miércoles, abril 05, 2006

Hipocresía

Hace unos días observaba callada mientras un amigo respondía los comentarios de una persona a la que sé que considera francamente idiota con toda amabilidad y simpatía, incluso alentándola a continuar. Cuando quedamos a solas le pregunté cómo lograba ser tan hipócrita. Me miró casi ofendido y respondió "no soy hipócrita, soy un ser civilizado". Disentimos ligeramente por un rato hasta que mencionó que no debo joderlo, que es índigo.
No pude evitar preguntarme dónde está el límite. Me fui a la RAE, que suele clarificarme la vida, y descubrí que hipocresía es "fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan". Qué casualidad, eso era justamente lo que había presenciado. Pero también había presenciado un típico acto de sociabilidad.
Volví unas horas atrás en mi memoria. Conversaba con una amiga mientras esperábamos que su madre la pasara a buscar. Llegó la amable señora y después de los típicos ¿cómo andás, tanto tiempo? con amargura me dijo: "hoy estamos tristes, se cumple un año de la partida de nuestro querido Juan Pablo 2do". "¿Ya un año?" respondí honestamente sorprendida. Ella asintió con gesto de parece mentira. "Qué bárbaro, de Benedicto no hay noticias, Juan Pablo por lo menos aparentaba trabajar de Papa" continué mientras mi amiga me taladraba con mirada asesina. Apresuramos la despedida y mi amiga antes de irse susurró "siempre tan sutil vos". ¿Me habré perdido una excelente oportunidad de practicar la socialcresía?. ¿Cuando se ponen en juego las ideas que nos constituyen como personas tendríamos que relegarlas en nombre de la sociabilidad? Eso sería faltarse el respeto a sí mismo, y no conozco regla social que lo justifique.
¿Dónde está el límite?. Es simple verla en los extremos, en la falsa adulación puesta en evidencia, que le repugna a cualquiera con un poco de dignidad, o en alguien cercano, en quien confiamos, que nos golpea en un sentimiento, pero nadie diría que soy hipócrita cuando le sonrío al kiosquero mientras me cuenta cómo bajan las ventas, ni cuando me detengo media hora escuchando un relato que no me interesa para nada de algún conocido, de hecho nos enseñan desde que nacemos a ocultar lo que verdaderamente pensamos y sentimos, en pos de una vida civilizada y posible.
¿Será la intención lo que determina si se trata de hipocresía o sociabilidad? Eso me complica más, es imposible saber las intenciones del mundo. ¿Las consecuencias? Tampoco. No creo que exista alguien que esté a salvo de ser considerado hipócrita por otro en algún momento, a menos que hayamos tenido la suerte de que jamás se supiera lo que realmente pensábamos o sentíamos. Pero seguramente nosotros no consideraríamos que aquel fuese un acto de hipocresía, y tendríamos razones válidas para esa opinión.
Por definición todo discurso político y un enorme porcentaje de la vida social se basan en ella. Todos hablamos de ser honestos y de no soportar a los hipócritas, pero si existiese una persona que no lo fuera en ese difuso límite en el cual se mezcla con lo social sería de inmediato aislado del mundo.
"Es fácil, hipócrita es el que miente a sabiendas o para conseguir algo" me dijeron hace un rato. ¿Se puede mentir sin saberlo? ¿No se quiere conseguir algo siempre, aunque sea simplemente no discutir por pavadas? Si corto uno de los interminables cuentos de peleas familiares de mi vecina diciéndole que me resultan burdos, grotescos y francamente aburridos estaría no siendo hipócrita, ya que no fingiría cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente tengo o experimento, seguramente conseguiría no escucharla más, pero me sentiría bastante mal. Parecería que es hipócrita quien acciona falsamente, pero no quien reacciona del mismo modo.
En definitiva, aunque no tengo idea de dónde se establece el límite, me queda en claro un hecho: para la RAE todos somos hipócritas. Pero como yo no lo soy espero que nadie en este bello planeta sufra cuando comience la lluvia que ya asoma.

15 comentarios:

El Mono Sapiens

Sería hipócrita si dijese que nunca fui hipócrita... Pero creo que se puede mentir tranquila y artísticamente cuando está en juego la seguridad propia o de aquellos que amamos. También es posible decir verdadades increíbles y hasta dolorosas gracias al recurso del buen humor.
Es muy cierto lo que decís: el límite es difícil de determinar. Sin embargo, creo que no hay nada mejor que llevar una buena máscara y asomarse detrás de ella para que se sepa que siempre seremos otra cosa.

Emilio

El hipócrita esconde de la vista de su víctima su mala intneción para mejor ponerla en práctica. No hay que confundir con la cortesía que le debemos a las personas que por su condición- ancianos, niños, vecinos pesados, discapacitados- pueden impacientarnos en ciertas situaciones.

Ana

Para mi que tiene razón y que si es por lo que dice la real academia todos somos hipócritas. Y el limite supongo que esta en lo cerca que estás de una persona, si es alguien que querés no podés fingir nada. Otros son hipócritas profesionales, te ponen una sonrisa y por atrás te parten pero cuanto mas los conocés menos engañan.

Cinzcéu

Si bien se ya se ha dicho hasta el cansancio, parece que en la base del incómodo límite entre hipocresía y sociabilidad está la etimología y el significado del término "persona: (Del lat. persōna, máscara de actor, personaje teatral, este del etrusco phersu, y este del gr. πρόσωπον) [...] 3. f. Hombre o mujer distinguidos en la vida pública. 4. f. Hombre o mujer de prendas, capacidad, disposición y prudencia." (DRAE). Es decir que la distinción pública, la disposición social y la prudencia cívica se vinculan a la máscara actoral y, por lo tanto, al "fingimiento de cualidades o sentimientos" (= hipocresía) que no es más que el oficio específico del actor. O sea que somos hipócritas.

Grismar

Mono: cuando queremos decir algo, lo diremos, como sea, el humor es un excelente recurso. Mientras la máscara no se haga piel, no hay problema.
Emilio: la cortesía es necesaria, por supuesto, es una cuestión de respeto, el problema es que las intenciones no se ven, sólo se exponen en hechos y dichos, y en ese caso sólo podemos ver la hipocresía cuando se pone en evidencia, antes caemos.
Ana: de eso se trata, para la RAE todos lo somos, por definición. La relación es un buen parámetro para marcar límites.
Cinzcéu: gracias por aclararme la vida una vez más(excelente conclusión).
No había tenido en cuenta el πρόσωπον, pero así es más simple.
besos

maun

Está claro, entonces, somos todos hipócritas, partiendo desde la sociedad en que vivimos en adelante. Quien no lo es, termina siendo acusado de asocial. A partir de allí, cada uno sabrá donde están los límites de cada caso en particular, no creo que haya una regla general al respecto. Personalmene siempre creí ser muy diplomática (mi excusa), lo que me convierte en una hipócrita patológica, situación que me impide decir que me alegro que algunos vayan a sufrir cuando comience la lluvia.
Saludos!!!

Gaby

Creo que todos somos hipócritas, aunque intentemos no serlo. Personalmente, me gano muchas enemistades por ser frontal y sincera. Ahora aprendí, como dice el mono sapiens, que el humor es una puertita abierta para largar todo lo que no nos bancamos ( pero con vaselina). Y aunque a veces para ser parte de "esta bella sociedad" tengamos que ser hipócritas no deja de considerarse meritorio el esfuerzo por dejar de serlo. Yo lo intento.Algunos, me bancan y otros...
Saludossss

Grismar

Gaby: sin duda que el humor, la ironía, son bárbaros. Corrés el riesgo de que te miren con cara de ¿qué estás diciendo? pero bue...
besos

Grismar

Maun: ups, te pasé olímpicamente por encima (rápido, una excusa) ¿si uso la Gran Gates vale? ok: no te vi, mi explorer anda mal...
No nos alegremos si algunos sufren cuando empiece a llover, sólo sonriamos en silencio. Besos
(te vi, te leí, y creí que ya te había respondido, mi IE anda bien, mi cabeza...)

Marcos Bauzá

Hablar de hipocresía es algo tan o más difícil que hablar de cualquiera de los temas que tienen que ver con la sociedad en que vivimos.

Me pregunto si alguna vez aprenderemos a decir las cosas del modo adecuado, con la forma adecuada, en el tiempo y el lugar adecuado para evitar caer en el círculo vicioso de la hipocresía.

Me doy cuenta que cuando me llamo a silencio es porque de algún modo prefiero evitar una larga discusión sinsentido que tal vez no llegue a ningún puerto sin embargo cuando logro encontrar el momento adecuado puedo hablar con franqueza sobre esas cosas que usualmente dejamos de lado en lo cotidiano.

Insisto para ser sincero contigo este tema es muy complicado de tratar, pero bienvenido el post. Indudablemente necesitamos hablar sobre esas cosas complicadas, ya sean tabúes o de digestión complicada.

Comunicarnos al fin y al cabo...

Grismar

Marcos: coincido, es un tema que "molesta". Supongo que porque nadie está afuera de él, y al mismo tiempo todos (o muchos) decimos (queremos) estar fuera. Esperar el momento adecuado para decir algunas cosas a veces es una cuestión de respeto, al otro y a uno mismo. Besos.

vitore

También es verdad que hay algunas personas que llevan al extremo opuesto su aparente falta de hipocresía. Son aquellos que se jactan de decir lo que no quieres escuchar, éstos suelen caer precisamente en el error de no decirte nunca lo que si quieres escuchar convirtiéndose en definitiva no sólo en insociables, sino en simples maleducados.

Grismar

Vitore: es verdad, entre el que adula falsamente y el que te critica hasta si tomás mate dulce en nombre de la honestidad no sé con cuál me quedo. Pero todo me lleva nuevamente al origen de mis dudas: no creo que sea demasiado ambicioso pretender que nuestra Real Academia se deje de definir por aproximación

pálpitos

No soy hipocrita si te digo que tu post me ha gustado mucho, sí que lo soy si te digo que no me dá envidia, un saludo.

Grismar

Pálpitos: tampoco yo lo soy si te digo que te agradezco mucho tu comentario. Besos.