miércoles, agosto 29, 2007

Nada personal

Hace unos meses me robaron el celular, lo cual no es nada extraño. Cuando alguien baja de un auto en una zona céntrica, deja la puerta abierta porque "vuelvo enseguida" y el aparatito ahí arriba, brillando bajo el parabrisas, casi merece que lo roben.
Como buena ciudadana llamé de inmediato a Personal para informar del desliz y para que me cortasen la línea. Una cosa es que comprenda que algún circunstancial transeúnte haya sido tentado por mi estupidez, y otra que haga llamados que yo pague.
Un "buenosdías, muchasgraciasporcomunicarseconPersonal, minombreesfulano ¿enquélapuedoayudar?" respondió luego de hacerme pasar por varias decenas de opciones del tipo "si usted quiere comunicarse con alguien marque uno, si usted es pesimista agréguele el tres" y de obligarme a escuchar el jingle de la empresa tantas veces que podría jurar que quedó en el aire el resto del día. Informado el percance me comunicaron que de inmediato se suspendería el servicio de mi línea, y mis opciones.
Estas opciones se limitaban a dos: comprarles a ellos un nuevo aparato, con lo que conservaría mi número, o darlo de baja, previo pago de una multa. Me enteré entonces que ese teléfono que me habían regalado unos meses atrás me comprometía, en una suerte de contrato que yo no firmé (y quien me lo regaló asegura que tampoco) que estipula que si quiero darlo de baja antes de doce meses tendré que pagar una multa, más el mes en curso, equivalente a unos cuantos meses de uso.
Luego de algunas puteadas que el pobre empleado escuchó con suspiro de conocedor, aprovechando el instante en el que tomé aire, me informó que podía adquirir un nuevo móvil en alguna de las sucursales o bien por teléfono, y me lo enviarían a mi domicilio en las siguientes 72 horas. "Voy a comprarlo y después llamo para que me activen el chip" le respondí tratando de no pensar en estupideces como el abuso, la justicia o el asesinato. "Bien" me respondió con un tono de duda que deben practicar meses antes de tomar el puesto. Lógicamente consiguió lo que buscaba, que le pregunte si había algún inconveniente. "Ninguno" se apresuró en responder "excepto que en ese caso debe limitarse a lo que tenga la sucursal en existencia".
Imaginé estúpidamente que no podían ser tan hijos del imperio como para que no hubiera varios modelos en su stock. Pero lo son, el teléfono menos caro que tenían costaba medio sueldo docente, aunque, claro, tenía mp4, grabadora y licuadora de mano.
Después de varios intentos me resigné a pedir por teléfono uno más acorde a mi sueldo, color negro (detalle requerido y aclarado específicamente), el cual en 72 horas me enviarían, en caso contrario que me comunique al *150.
Cinco días y varias horas de jingle después me comuniqué. Tomaron mi reclamo aclarando gentilmente que si en 72 horas aún no lo había recibido me comunique al *150.
"Por eso yo no uso celular" me dijo un cuasiamigo. Comentario un tanto inoportuno y poco sostenible. Con ese criterio no debería tener teléfono fijo, TV o vivir en este planeta.
Cuatro reclamos cada 72 horas después llegó el dichoso aparatito en una caja que bien podía contener un teléfono público. Debajo del primer envoltorio con el logo del correo, otro con el logo de Personal, luego otro sin logo, y un cuarto por las dudas. Al fin asomó una caja, dentro de la cual había otra caja, esta vez la del teléfono. Luego de retirar papeles, cajas, boletas, manuales y publicidades varias me encontré al fin con el aparato, exactamente la marca y modelo que pedí... en un nacarado rosa.
Confieso haber tardado un par de minutos hasta que mis neuronas volvieron a hacer sinapsis. Gris, azul, hasta rojo, hubieran causado menos estupor. Debo confesar también que tengo cierta rosafobia.
Mientras hacía explotar compulsivamente las burbujas de la bolsita que lo contenía marqué *150.
"Su pedido indica el modelo Z375 pink" me informó algún minombrees. No es mi culpa si quien lo tomó no distingue entre pink y black.
"No quiero un teléfono rosa" aclaré explotando siete burbujas juntas. "Pero es el que pidió" fueron sus últimas palabras antes de que misteriosamente se cortase la comunicación.
"Tendría que hablar con un supervisor" me explicó otro después de varios intentos. "Ustedes amenazan con que la comunicación puede estar siendo grabada" le dije al supervisor "busquen la mía y listo".
Opciones: efectuar el reclamo que sería respondido en las próximas 72 horas, en caso contrario comunicarme con el *150, esperar que en las siguientes 72 horas, en caso contrario..., vinieran a retirar el aparato, volver a comunicarme con ellos y hacer un nuevo pedido, esperar que en las siguientes 72 horas... o joderme.
Debo reconocer que esta pobre gente tiene serios problemas de comunicación, además de informáticos, ya que el sistema se les cae en cuotas. Se les cae en los reclamos, pero no en las ventas, se les cae cuando tienen que acreditar, nunca para cobrar.
Se les cayó el sistema cinco veces antes de activarme el chip, que no pudo activarse porque se les cayó el sistema pero dentro de las 72 horas se activará, en caso contrario comunicarme con el *150 o marcar 0800-LLUVIA.

7 comentarios:

Cinzcéu

Más que un comentario esto es un auto de identificación y un ejercicio de catarsis. Matices al margen, vengo sufriendo desde hace meses la misma atención por parte de los minombrees de Telefónica- Speedy y aclaro que jamás gocé del servicio de Speedy pero tampoco pude cancelar su no-servicio que ellos registran como servicio. Una diferencia: no me habían robado ningún aparato, yo solito me dejé robar por estos hijos de puta. Otro día quizás entre en detalle pero visto mi experiencia, otras referidas y este excelente relato, concluyo: estos oligopolios de las "comunicaciones" tienen montada una asociación ilegal con fines exclusivos de estafa, sostenida y protegida por los tres poderes del Estado. Me resulta evidente que algunas aparentes eventualidades aquí mencionadas (p.e.: "que misteriosamente se cortase la comunicación") son políticas e instrucciones de atención al cliente; como la mentira abierta y descarada (p.e.: "pero es el que pidió"), la referencia a fuentes secretas (p.e.: "contrato que yo no firmé") y otra serie de recursos de índole semejante. Después boludeamos durante meses con la cuestión de las "elecciones" cuando está claro que lo único "elegible" es quién se asociará a las mafias que controlan y nos roban el mundo. Un beso.

Padre Tiempo

No tengo teléfono celular (sí rosafobia); me solidarizo con Vd. y espero que logre solucionar el merengue éste sin tener que recurrir al 0800-LLUVIA.
Sabemos que es una batalla perdida antes de librarla, pero puede que suceda un milagro; no pierda la fe. Pero, por las dudas, lleve consigo un paraguas.
Ánimo.

1+

Paint it black con fibrón...
Yo no tengo celular pero sufro a Personal por motivos laborales. Hace muchos meses que cada tanto reclamo una factura que abonamos pero jamás recibimos, debo haber hablado con unos 20 minombrees en 20 oportunidades distintas (¿para qué dan el nombre si cuando pedís con ellos no te pasan?) y para el cierre de balance mi jefe me dijo que envíe una carta para que nos quede algún comprobante "oficial" del reclamo. Mandé con ella al motoquero a la dirección que figura en la factura y la copia de la nota no volvió sellada por Personal sino por "Montoto S.A., encargada de la correspondencia de Personal", ¿? Por eso coincido con Cinzcéu: nadie que no se dedique a delinquir puede tener tanto interés en esconderse. Un beso.

Grismar

Cinzcéu: boludeamos con las elecciones, es verdad, mientras tanto "se va" la Esso/Exxon, Shell dice que lo sigue, se siguen tirando la valija y en los medios es casi una nota de color, como el diputrucho que, casualmente, validó la privatización de YPF. Pero boludeemos, Lilita es PRO, López Murphy nunca fue ministro de economía y la Cris es Evita. Un beso.
Padre Tiempo: no perdí la fe (¿será porque nunca la tuve?). Pero los milagros ocurren, quien me lo regaló dijo "pero es lindo ese rosa", y ahí nomás cambié de chip con su teléfono negro (y ella se quedó feliz con su rosa). Saludos.
1+: sin duda delinquen, pero "legalmente". A mí me llaman cada tanto amenazando con cortarme el servicio en 24 hs por una factura impaga inexistente, al principio reclamé, ahora no les doy bola, ni ellos a mí. Un beso.

Anónimo

No te creas que los demas son mejor. yo tuve CTI un tiempo y me pase a Personal porque nunca tenia señal y son sanguijuelas. saludos de un extranjero en tu tierra.
Rodo

Vitore

Tengo una amiga que trabaja en Páginas Amarillas. Su nombre cuando contesta al teléfono no es el suyo verdadero.... Paciencia grismar, verás como al final cuando te deshagas del rosa y te llegue el negro, te dará un poquito de pena...

Grismar

Rodo: ¿vio luz y subió? Nunca creí que otros sean mejor, conozco un par de personas que tienen CTI y se quejan de lo mismo, de no tener señal, de que sus sms no lleguen o simplemente de no poder comunicarse. Aún así creo que Personal se lleva el oro en cuanto a fraude, mala atención y abusos. Besos.
Vitore: no me sorprende que el nombre sea tan falso como las respuestas, ni siquiera podemos saber desde qué punto del planeta nos están respondiendo, y, como dice 1+, no sé para qué, si volver a hablar con el mismo, en estas multinacionales, es imposible. Besos.