jueves, abril 19, 2007

La etiqueta que etiqueta

Por razones que no vienen al caso y siguiendo algún enlace, he ido a parar a una entrada de un weblog del sitio Periodista digital. Del sitio no puedo decir mucho porque el diseño de sus páginas de inicio, con una exagerada cantidad de enlaces y elementos, se ha encargado de que nunca terminen de bajar. Mientras, el proceso ocupa el cien por ciento del uso de mi CPU y mi navegador se cuelga y me mira como pidiéndome que alivie su dolor con un piadoso CTRL+ALT+SUPR. Por esa razón no enlacé la home de referencia: en solidaridad con otras conexiones, CPU y navegadores.
La cuestión es que al cabo de aquel artículo, alcancé a leer el cartelón que precede el formulario para la publicación de comentarios. Nadie quiere comentarios basura, spam, trollers ni otras cosas molestas que medran por doquier tales como los auténticos imbéciles que de vez en cuando uno se cruza, dentro o fuera de la red. Normalmente se apela a cierta confianza en que no será tanto ni tan grave y, de hecho, rara vez lo es. Si los editores de un sitio desean prevenir una parte de los eventuales conflictos, pueden incluir una nota breve y cortés: "Por favor, sea pertinente y respetuoso o deberemos borrar su comentario. Gracias". De todos modos hará poca mella en un impertinente o irrespetuoso.
"Por favor" y "gracias" suelen ser términos bastante extendidos para dirigirse a lectores, clientes, usuarios o simples semejantes e incluso los utiliza gente vulgar que no ha tenido la suerte de conocer ciertas normas de etiqueta y carece de determinado roce social.
O sí, tuvo esa suerte, pero se caga redondamente en las prescripciones de salón y, sin embargo, dice habitualmente "por favor" y "gracias".
En cambio, Periodista digital opta por educar al soberano y pone por delante lo que algún grosero podría mandarle poner por detrás. Dice así:

Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
- Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
Los insultos son relativos: con frecuencia "imbécil" (alelado, escaso de razón) es mucho más descriptivo que insultante. Otro tanto ocurre con las palabras soeces entre las que algunos clasifican "mierda" o "culo" que son los nombres castellanos de la mierda y del culo. Las vulgaridades son propias del vulgo (común de la gente popular) y no se pretenderá, supongo, restringir los comentarios a una elite educada en palacio o con blasones de familia. Las alusiones sexuales suelen ser necesarias cuando se tocan (con perdón del verbo) cuestiones sexuales, como un artículo que he visto por allí mismo acerca del tiempo medio del coito en España.
Por último, se nos anima a evitar la simplificación grosera. No se sabe si lo grosero vuelve a referir a la falta de cortesía y decoro ("sos un simple pelotudo", "simplemente es una mierda") o bien al carácter grueso de la simplificación ("naturaleza y cultura", "burgueses y proletarios").

- No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
Se sabe que la ofensa y la injuria dependen de sus instancias de lectura. En derecho se trataría de delitos de acción privada y por lo tanto no cabe un tercero o árbitro que dictamine, en general, qué resulta injuriante. Hay quienes se ofenden a muerte si se los interpela mediante la ironía y hay otros que viven injuriados por los usos y costumbres ajenas, los estilos contemporáneos o la simple opinión divergente.
Aún más difícil resulta establecer el criterio de gratuidad. Tratar de hijo de puta a un cabal hijo de puta no sería gratuito: el tipo se ha ganado el mote a fuerza de una firme y sostenida hijaputez. En fin, no se sabe qué hacer al respecto.

-Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
Nunca he visto surgir temas de forma natural, como sí he visto muchas veces brotar plantas, crecer hongos o caer la lluvia. Ahora bien, si los comentarios deben respetar el tema planteado en el artículo, ¿no serían impertinentes aquéllos que retomen otros surgidos en el debate? ¿Y cómo surgirían estos otros temas si todos respetaran el original?
Esto sin contar que la más sencilla y acotada entrada suele habilitar no menos de dos, tres o más temas; un artículo más extenso y complejo, quizás una docena.

- En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
En parte debo coincidir: la utilización de un nombre ajeno a sabiendas de que lo es suele servir a una ética bastante oscura y a prácticas que van más allá del simple uso de un nick.
Lo que claramente me revienta es la apelación general y enrasadora a "internet" para sostener la muy respetable política editorial de un sitio. Me recuerda al tipo que bajó del monte con unos borradores legales diciendo que, arriba, se los había dictado un dios. Mejor sería dejar de lado la pretensión de universalidad y hacerse cargo de la propia postura. De lo contrario, podría tratarse de una "grosera simplificación".

- No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Ya hablar de "el" lenguaje de internet, singular y determinado, es un despropósito de proporciones. Y dejemos de lado que las mayúsculas de molde suelen facilitar la lectura, tal como lo saben alfabetizadores primarios y diseñadores publicitarios. Pero aún así, ¡¿ENTONCES POR QUÉ COÑO ME GRITAN "MAYÚSCULAS" Y "PERIODISTA DIGITAL"?!

Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
¿Por qué se comienza con "les animamos" y se finaliza con "ser borrado" y "ver cortado"?, ¿por qué desaparece aquella primera persona que animaba, a manos de una instancia impersonal que borrará y cortará?, ¿por qué ese volantazo enunciativo para pasar de la sola animación a la amenaza de corte?
No hacía falta, ya era evidente que Periodista digital impone más normas que un código contravencional y que se reserva el derecho a interpretarlas. Y está bien, sólo que prefiero (yo, no internet ni la cultura ni la sociedad) que me hablen claro y directo en lugar de dar tanta voltereta alrededor de una moralina medio victoriana o de una norma vendida como universal.
En este artículo, por ejemplo, el que quiera comentar puede decir lo que le venga en gana. No borraremos lo dicho en razón de que haya usado palabras soeces o letras mayúsculas, no prescribimos ninguna norma de etiqueta -por ejemplo, se puede comentar en smoking o en calzones- e incluso puede no cerrar su comentario diciendo que va a llover.

4 comentarios:

vitore

Voy a incumplir una norma o dos porque este comentario no tiene nada que ver...aunque si tiene que ver en cuanto a lo de que no tiene nada que ver... El caso es que a mí, el fútbol me da lo mismo, pero que golazo más bello metió ayer el jugador argentino Messi que milita en el Barça al Getafe en la semifinal de la Copa del Rey... Cuánta mayúscula estoy poniendo y va a llover de aquí a un rato...

Besos.

1+

Ellos sí pueden gritar porque están en su casa, pero encima de que te invitan a pasar vos querés alzarles la voz, DESUBICADO.
La postura del sitio se ajusta a una tendencia muy en boga que, como comentaba Vitore en la entrada anterior, insta a establecer un código universal de "normas morales bloggers" según el cual cada editor sería responsable de eliminar los comentarios que no las cumplan so pena de que su página sea a la vez eliminada por el proveedor... Todo eso en nombre del consenso de una supuesta mayoría, muy estilo Sobisch.
Aprovechando la libertad que Cinzcéu nos dio irresponsablemente para irnos del tema: ¿Por qué carajo "Periodista digital"? Lo digital, tanto anatómica como numéricamente, refiere a un sistema decimal. Si apuntan a que el soporte de su periodismo es informático tal vez deberían ser "Periodistas binarios"; no sé, digo, se me ocurre, pero ya me extendí demasiado y no quiero ser un comentarista que las rompe (las normas, por supuesto, no estoy siendo soez). Un abrazo.

Grismar

Creo que ya dijiste casi todo (y lo que no, lo dijeron los comentarios previos), supongo que, además, está esa cosa enunciativa de "somos serios", nada de un blogcito que cuenta cosas, nada de improvisados, nada de informales, somos serios, nos ponemos la corbata y mandamos reglamento, así lo que publican se leerá como serio e importante, más o menos como el tipo disfrazado de médico que recomienda un yogur por TV.
Hablando de normas de etiqueta ¿no deberíamos tener alguna? (etiqueta, digo).
UN BESO.

Cinzcéu

Vitore: Tu comentario tiene todo que ver porque ¡nada que ver! (¿lo mandaste en smoking o en calzones?). El gran gol de Messi (curiosamente igual al de Maradona 86) no es mi tipo preferido de gol, pero esto es para otra entrada que un día escribiré. Un abrazo.
1+: Coincido 100% pero hay algo muy jodido en este wonderful world: si soy gordo, gay o judío pesa el sacro respeto a las minorías; su fumo, puteo o soy anarquista pesa el sacro consenso de las mayorías. A mí me parece que a algunos nos están cagando... pero esto es para otra entrada que un día escribiré. Y es "Periodista digital" porque lo noticiable y los cronistas son elegidos a dedo. Un abrazo.
Grismar: Es "serio" porque de blog (sea lo que eso fuere) tiene el disfraz, como el médico del yogur. Distinguen periodismo profesional de ciudadano y la diferencia es que el ciudadano produce gratis. Tendremos etiqueta, don't worry, mañana mismo me tomo las medidas con mi sastre... pero esto es para otra entrada, etc. Un beso.