lunes, agosto 28, 2006

Sin documentos

Después de algunos días de rebeldía logré explicarle a mi PC que la nuestra no es una relación democrática y la resistencia pasiva es improcedente. Fiel a mis principios decidí no discutir con ella y cortar por lo sano, entonces la formateé, previo backupeo de mis archivos.
Como dice Cinzcéu con cierto asombro a mí me encanta eso de instalar, desinstalar, actualizar, configurar, modificar y meter mano aquí y allá (si no me gustase tanto mi PC se rebelaría mucho menos) por lo tanto no sufrí demasiado al hacerlo.
Luego de instalar todo me dediqué a mis back-up, hechos en grandes bloques sin el menor criterio de selección más allá de que estuviesen en la carpeta "Mis documentos".
No tenía intenciones de dedicar mucho tiempo a analizar esos archivos, sólo copiarlos en la máquina tal como los guardé, pero atrajo mi atención uno cuyo nombre era “logircap”. Lo abrí tratando de imaginar de qué se trataba, y efectivamente era un log de algunas sesiones de chat por Ircap en 2002. Me pregunté qué estaba haciendo eso en mi rígido, lo leí intentando descubrir el motivo de haberlo guardado y llegué a la conclusión de que se guardó automáticamente o bien tuve lapsos de inconciencia clickeante.
Comencé a revisar los archivos y descubrí logs de salas de chat o MSN del siglo XX, mails que ni recordaba haber recibido o respondido (y peor aún, de gente que no recuerdo), trabajos para clases de hace cinco años, cuentos que no sabía que aún existían y demás megabytes sin sentido.
Poco después volví a la web y me puse al día con la lectura de blogs, hasta que llegué al de Trapo y me detuve en su post “Personas que ya sólo existen en la agenda”. Si bien su texto tiene otro sentido me hizo pensar en aquellos archivos que acababa de eliminar y en mi propia agenda virtual, las libretas de direcciones.
Mis libretas de direcciones y/o contactos en los diferentes Messenger están (estaban) llenas de nombres que no sé a quién pertenecen, muchos de ellos guardados sólo por su dirección, como si pudiese saber quién catzo será soyyo_mdp o ntc40.
Siempre me molestó y consideré absurdo que alguien en un chat, foro o similar apareciera y sin siquiera saber quien sos dijese “hola ¿me das tu MSN?” como si coleccionasen contactos. Solía responder “no puedo, lo uso”, y listo, la mayoría se ofendía pero no me quitaba el sueño. Sin embargo mi libreta tenía muchos nombres, demasiados para mi idea de mí misma, que desconozco y no comprendo por qué o en qué circunstancias acepté. Si alguien grabase y guardase todas las conversaciones telefónicas durante décadas nadie dudaría en recomendarle un buen psicólogo, pero hacer click en “guardar” o tener configuraciones de guardado automático parece algo normal.
He leído-escuchado alguna vez a quien se quejaba amargamente porque Hotmail permite pocos contactos, “pocos” son más de cien. Quizás yo sea muy antisocial, pero no concibo la idea de tener más de cien personas con las cuales tenga interés en una charla personal. De hecho no la concibo en más de diez y aún son muchos, pero eliminarlos me costó un poco, tuve una absurda sensación de descortesía que debí conversar conmigo misma. Y más absurdo aún fue el instante de duda, de sensación de pérdida, que tuve antes de eliminar aquellos archivos sin sentido.
No tengo idea del por qué de haber guardado tanto pasado intrascendente, me recordé a una tía de mi papá que guardaba hasta el frasquito de champú comprado en 1945.
Quizás mi PC se rebeló cansada de sostener tanta memoria inútil, pero ya volvimos, cada una a sí misma, y sólo atesoramos aquello que necesitaremos llevar cuando empiece a llover.

7 comentarios:

pálpitos

prosa poetica lo tuyo grismar, un placer seguir leyendote, me alegra que hayas contemporizado con tu pc...

1+

Sin duda sos bastante antisocial para ser argentina: la semana pasada leía que la empresa Plaxo realizó un relevamiento (vaya uno a saber con qué fines...) sobre más de 10 millones de usuarios en todo el mundo y resultó que los argentinos somos los que tenemos mayor cantidad de contactos en nuestras libretas, con un promedio de 479 (sic: promedio). Ese dato me llena de perplejidad, no entiendo cómo se puede llegar a esas cifras.

vitore

No se si será por la edad (casi de piedra) pero aunque a mi (como a grismar) nos guste enredar en los ordenadores, reconozco que me agobio cuando "tengo" que chatear con más de dos personas aunque sean amigos. Imaginense si encima son casi desconocidos. Me supera.
Un beso.

maun

Soy de guardar agendas de direcciones (de las escritas) por muchos años, así como no borro contactos de mi lista, o muy raramente lo hago, y siempre sé de quienes se trata.
El comentario de 1+ me recordó a una conocida virtual que viajó a Buenos Aires de vacaciones y cuando se le presentó un problema se quejaba de no conocer a nadie que pudiera ayudarla, de todo esto me enteré por un mail en cadena que mandó a por lo menos 250 personas, la mayoría contactos en Argentina. Y es que personalmente sigo creyendo en profundas diferencias entre lo real y lo virtual.
Saludosss!!

Inconclusa

aún antes de la compu tengo la manía de guardar todo tipo de correspondencia escrita, incluso algunos papelitos que nos pasabamos en alguna clase insoportable, algún que otro cadáver exquisito hecho en alguna pizzeria o café de corrientes un viernes por la noche, asi es que borrar algunos mails a los que les han dedicado mucho tiempo en escribir me parece como tirar una carta.. y entonces con el tiempo me olvido de discriminar y ya es cualquiera mi outlook... en fin sólo que lo escrito siempre tiene una connotación quizá más romántica? o más personal... al menos así lo veooo YO
saludos

Grismar

Pálpitos: gracias, por el momento parece que hemos llegado a un acuerdo.
1+: es una cifra absurda, pero creo que una vez vi el modo en el que se puede llegar, aunque en ese momento no le presté atención. Un alumno me explicó que si quería podía agregar como contactos a todas esas direcciones a la vista que llegan en ciertas cadenas de mails. Le respondí que ni loca y me olvidé. Me hiciste recordarlo. Un absurdo.
Vitore: me pasa lo mismo, y si son desconocidos ni loca los tengo en mi messenger.
Maun: recibí ese mail, aún me pregunto para qué. Las diferencias son más que cuestión de creencia, son.
Inconclusa: yo espero que nadie guarde nada mío por el tiempo que le haya dedicado a escribirlo. Puedo escribir dos horas sin decir nada y decirlo todo en dos minutos.
Besos a todos.

Cinzcéu

Yo guardo agendas desde hace más de 20 años y tengo teléfonos de gente que nunca llamé ni me llamó aún cuando teníamos algún contacto. Ahora no sé si tirar todos esos datos inútiles o sumar las direcciones de mail que llegan en cadenas de spam hasta "tener un millón de amigos y así más fuerte poder chatear".