jueves, marzo 15, 2007

El futuro ya llegó

Recorriendo algunos blogs me topé varias veces con una ventanita con fotos o imágenes y nicks de quienes supuse serían lectores de dicho blog, y el logo de MyBlogLog. Como poseo una impecable ignorancia (ciber)social me fui a ver de qué se trata.
Inevitablemente caí en las "redes sociales", mencionadas por algunos como el futuro de la web. El futuro de algo suele ser un presente proyectado por experiencia pasada, así que me fui a ver de qué estaban hablando.
Según
Wikipedia "en 2002 comienzan a aparecer sitios web promocionando las redes de círculos de amigos en línea". Me trajo algunos recuerdos de mi época chatera, cuando las salas de chat comenzaron a convertirse en "círculos de amigos" y adquirió sentido aquello de que "pertenecer tiene sus privilegios". Entrar a una sala de chat a la cual no "pertenecías" significaba ser un paria, y, al mismo tiempo, "pertenecer" implicaba que los temas de charla pasaran por cuestiones cotidianas, cuasidomésticas, con los mismos conflictos, amores, desamores, traiciones, alianzas y demás joyas de la familiaridad.
Obviamente formar parte de una lista de correo, sala de chat, comunidad o cualquier forma de comunicación privada es un derecho inalienable, el problema surge cuando lo privado se enuncia como público.

El sistema de MyBlogLog, y, según me enteré, de otros tantos similares que hay por ahí, permite (más bien se basa en ello) que los usuarios que se registren en esta "red social" puedan ser rastreados en todas y cada una de sus incursiones por la web, y, siendo "el futuro", me sorprendió que tuviese más adeptos que detractores, que a tan pocos les preocupase ese seguimiento, esa violación constante a la privacidad, esa suerte de Big Brother consentido y festejado. Algunos explican que podemos usar tácticas subversivas, como eliminar cache y cookies, para navegar con otro nombre sin ser detectados. Pero, como siempre, soy una exagerada, no es más que un círculo (circuito) de amigos.
Aunque, sinceramente, mucho no entendí. Fuera de la web sólo atándome podrían ponerme un chip que permitiera que todos, sean amigos o no, pudieran rastrear cada uno de mis movimientos y saber dónde estuve. No porque sea secreto sino porque es mi vida, si quiero contarle a alguien, es mi decisión. De hecho imagino que si, fuera de la web, alguien propusiera algo semejante, habría millones de voces que se alterarían contra semejante violación de sus derechos. Pero en la web, que tanto intenta reproducir los mismos hábitos de vida social extraweb, parece normal y hasta bueno. Evidentemente hay mucho que no comprendo (y no es ironía).

La mayor parte de los artículos a los que me remitía la búsqueda de MyBlogLog en Google se referían a su venta a Yahoo. Que las empresas tentaculares de la web compren a las más chicas es normal, no habría razón para que el sistema tuviera alguna diferencia entre el mundo "real" y el "virtual", pero, rastreando esta adquisición de Yahoo, encontré otro dato interesante y, aparentemente, sin relación con lo que me llevó a buscar.
El 8 de marzo YahooGroups decidió eliminar uno de sus grupos sin explicaciones ni previo aviso, simplemente un "delete".
Este grupo, que yo no conocía, se llama Cyberateos, y, según ellos mismos, y otros, informan, los miles de artículos publicados y alojados en Yahoo desde 1999 desaparecieron en un click, del mismo modo que su comunidad (espero que tuvieran un buen backup).
Las comunidades y blogs incitan a la denuncia por parte de los usuarios de cualquier sitio que consideren "peligroso" u "ofensivo", así que imagino que muchos creyentes habrán considerado que ser ateo confeso y activo era un ofensivo peligro a su religiosidad confesa y activa. No conozco bien, aún, la comunidad de cyberateos, ni sus objetivos, sólo leí superficialmente, pero no tiene ninguna relevancia ya que no me interesa hacer un juicio de valor sobre ellos, sino del accionar de Yahoo. No sé por qué sospecho que si denuncio a cualquiera de los que me ofrecen la salvación eterna a cambio de la sumisión de por vida, no me tendrían muy en cuenta, después de todo nadie puede presentar pruebas de incumplimiento de contrato.

En sólo un rato de vueltas por la web encontré un "futuro" organizado en focos liderados por grupos que, en un apenas disimulado alarde paternalista, manejan los medios de comunicación en los cuales centralizan su poder, disolviendo al individuo en comunidades controlables, reprimiendo violentamente a cualquier "enemigo del bien común", apelando a la denuncia y la vigilancia (la concreta "desaparición" de la comunidad Cyberateos es una cruel metáfora por estos lares).
Paternalismo autoritario, represor, propagandista y vigilante, suena a algo que conozco ¿qué era? Veré si me acuerdo mientras mi monitor me cuenta cuándo empezará a llover.

6 comentarios:

Cinzcéu

Lo extraño sería que la web fuera el alba del nuevo hombre y no un lugar de multiplicación de mierdas viejas. Sin ir más lejos, la barra que encabeza este sitio (algún día quizás la quitemos) tiene un botón que dice "Notificar a Blogger la presencia de contenido de dudosa reputación en esta página". Me encanta la amplitud de la posible notificación pero ¿qué autoridad encarnaría Blogger excepto la de borrar arbitrariamente el blog? De hecho todo este contenido tendría una reputación medio dudosa... ¿o se referirá a reputear, cosa que también hacemos?.
El artículo me recordó otro de Gilles Deleuze y que ya debe tener unos 20 años: "No es necesaria la ciencia ficción para concebir un mecanismo de control que señale a cada instante la posición de un elemento en un lugar abierto, animal en una reserva, hombre en una empresa (collar electrónico). Félix Guattari imaginaba una ciudad en la que cada uno podía salir de su departamento, su calle, su barrio, gracias a su tarjeta electrónica (dividual) que abría tal o cual barrera; pero también la tarjeta podía no ser aceptada tal día, o entre determinadas horas: lo que importa no es la barrera, sino el ordenador que señala la posición de cada uno, lícita o ilícita, y opera una modulación universal."
El futuro ya llegó pero, claro, estas cosas no llegan ni se quedan ni se extienden sin la activa colaboración de tanto animal humano.
Un beso.

1+

No coincido en imaginar que "fuera de la web (...) habría millones de voces que se alterarían". De hecho los chips de los celulares son rastreables y nadie parece preocuparse por quién tenga acceso a ese monitoreo o cómo lo utilice. Creo que, dentro y fuera, la mayoría estaría dispuesta a ceder su privacidad a cambio de una teórica y harto promocionada seguridad, y los que insistimos en preservar nuestra intimidad somos sin duda gente sospechosa (y yo encima con esta facha...)
En cuanto al botón que menciona Cinzcéu, hace mucho lo probé en mi propio blog para averiguar qué opciones me presentaba y... no presenta ninguna. No entiendo el sentido de una denuncia en la que es imposible enunciar su motivo: ¿Pornografía infantil o plagio académico? ¿Incitación racista o mala ortografía? Es todo lo mismo, vos apretá el botón y que se encargue de discriminar Big Blogger. Un beso.

Grismar

Cinzcéu: Yahoo apela a que es una empresa privada, por lo tanto ejerce aquello de "la casa se reserva el derecho de admisión". Sería lo mismo con Blogger o cualquier otra. Ese punto es bastante complejo, ¿lo ejerceríamos nosotros si alguien entrase todos los días a poner propaganda fascista o a gritar Viva Boca? Por principios yo no lo haría, pero, por principios más básicos no permitiría que nadie use mi casa para propaganda facha. La sutil diferencia es que nosotros no tenemos poder, no manejamos ningún medio, qué es lo inadmisible, y la claridad. Un beso.
1+: no todos los chips de celulares son rastreables, pero es cierto que no parece ser ese detalle el importante a la hora de elegir uno, sin embargo, quizás en una torpe no resignación, sigo pensando que habría muchas voces en contra, y que si en este caso no las hay es más por desconocimiento, porque se ve lo emergente, la practicidad social, no lo que hay detrás.
Lo que decís de la sospecha que levantamos los que pretendemos preservar la intimidad me recordó algo que escuché varias veces, en diferentes contextos, "a mí no me importa si me siguen porque no hago nada malo". Es similar a los que dicen, de alguna víctima del gatillo fácil (o de la dictadura): era bueno, no hacía nada malo. La lectura inversa es clarísima, funcional y peligrosa. Un beso.

vitore

La web nos vigila sin duda. ¿No os ha pasado que al entrar en una página de lo que sea, "automáticamente" esa página vía cookies o cachés sabe que habláis español o incluso que vivís en Argentina, España o Japón?. ¿Ya has guardado en papel tus entradas por si acaso? ;)

Besos

Maun

Aquí el estado controla absolutamente todo, estornudás...te llega al día siguiente una carta que dice: Salud!!, cualquier trámite que haga en una repartición estatal solo necesito decir mi número de pasaporte y tienen la historia de mi vida, uno nunca se termina de acostumbrar por más eficiente que parezca todo.
Es cierto lo que dice Vitore, siempre me aparece un aviso de una empresa telefónica que me dice: vivis en Alemania? usa nuestro servicio....nunca dice Brasil o Francia.
Peor en Inglaterra que para evitar secuestros o desapariciones de adolescentes, algunos padres decidieron poner un chip bajo la piel de sus hijos!! si el abuso empieza por casa, qué podemos esperar de internet o el estado.
Saludosss!!

Grismar

Vitore: que la web me vigile no me preocupa, lo que me inquieta es pensar en los que están detrás de esas pantallas. Ya guardé todo, en papel, CD, DVD, disquette y hasta cassette, nunca se sabe. Un beso.
Maun: acá estornudás y al día siguiente tenés la mailera llena de spam de antigripales. Ponerle un chip bajo la piel a un hijo es algo que me supera, lo conocía en perros, y ya entonces me superaba. Besos.