sábado, abril 07, 2007

Trabajadores, go home

"La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida" cantaba Rubén Blades. Y vaya si te las da. Tras el último artículo de Grismar me surgió una duda acerca de fechas y Naciones Unidas y Google me devolvió un enlace, por supuesto no vinculado a mi duda, que me dejó perplejo.
Se trata de la declaración "Las Naciones Unidas y la Sociedad Civil" que comienza con un acápite atribuido a Kofi Annan en el que se afirma: "Hubo un tiempo en que las Naciones Unidas trataban únicamente con los Gobiernos. Ahora sabemos que la paz y la prosperidad no pueden lograrse sin asociaciones que integren a los Gobiernos, las organizaciones internacionales, la comunidad empresarial y la sociedad civil. En el mundo de hoy dependemos unos de otros".
Paz y, sobre todo, prosperidad. Se me disculpará que cite en extenso pero me resulta necesario:
"Las oficinas y agencias de la ONU tienen asociaciones con las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), la comunidad empresarial y otros organismos de la sociedad civil, en un amplio espectro. Por ejemplo:
-Las organizaciones No Gubernamentales pueden descubrir las ventajas de asociarse con el Departamento de Información Pública (ONU/DIP).
-Las ONGs internacionales pueden entrar en relación unas con otras a través del Servicio de Enlace con las Organizaciones no Gubernamentales de las Naciones Unidas.
-Las Organizaciones No Gubernamentales que tengan una experiencia internacionalmente probada pueden llegar a conseguir la habilitación como ONG de carácter consultivo para ECOSOC a través del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DESA).
-La comunidad empreserial [sic] pueden [sic] apoyar y participar en los programas y proyectos de las Naciones Unidas en el mundo entero.
-Los líderes del mundo empresarial pueden unirse en una iniciativa internacional 'El Pacto Mundial' que une a distintas empresas con las Agencias de las Naciones Unidas, las Organizaciones No Gubernamentales y otros grupos de la sociedad civil".
El "amplio espectro" (es patético el modo en que el "por ejemplo" logra evadir cualquier ejemplo y dejemos de lado esa oscilación injustificable entre la sigla ONG, su insólito plural y su nominación completa) queda definido y acotado como empresariado, ONG y sociedad civil de los cuales sólo el "mundo empresarial" resulta relativamente claro. Una amplitud bastante relativa porque excluye a casi toda la población mundial, a menos que esa imprecisa "sociedad civil" incluya en una misma bolsa a todos los que no son empresarios ni funcionarios de una ONG.
Antes, la corrección política consistía en equilibrar el desequilibrio fundante entre burguesía y proletariado. Donde cuatro piratas explotaban a cuatro millones, el discurso democratista hablaba de la necesaria igualdad entre capital y trabajo; donde el Estado burgués operaba junto al capital, el discurso neutralista hablaba de función arbitral en negociaciones paritarias.
Ahora ya no. Ahora hay el mundo empresarial y un espectro amplio de civiles (¿acaso se asume que el capital y sus gobiernos ya son plenamente militares?) y ONG donde los efectivos productores de bienes y servicios (de valor, dijo uno) no parecen tener lugar. Excepto si participan de la defensa de delfines y ballenas, la diversidad sexual, los pueblos originarios o el pretérito medio ambiente que son las vedettes de cualquier ONG con aspiraciones políticas.
De acuerdo, no me desayuno hoy ni nací ayer y hace un tiempo que conozco algo de esa cosa que se denomina Naciones Unidas a la cual vimos en funciones en las vísperas del último genocidio en Irak.
Lo que me sorprende es que tan impunemente se hable de románticas gotas de rocío cuando hace tiempo que se trata de una consistente amenaza de lluvia.

7 comentarios:

Grismar

No hay mucho que decir que no esté dicho, y quizás lo sorprendente es eso, que está dicho, explícitamente.
Kofi Annan olvidó el detalle de que "la paz y la prosperidad" fueron cada vez más imposibles desde que Gobiernos y comunidad empresarial estuvieron formados por los mismos.
La sociedad civil somos todos los que no somos gobierno, empresarios u ongistas, y el rol de las ONG parece ser el de "mediador" entre gobiernos/empresarios y esa sociedad "civil". Un rol que por momentos me recuerda el de un puntero político. Pero hablamos de las Naciones Unidas, esas que se opusieron a la invasión a Irak y se quedaron en silencio cuando no les dieron bola, pero votaron rápidamente sanciones a Irán por arrogarse el derecho a armamento nuclear que sólo tienen las naciones VIP.
Excelente post, da para muchas lecturas. Un beso.

1+

Voy a ser breve: me sorprende que te sorprenda. Un abrazo.

vitore

No, si no le sorprende esto a cinzcéu; 1+. Lo dice, pero no le sorprende. Lo que da pena es la cara de tonto que se te queda cuando te consideran tonto y no eres "tan" tonto.

Abrazos a todos los tontos.

Cinzcéu

Grismar: Me quedé pensando en el término "ongista", ¡espantoso! Si alguien se presenta y me dice "soy ongista" me daría un ataque de risa. Un beso.
1+: A mí no me sorprende que te sorprenda, o sí, no sé bien de qué sorpresa hablo. Ha de ser que no soy "ongista", jajaja. Un abrazo.
Vitore: ¿Y quién te ha dicho que no soy "tan" tonto? No creas en todo lo que se dice o terminarás creyéndole a la ONU. Un abrazo.

Maun

Te estás refiriendo a ONU S.A. no?
La misma que hace reuniones de accionistas y evalúa el balance comercial y la distribución de ganancias entre los socios mas influyentes?
Eso que copiaste parece el anuncio publicitario de una empresa que pone algunas acciones en venta..
Saludosss!!

Cinzcéu

Maun: Es así: "Hubo un tiempo en que Paraguas Pasotti S.A. trataba únicamente con los Gobiernos. Ahora sabemos que la prosperidad no puede lograrse sin asociaciones que integren a los Gobiernos, las ONG, la comunidad empresarial y la sociedad civil que son millones de giles. En el mundo de hoy dependemos de que llueva". Un beso.

Mario

Has dado en el clavo: el discurso sobre la sociedad civil ha pasado del romanticismo al pesimismo pleno. De un lado: los gobiernos y los empresarios, del otro, todos aquellos que lo único que tienen en común es la carencia de poder real... Pero esa tensión estaba ya presente desde el surgimiento de la sociedad civil como idea diferenciada del Estado y el mercado: ¿cómo mantener la dinámica libre y espontánea de la sociedad civil y, al mismo tiempo, traducirla institucionalmente? ¿Cómo los discursos que genera la propia sociedad circulan desde la periferia hacia el centro (para usar esa terminología algo esquemática) sin que en el camino se pierda su original carácter contestario? No sé, creo que para esto no hay respuestas definitivas, y muchas formas de ver críticamente la cuestión, como las que tú atinadamente planteas... Me quedó pensando la forma de equilibrar mi entusiasmo por el cosmopolitismo ilustrado y mi pesimismo por la forma en que los poderes fácticos han vuelto casi imposible este proyecto de ética política