miércoles, febrero 28, 2007

Superlógico

Recibí hace unos días un mail masivo cuyo asunto era "Test psicológico". Al abrirlo encontré un archivo adjunto que contenía el anunciado ¿test?, más bien una suerte de ejercicio que informaba haber sido creado y puesto en práctica por la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada.
Su objetivo era "comprobar si el sentimiento que nos une a alguien es amor verdadero o solamente un deslumbramiento pasajero". Un poco extraño que una Facultad de Psicología trate de definir sentimientos, pero soy curiosa, así que seguí.
Después de las instrucciones aclaraba que si el sujeto al que nos referimos "es una antigua relación... este test servirá para comprobar si es una relación con futuro". Pensé que una "antigua relación" pudo haber comenzado y terminado hace décadas, por lo tanto su futuro ya lo conozco, pero no quise ser tan detallista (también que el futuro de la relación existirá sí o sí, aún cuando se quiebre, pero ya era exagerar).
La consigna era simple, aunque con especificaciones un tanto complicadas. Me pareció reconocerlas de algún lugar, pero no pude encontrar en mi memoria el dónde o cuándo.
Se trataba de hacer un listado de adjetivos que definieran al sujeto del amor en cuestión, un mínimo de diez "virtudes" y otros tantos "defectos". Me pregunté qué hace una Facultad de Psicología hablando de la virtud y el defecto, pero seguí.
No se debían usar sinónimos, y sólo un término para cada definición. Ahí se me complicó un poco. Si alguien es terco y en determinados momentos puede llegar a la necedad ¿es necio?. Si no tolera algunas cosas ¿es intolerante? ¿la intolerancia es un defecto?. No sé si se necesitará conocer mucho al otro, pero sin duda sí tener un amplio vocabulario.
En ningún momento aclaraba el tipo de relación o amor que "analizaría", pudo ser hacia un hermano o perro, así que, aunque casi siempre se refieren al amor de pareja, permitía cierta libertad.
Preparé un café, encendí un cigarrillo y me senté frente a un papel en blanco. Desmenuzar a algunas personas queridas requiere un ambiente apropiado.
Dividí la hoja en tres columnas, y cada una la subdividí en dos. Comencé entonces a escribir a medida que iban surgiendo las "virtudes y defectos" de tres personas por las que creo sentir amor verdadero.
Creo-sentir-amor-verdadero, cuatro palabras que sin duda hacen a la competencia psicológica.
Me di cuenta que no era tan simple llegar a esos diez términos: inteligente, leal, honesto, sincero... ¿cómo explicaba "coherente políticamente con mis ideales" en una palabra? ¿compatible?. Eso es enorme, también define a quien le guste mirar películas o comer chocolate, pero no encontré otra. Para equilibrar puse "incompatible" en la otra columna, lo cual era absolutamente cierto.
Me sorprendió comprobar que fue un poco más simple llegar a los diez "defectos", en los tres casos.
Después de rebuscar y forzar adjetivos llegué a esas sesenta palabras que me dirían si se trata de un deslumbramiento pasajero, y me sirvió para comprobar la repetición de la mayoría de esos términos, en ambas columnas, en mis tres conejillos de Indias. Evidentemente son muy parecidos.
Busqué entonces el "resultado" (¿?) al final del archivo, el cual no había leído, tal como indicaban al inicio.
La conclusión era simple y esclarecedora: si encontré más defectos que virtudes, o bien no pude completar las diez, no hay futuro, y si, por el contrario, no le encontré más de tres defectos, es un deslumbramiento pasajero. Agradecí no haber optado por Crazy, no sabría más de tres "defectos" y sería cruel para ambas enterarnos que sólo me deslumbró pasajeramente.
Lamenté que no exista aún el Nobel a la Pavada. Imagino que tienen el mismo valor "torturador, asesino, fascista", "egocéntrico, terco, pesimista", o "machista, violento, mentiroso", que el ser considerado vale lo mismo que ser prolijo, o la honestidad se equipara con la buena caligrafía.
Obviamente detalles como que si la consigna indica diez posiblemente nos esforcemos por llegar a diez no cuentan. Según la Universidad de Granada, si encontramos menos de diez en cualquier sentido, la relación está condenada al fracaso, por lo tanto si somos lo suficientemente obsesivos como para querer cumplir consignas a rajatabla tenemos el amor verdadero asegurado.
Conocer lo que consideremos defecto en otro y aún así quererlo como es no significa nada porque es psicología, seguramente si queremos a alguien cuyos males equiparan a sus bienes somos inconcientemente masoquistas. Y si el listado defectuoso es más largo que el virtuoso pero no deseamos cortar la relación mejor sería que fuésemos rápidamente a suicidarnos en nombre del amor verdadero.
Detalle al margen es que la mayoría de esos adjetivos en sí mismos no definen a nadie (inteligente era Mussolini, y leal, Goebbels).
Otro detalle al margen es que ningún amor verdadero garantiza el futuro de ninguna relación, pero eso ya es de postgrado.
Completé las dos columnas en los tres casos ¿qué significará? ¿que tengo amores equilibrados? ¿que conozco bastantes adjetivos? ¿que me dejo deslumbrar pasajeramente por test estúpidos cuyo futuro conozco a priori?
Teniendo en cuenta que dos de esas columnas correspondían a mi hijo de trece años y a mí misma, el "deslumbramiento pasajero" tiene ya un rato largo.
Le doy a la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada, más que la duda, la certeza de que no tiene nada que ver con esta ridiculez que circula por la web, pero no pude evitar preguntarme ¿alguien creerá que sí?.
Encendí otro cigarrillo, y, mientras hacía un barquito de papel con mis amores, escuché que alguien en algún lugar anunciaba nubosidad en aumento.

6 comentarios:

1+

¿Reenviaste el mensaje a diez personas dentro de la media hora de recibido? Me dijo el rector de la Universidad de Granada (no me quedó claro si la de Andalucía o la del Caribe) que sin esa condición el test no funciona... Un beso.

Cinzcéu

Había un test muy bueno que indicaba si una prueba psicológica de este tipo aporta "saber verdadero o solamente un deslumbramiento pajero". Lástima que era de la Universidad de Alejandría y parece que se quemó en un incendio. Un beso.

Maun

Antes que nada....yo quiero saber quien era "la tercera columna" !!
Me hizo una amiga un test de personalidad a partir de los colores (?), sin saber que yo soy daltónica, parece que mi locura cromática me convierte en la personalidad ideal, jajajja.....porque no me vieron comprando pullovers !!!
Saludosss!!

Grismar

1+: pucha, yo sabía que me olvidaba de algo, con razón no me funcionó. Ahora me deprimí, me voy a tomar un test. Un beso.
Cinzcéu: qué lástima, sería un buen test para hacer en el ingreso (y egreso) de algunas universidades locales. Un beso.
Maun: ah, imagino ese test, verde ecologista, blanco inocente, negro pesimista, rojo apasionado (o zurdo). A vos te debe haber salido un equilibrio perfecto, pero, por favor, no me regales un pullover. Besos.
P.D.: la tercera columna era la corintia.

palpito

si es que entre los tests y los horoscopos no sé con que me quedaría...

un saludo, grismar...

...Creo que lo de los posos del café sería definitivamente mejor opción...

Grismar

Palpito: pronto publicaré un estudio sobre la relación entre la chupada de mate y el largo de la bombilla con la capacidad de empatía social en el subdesarrollo. Avalado por la UBA (Universidad Bloguera Absurda). Besos.