcéu

Muy buen post y acuerdo en todo lo que decís. En particular acuerdo en que Cinzcéu no tendría que ser tan bruto para decir las cosas pero como decía un antiguo personaje radiofónico: "¿qué va a hacele?, ¿va a pegale?, hay que dejale" (igual podemos guionar las irreconciliables diferencias y venderlas a lo blog y a lo TV). Debo decir (porque después se me reclama que diga qué me gusta) que leo muy interesantes e inteligentes blogs, algunos aquí enlazados y otros no, algunos que sigo y otros que hallo y mi inconstancia olvida. Esos que con el dato trivial o la anécdota hacen poesía o política o humor o algo distinto a la más absoluta nada. No son pocos pero (una verdad de perogrullo) son más o menos la misma acotada proporción que la poesía, la política (no la politiquería) o el humor encuentran fuera de la pseudoelite blogosférica. Y no sigo porque esto es un comment y no un post... Un beso.

19/11/06 5:10 AM

Inconclusa

comento porque antes me olvidé de saludar ( no hay que olvidar las buenas costumbres)... Siempre se trata de decir, a veces con mayor o menor esfuerzo, lo interesante del blog es esto de la inmediatez que en ocasiones redunda en cosas que no fueron lo suficientemente maceradas, y decimos muchas nadas queriendo decir lo mucho...

Por otro lado,yo propongo hacer un blog de los comentadores ignorados por los blogs-clan... ;+)

Saludos

21/11/06 2:59 PM

Grismar

Vitore: muchas gracias por tu apreciación, un placer para nosotros poder ser un enlace a tu blog. Fiel a mí misma sostengo que la casualidad no existe, sólo la causalidad. Besos argentinos.
Emilio: gracias, no reflexionamos más porque sinó no nos "soportamos" a nosotros mismos.
1+: no sé si responder o no a los comentarios permite estar dentro o fuera de la blogósfera, yo respondo siempre el saludo de mi vecina y aún así soy un bicho antisocial. Es bastante complejo.
A.S.: no te preocupes, yo me entiendo mejor después de leerlo a Cinzcéu. Respecto a lo que decís del comentario de 1+, acuerdo con vos, y a eso apunta siempre mi disenso, cuando opinamos anteponiendo un juicio de valor ofensivo (o un tono que lo exprese) es difícil que se escuche el argumento del disenso, el diálogo se cierra y toda comprensión también.
P.D.: gracias, sé que tenés siete importantes razones para no decir nada... (no te enojes, es más fuerte que yo). Es verdad, no es sólo una racha, y de corazón espero que el año próximo les toque. Besos.
Trapo: un honor leerte por aquí. Tu comentario se dirige a Cinzcéu pero aprovecho para decirte que aunque no comente soy una de tus asiduas lectoras, y si en algo coincidimos con Cinzcéu es en apreciar tu blog como uno de los más dignos.
El Clande: gracias por tu apreciación. En algún momento también me dije que sólo debería linkear aquellos que me den su autorización, como para dar un número telefónico o dirección de mail de otro, después (aún no sé por qué) me dejé llevar por la dinámica de los blogs. Podés contarme entre tus lectoras, pero no siempre comento, no sé si porque no se me ocurre qué decir que no sea tonto (como casi todo lo que comento) o porque el post en sí mismo es tan redondo que no queda más por decir (podría decir eso...)
Cinzcéu: y yo acuerdo con tu comentario, lo que no es productivo, así que después pienso en qué pelearte. Un beso.
Inconclusa: ciertamente no hay que olvidar las buenas costumbres, aunque tengo la buena costumbre de olvidarlas. Podríamos hacer el blog de los comentaristas ignorados y aprovechamos para ignorar a los blogger...
Besos a todos
28/11/06 2:35 PM