jueves, mayo 31, 2007

El terrorismo antitabaco

El tema de las campañas, normativas, paranoias, atropellos e intolerancias autodenominados "antitabaco" me es caro, carísimo. Ya lo he abordado a propósito de una visita a la ciudad de Rosario y lo he sufrido en silencio desde que en Buenos Aires, mi ciudad, se ha impuesto la prohibición de fumar en lugares denominados "cerrados" tales como una humilde mesita de bar junto a una enorme ventana a la calle, la cual me parece suficiente "apertura".
Pero como hoy es el Día Mundial sin Tabaco y La bitácora de Emilio reproduce unas consignas del Atlas del tabaco de la Organización Mundial de la Salud (OMS), decidí no callarme y opté por hacerlo aquí para no abusar del espacio que se ofrece allí.
Hay tanto material terrorista sobre la cuestión que suena injusto centrar el tema en esa breve proclama traducida por Emilio, pero por algún lugar hay que empezar y abarcarlo todo sería una tarea eterna. Y yo soy mortal, fume o deje de fumar.
La tapa del Atlas está presidida por la foto de un niño de raza negra con un cigarrillo en la boca. No sé por qué recordé aquel trabajo señero de Roland Barthes, publicado hace medio siglo en Mitologías, en el que desmonta el sentido de la foto de prensa de un soldado negro haciendo la venia a la bandera francesa. La tapa del negrito fumador parece el puro mito de la "salubridad" pero si me pongo a hablar de esto me voy por las ramas.
Vayamos frase por frase de esa página del Atlas:

- Cigarettes kill half of all lifetime users. (Los cigarrillos matan a la mitad de quienes fuman durante toda su vida).
Emilio prefiere traducir "kill" por "mueren" pero matar y morir son cosas distintas. ¿Qué significa que el tabaco mate? Que una serie de investigaciones médicas supuestamente serias lo ha establecido así. Como la OMS no publica mucho más que declaraciones políticas y panfletos terroristas, es difícil hallar esos datos que a mí me gusta buscar: ¿quién?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿cómo? y ante todo ¿por qué? Basta creer a ciegas que si el humo del tabaco porta más de 4000 o 400 venenos -más o menos, da lo mismo, serían muchos- la proposición deviene verosímil.
Para que quede claro, no creo una palabra de semejante discurso pseudo científico que no puede o no quiere dar cuenta de objeto, método y muestra en el camino de sus pseudo hallazgos.

- Half die in middle age -between 35 and 69 years old. (La mitad muere en su mediana edad -entre los 35 y 69 años).
Emilio obvia en su traducción esa sorprendente "middle age" que a mí me parece de máxima relevancia: me cuesta asimilar que un ser humano de 69 años esté en su mediana edad. Dejando de lado la importante diferencia estadística entre media y mediana, me he puesto a buscar cuál es la edad en que nos morimos, con o sin tabaco, y hallé la siguiente reseña del "informe anual 2003 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). [...] Entre los resultados del informe sobre la salud en las Américas, están: En el último medio siglo, la expectativa de vida aumentó desde 55,2 años hasta 72,9 años en la región de las Américas".
Entonces resultaría que la mitad de los americanos que mueren "a causa del tabaco" no llegan a sus 70 años pero si no fumaran quizás llegarían al borde de los 73 y no mucho más allá. La OMS y la OPS han descubierto que al fin de cuentas todos nos morimos.

- No other consumer product is as dangerous, or kills as many people. (Ningún otro producto de consumo es tan peligroso o mata a tanta gente).
Una vez más, no se conoce en qué se basa la proclama terrorista y todo depende, supongo, de esa categoría de "consumer product" y del emplazamiento espacio-temporal del aparente dato. Más peligrosa es la energía eléctrica y por eso hay toda una industria de la llave térmica, el cable a tierra, el disyuntor automático, el enchufe prohibido, etc. Más peligrosos -dicen otros estudios al menos iguales de serios, es decir, nada- son la yema del huevo, las carnes rojas, los frutos de mar y las grasas saturadas. Más peligrosos son unos pocos peligros sensatos que hacen del mundo cotidiano un lugar difícil de vivir.

- Tobacco kills more than AIDS, legal drugs, road accidents, murder, and suicide combined. (El tabaco mata más que el SIDA, las drogas legales, los accidentes de ruta, los asesinatos y el suicidio combinados).
Se trata de una serie de causas curiosamente cercana a la que preside la agenda política y periodística destinada a la seducción paranoica de la llamada clase media urbana, de preferencia occidental. A iraquíes y palestinos habría que decirles que el tabaco mata más que la invasión y la guerra; a marfileños y haitianos, más que la miseria y el hambre; a tailandeses e indonesios, más que un imprevisto tsunami y así. Supongo que no lo creerían pero cada cual cree lo que quiere o puede creer.

- Tobacco already kills more men in developing countries than in industrialised countries, and it is likely that deaths among women will soon be the same. (El tabaco ya mata a más hombres en los países en desarrollo que en los países industrializados, y es probable que las muertes entre las mujeres pronto sean las mismas).
Preciosa denominación que no quiero soslayar: "in developing" -Emilio opta por "Tercer Mundo"- significa que aquí estamos en camino. Resulta que no sabemos bien hacia dónde y algunos no creemos que sea hacia un mundo de equilibrio entre naciones industriales. Será por aquello del provocado deterioro de los términos del intercambio o sólo porque somos gente de poca fe.
Pero quiero centrarme en el número absoluto que, a conveniencia, suplanta a la proporción. ¿Acaso no muere mucha más gente en los países pobres que en los ricos desde mucho antes de que se fumara aquí o allí? Y si los señores científicos no podían asociar un número mayor de muertes al tabaco, ¿no será porque cuando no alcanza para un plato de arroz suele no alcanzar para un atado de cigarrillos? Hay gente que nunca fumó y sin embargo murió de hambre, digo, por si interesaran las causas y números a la OMS.

- While 0.1 billion people died from tobacco use in the 20th century, ten times as many will die in the 21st century. (Mientras que 100 millones de personas murieron por el uso de tabaco en el siglo XX, diez veces más morirán en el siglo XXI).
Ya he citado a la OPS que sostiene que en la segunda mitad del siglo pasado la expectativa de vida de los americanos aumentó en unos 18 años. No he hecho las serias investigaciones que presumen haber hecho los científicos que refiere la OMS, pero tengo la intuición de que han sido los cincuenta años en que más se ha extendido el consumo de tabaco en el continente. Si yo fuera tan irresponsable como otros, diría que eso demuestra que, para vivir más, no hay cosa más benéfica que tragar humo. Tomo a un centenar de tipos de 80 años, les pregunto desde cuando fuman, controlo con cien viudas de no fumadores y concluyo que los fumadores viven más. Una boludez.
Por otra parte y ya que la OMS sabe cuántos vamos a morir y de qué, me gustaría saber cuándo me tocaría a mí a fin de arreglar con tiempo un par de cosas que tengo pendientes. Ya sé que moriré durante este siglo, fume o no, pero agradeceré algún dato más preciso al respecto.

Lamentablemente, no puedo no mencionar el cierre que Emilio da al breve manifiesto: "Lástima que el gobierno no se anime a perseguirlo con más contundencia".
La lástima es que se reclame al gobierno una "persecución más contundente" que la actual que, está visto, pasa por la discriminación de una minoría -para colmo víctima de una epidemia mundial según declama la propia OMS-, la restricción de las libertades personales, la uniformación de los hábitos socioculturales, la marginación de quienes deben salir de los locales públicos -a esto refiere el título del post referido, junto a una figura visual de esta exclusión- o recluirse en la intimidad de sus hogares -por ahora, porque el reclamo podría ir e irá por más.
Y, ante todo, en el adoctrinamiento y organización de masas contra un colectivo amplísimo, detrás de un injustificado e injustificable discurso terrorista impulsado por los propios Estados centrales y sus títeres supraestatales con nombres de instituciones importantes.

Pero no quiero cerrar así porque daría la impresión de estar enojado: lo estoy pero no quiero dar esa impresión. Por lo tanto voy a reflexionar sobre qué haría yo con esos 3, 4 ó 5 años que, dicen, el tabaco me arrebataría respecto del número de días hábiles que, de lo contrario, tendría más o menos garantizados según registro que desconozco. Para ello, prefiero citar a Antoine de Saint Exupéry por boca de su sabio El principito:
-Buenos días -dijo el principito.
-Buenos días -dijo el mercader.
Era un mercader de píldoras perfeccionadas que aplacan la sed. Se toma una por semana y no se siente más la necesidad de beber.
-¿Por qué vendes eso? -dijo el principito.
-Es una gran economía de tiempo -dijo el mercader-. Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
-Y, ¿qué se hace con esos cincuenta y tres minutos?
-Se hace lo que se quiere...
"Yo, se dijo el principito, si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, caminaría muy suavemente hacia una fuente..."
Y también buscaría el asteroide B612 antes de que en éste se largue a llover.

40 comentarios:

1+

Estoy de acuerdo con vos en un 100% (o tal vez sea más creíble decir en un 99,98% así todo el mundo piensa que hice un serio análisis del caso).
Yo sí voy a abusar de este espacio y sólo para referirme a mi situación personal. En la empresa donde trabajo, hace ya bastante tiempo que se ha prohibido fumar en lugares "cerrados" y sólo está permitido en un patio interior; esto, combinado con los mutantes del frío/ calor, hace que experimente bruscos cambios de temperatura de alrededor de 20° cada vez que decido dar unas pitadas, lo que seguramente es más perjudicial para mi salud que el humo que inhalo; pero resulta que ya avisaron que dentro de unos meses se convertirá en una "Empresa libre de humo" con certificado municipal, inspecciones y todo. Que prohiban fumar en espacios cerrados puedo aceptarlo, pero la prohibición en espacios abiertos es demencial e inaceptable. Eso sí, previamente darán un "curso" para dejar de fumar que según se comenta propondrá un sistema de padri/ madrinazgos en los que un empleado no fumador "contenga" a un ahijado fumador, contención que sospecho se traducirá en perseguirlo, romperle las pelotas o incluso oficiar de buchón. En los meses que faltan voy a ver qué decisión tomo llegado el momento; una opción es salir a la puerta de calle, pero eso también me traerá problemas porque en el muy estricto horario laboral se supone que no puedo abandonar el inmueble, al menos sin marcar tarjeta cada vez que entro y salgo; otra es continuar fumando en el patio y aceptar las progresivas sanciones que me apliquen hasta llegar a un despido con causa justificada que tendré que discutir después en un Juzgado; una tercera, por supuesto, es intentar dejar de fumar, pero sinceramente no me seduce.
En fin, pido disculpas por lo extenso y por lo particular, pero necesitaba hacer catarsis. Un gran abrazo.

Grismar

Adhiero también en un 100%, y poco hay que agregar al análisis. Un par de frases me llamaron la atención. "Los cigarrillos matan a la mitad de quienes fuman durante toda la vida", me resulta complicado imaginar quién podrá fumar durante toda su vida, pero puedo considerarme a salvo, en la infancia no fumé. "El tabaco mata más...que las drogas legales...", si las drogas legales matan tanta gente como para ser parte de la estadística, deberían plantearse por qué las usan, y por otro lado, si el tabaco está considerado una droga legal ¿cómo sería? no me da la cuenta. La OMS debe saber mucho de medicina, pero alguien debería enseñarles lógica. Los desastres naturales mataron más gente que el tabaco en los útimos años, pero no hay tal campaña siquiera por la firma del suave Protocolo de Kyoto. Cuando salud y fascismo se unen las cosas son un poco diferentes, dejar de fumar, o no, es una decisión personal. ¿Luego vendrá filmar las relaciones sexuales en hoteles para sancionar a quien no use preservativo? (y no quiero dar ideas, pero si Big Brother nos va a cuidar, que nos cuide bien).
Parafraseando, si tuviera 5 o 6 años para gastar, me sentaría a disfrutar de un cigarrillo viendo caer la lluvia. Un beso.

Mondo Gitane

Vais a morir todos, lamentablemente. El enfisema vil no perdona. Menos analizar y más echarse a correr por el parque, boluditos

1+

Mondo Gitane: te felicito por haber logrado la inmortalidad, pero si el precio es "analizar menos" no me es posible pagar. Run, Forrest, run!

Pasaba por aqui

Me parece increíble que a estas alturas una persona aparentemente culta sea capaz de negar que el tabaco sea MUY malo para la salud. Supongo que la autojustificación es más fuerte de lo que imaginaba.

Pues nada, es buenísimo. Siga usted fumando en su propia realidad. Y sinceramente espero que no trate todos los problemas de su vida con la misma miopía.

Maun

Soy fumadora, aunque he dejado el hábito hace más de 10 años igual siento a veces ganas y creo que logro controlarlo sin inconvenientes. Eso no quiere decir que todos puedan lograrlo y fundamentalmente que quieran lograrlo y ahí es donde la delgada línea de la tolerancia se vuelve invisible para muchos.
Es cierto que el tabaco perjudica la salud, hasta puede provocar la muerte inclusive, pero aterrorizar a la población con amenazas apocalípticas es insostenible. Como bien dice la estadística morirán en los próximos años no se cuántos miles de personas por causa del tabaco, aunque también habrá miles de niños que no formarán parte de esas estadísticas porque, por culpa del hambre y el abuso, no llegarán a la edad adulta.
La ley contempla excepciones de fumar, entre otras, en centros de salud mental y centros de detención de carácter penal…lo que me lleva a pensar que o bien es mentira que el tabaco enferma o que a nadie le importa que aquellos que habitan esos centros se mueran. Es muy frágil el argumento de muerte segura cuando por ejemplo en una cárcel donde es sabido que están en su mayoria hacinados por falta de espacio, se prohiba el alcohol o la droga (?) , pero el tabaco es permitido. El tema dá seguramente para argumentos de todo tipo, lástima que si la intolerancia los preside, nunca se llegará a nada.
Ahh…a mondo gitane le diría que debería intentar dejar el desición de fumar en cada persona y no imponer su exigencia y menos consejar “ir a correr por el parque“ , porque leyendo su comentario y suponiendo que el/ella lo practica se puede ver claramente que eso tampoco oxigena suficientemente el cerebro.
A mi también me parece increible que una persona aparentemente culta no pueda respetar que la desición de fumar es personal.
Pido disculpas por el abuso de espacio público, cof cof cof…che, habran una ventanaaaa…
Saludosss!!

1+

Maun: me parece que no respetan que sea una decisión personal porque ni siquiera entienden que se está hablando de eso: Pasaba por aqui dice que Cinzcéu NIEGA que el tabaco hace mal... yo releo el artículo y no encuentro eso en ningún lado, tal vez "analizo poco". Un fanático religioso tampoco respeta tus libertades personales porque considera más importante salvar tu alma, y te juzga "miope".

Todos: las reflexiones de Maun sobre las excepciones me trajeron lateralmente una serie de preguntas. Si hay consenso entre quienes tienen el poder a nivel mundial de que el tabaco es un veneno peligrosísimo (si no, no permitirían la difusión de los panfletos de la OMS), ¿por qué no está prohibida su distribución como sí prohíben y penalizan fumar marihuana o mascar coca? ¿Debemos inferir que un par de empresas comerciales tienen más poder real que los principales gobiernos estatales? ¿Acaso no es más que posible que los accionistas mayoritarios de esas empresas también tengan participación en dichos gobiernos? ¿No será conveniente que todos estemos discutiendo sobre este punto mientras ellos hacen cómodamente sus negocios? Basta, no quiero hablar más del tema.

Cinzcéu, Grismar: Perdón por explayarme tanto en un espacio que es suyo, pero hay ciertos plurales que me incluyen y me obligan a no callar. Besos y abrazos.

Vitore

Aquí en España también hay cierta persecución contra los fumadores (sin duda menor que en Italia o Irlanda donde NO SE PUEDE FUMAR en ningún local cerrado). Aunque nunca he fumado, me sigue pareciendo una lucha excesiva y me parece que hay cosas más importantes que resolver en un país que prohibir echar humo. Tampoco me ha molestado en sí el humo, pero en parte agradezco a la ley el que al volver a casa después de una jornada laboral, ni mi ropa ni mi cabello huelan a tabaco como me pasaba cuando cinco o seis compañeros de oficina fumaban como chimeneas....

Lo que en definitiva me fastidia es que prohiban cosas, así que mi solidaridad está con vuestros humos. Un abrazo.

Grismar

Los dos "amables" comentarios de Mondo Gitane y Pasaba por aquí no hacen más que exponer parte de lo que dice el post, es un discurso terrorista que ni por un segundo se toma el trabajo de rebatir desde el argumento lo dicho. Como ya dijo 1+, en el post no dice que el tabaco haga bien ni mal, no es un juicio de valor sobre el cigarrillo, sino de dichos y acciones a partir de él. Pero me quedo con una frase de Maun (aunque entiendo lo que quiere decir): "la delgada línea de la tolerancia se vuelve invisible para muchos". ¿De qué hablamos cuando hablamos de tolerancia? "Tolerar" es lo que nos queda a los fumadores, porque no tenemos otra. Tolerancia suele expresar una suerte de generosidad de las mayorías de callarse y aceptar la existencia de las minorías. Yo no soy tolerante con quienes pretenden decirme cómo vivir, y no espero que lo sean conmigo si lo hiciera con los demás. No pretendo que me toleren, sino que me dejen vivir. Y en todo caso, si disienten, que lo hagan con fundamentos y no frases hechas.

Cinzcéu

Iba a escribir unas respuestas cortas a tanto comentario pero ahora se me antojó encender varios cigarrillos y escribir respuestas largas. Y nadie me venga con que eso (lo de respuestas largas) es una adicción que conduce a la muerte, ¿eh?

1+: No precisás disculparte por la extensión de tus opiniones... ¡y menos dos veces seguidas! Siempre son bienvenidas. Lamento que el terrorismo antitabaco haya llegado a tu lugar de trabajo y espero que puedas sortearlo del modo más sano. Quiero detenerme en el "sistema de padri/ madrinazgos en los que un empleado no fumador 'contenga' a un ahijado no fumador". Resulta claro que el etiquetado "no fumador" es en sí mismo lo bastante adulto, maduro y responsable como para encarnar la función paterna (con respaldo patronal... ¿no será mucha paternidad?) respecto del aniñado, inconciente y necio reducido a la categoría de "fumador". Eso, señores, es la filigrana del fascismo a nivel del discurso y (como ya dijo Grismar de un modo mucho más civilizado) el que opine lo contrario que diga argumentos y no pelotudeces.
Respecto de los cursos para dejar de fumar (algo indagué y conozco por razones laborales) son bastante simples, todos muy parecidos y me parece muy bien que existan y presten ayuda a quien la demande. Pero resulta que todos parten de la base de la decisión previa del sujeto e incluso, los más serios, incluyen una instancia previa (un par de tests, una entrevista) por la cual se admite sólo a quienes han decidido dejar de fumar, ya, y demandan ayuda para lograrlo. Los resultados muestran que su efectividad es más bien baja entre quienes decidieron abandonarlo y, por supuesto, es nula entre quienes no lo decidieron. Por eso no se admite a estos últimos ya que es antieconómico, frustrante para el grupo y, sobre todo, para el sujeto al cual se le fomentan falsas expectativas en el curso.
Si en tu lugar de trabajo se dictara tal curso sin estas previsiones, sugeriría que lo hicieras porque queda muy bien mostrar la mejor voluntad para "curarse" aún si no se puede contra "el mal". Además sería un antecedente a favor ante ese eventual Juzgado al cual espero que nunca debas llegar.
Un abrazo.

Grismar: Me quedé pensando en tu frase "¿Luego vendrá filmar las relaciones sexuales en hoteles para sancionar a quien no use preservativo?". ¡¿Por qué en hoteles?! Estoy seguro de que cualquier estudio científico podría dar cuenta de que una proporción abrumadora de las relaciones sexuales no se da en hoteles sino en hogares, privados por definición. Pero, ¿acaso no primaría la prevención sanitaria por sobre la puta intimidad sexual? Hay miopes libertinos que no usan preservativo en su propio dormitorio. ¡Que se filme y se sancione todo porque más vale prevenir que curar!
Respecto de la tolerancia, comprendo y comparto tu punto pero creo que hay algo de ese orden que es constitutivo de la vida social. Creo que "dejar vivir" es también poder "tolerar" que el otro no es como yo y que aún si me molesta cómo es y qué hace, es mucho mejor soportar y (si se puede) negociar que reclamar al Estado que lo ponga en caja. El problema (coincido con vos) es que la "tolerancia" hoy queda reducida a que quienes gustamos fumar, "toleremos" fumar encerrados (insisto, por ahora) en nuestras casas o en un descampado... porque no nos queda otra. Y tenés razón: el discurso terrorista no lee ni mucho menos argumenta.
Un beso.

Mondo Gitane: Moriremos todos, sí, qué pena ¡pero es que estamos vivos! No tanto correr por el parque que te podés clavar la hipodérmica que descartó un adicto sidoso y pegarte las siete plagas de Egipto: por algo los parques están progresivamente enrejados. Aún así, hay boluditos que lo hacen, por suerte. El resto ya lo han dicho (mejor que yo y adhiero) 1+ y Grismar. Saludos.

Pasaba por aqui (qué nombre tan ridículo, con todo respeto, claro): Ya le han respondido 1+ y Grismar que Ud. opina sin leer e inventa lo que gusta allí donde no se lo dice. Seguiré fumando en mi propia realidad porque no veo cómo podría fumar en la realidad suya o en la de otro. Y cómo trato los problemas de mi vida (que Ud. desconoce) es cosa mía, pero ¿a cuál problema de mi vida se refiere?, ¿al discurso terrorista antitabaco? (ése no es mío, disculpe), ¿a que avance el fascismo? (ése no es mío, disculpe), ¿a que se comente sin leer? (ése es suyo, ¡disculpe!). Saludos.

Maun: No quiero debatir aquí si el tabaco perjudica la salud, qué es la salud, qué la perjudica, qué no y demás. Todas cosas que ameritan analizar más y no analizar menos como se ha dicho por aquí. Quiero recuperar algo muy interesante que dijiste: "La ley [la 1799 de la Ciudad de Buenos Aires, no sé si te referías a otra] contempla excepciones de fumar, entre otras, en centros de salud mental y centros de detención de carácter penal". Al loco es difícil hacerle comprender la ley, entonces que fume; al preso, ¿cómo lo penamos más?, entonces que fume. Ahora bien, esto da por tierra con toda la estúpida hijaputez por la cual siglos de cultura de consumir tabaco en bares serían borrados de un plumazo en pos de la salud de... ¡los empleados gastronómicos! ¿Acaso importa más la salud de un gastronómico que la de un psicólogo, un psiquiatra, un enfermero o un mucamo de un centro de salud mental? ¿Y quién vela por la salud de los "locos no fumadores"? La "excepción" devela el carácter mentiroso, arbitrario e inconstitucional de la norma: lo propio del fascismo, claro. Muy buena tu tesis sobre corridas por el parque y oxigenación cerebral... y sobre abrir alguna ventana, dirigí tu reclamo a Bill Gates.
Un beso.

Vitore: Con todo mi respeto, debo señalarte una contradicción a tu comentario. Decís "en parte agradezco a la ley" y lo que "me fastidia es que prohiban". Me quedo con la segunda porque creo que de verdad te fastidia y entonces no vale agradecer la prohibición. Yo he abusado (junto con otros) del humo de tabaco contra gente que le molestaba y me parece que tal abuso está mal y que se puede intentar un punto medio. Hemos discutido, hemos negociado, hemos acordado, porque al fin de cuentas compartíamos un mundo y no era de unos ni de otros, sino de todos. Ahora la ley ha puesto las cosas en su lugar: nada de negociación, nada de acuerdo, nada de nada, no se fuma más y se acabó porque lo digo yo. Yo no agradecería eso por aquello, tan trillado, de que primero se llevaron a los... pero yo no era... Lo que el terrorismo antitabaco está imponiendo es el aborto de todo diálogo posible: no se habla más, el fumador es un enfermo pero un enfermo al que se reprimirá y punto. Por sobre el diálogo social está la ley y la sanidad pública. Ya conocimos (aquí y allá) esas políticas, esos métodos y sus resultados.
Un abrazo.

Gracias a todos por dar vida discursiva a un artículo tan humilde y, en apariencia, tan discutidor.

Pasaba por aqui

Para que quede claro, no creo una palabra de semejante discurso pseudo científico que no puede o no quiere dar cuenta de objeto, método y muestra en el camino de sus pseudo hallazgos.
O yo no sé leer o no te crees que el tabaco mate. Porque no quieres buscar los estudios. A eso me refiero.

A los que hablan de respeto y de decisiones personales: No os inventeis lo que no he dicho. A mí me parece fantástico que la gente fume. Yo bebo alcohol y esnifo coca. No voy a ser tan hipócrita como para negarle a nadie el derecho a sus cigarritos. La diferencia es que yo que el alcohol me puede matar de una cirrosis y que la coca me puede dejar gilipollas como poco en cualquier momento. Y no hago discursos aleccionadores autjustificativos en plan "no me creo que el alcohol y la coca sean malas", ni me pongo a la defensiva cuando hay campañas aconsejando sobre el alcohol o la coca. El discursito de las intolerancias, de las paranoias, del "mi libertad", etc., no viene a cuento y huele a sentimiento de culpabilidad.

En cuanto a los problemas de su vida: usted es adicto a una sustancia tóxica, y eso es un problema. Si quiere vivir con ello, perfecto, pero no se engañe a sí mismo. Y ridiculizando mi nombre no será usted mejor persona, se lo aseguro.

Grismar

Pasaba por aquí: veo que pasa ud. por aquí bastante seguido. Ya que se dirige a quienes hablamos de respeto y decisiones personales, tomo la posta.
"...no creo una palabra de semejante discurso pseudo científico QUE no puede o no quiere dar cuenta...", cuando alguien dice no creer en algo suele mejorar notablemente la comunicación leer la proposición anterior, y el relativo que indica en y por qué no se cree. Si eso se lee como "el tabaco es bueno" ya es otro tema. MUY malo para la salud es MacDonalds, pero no veo las campañas mundiales ni la prohibición, MUY malo para la salud es la desnutrición, y tampoco. Me alegro y agradezco que no me niegue EL DERECHO a mis cigarritos, pero en ese término se resume casi todo. Ese derecho es negado, perseguido, alienado, detrás de un discurso terrorista desde Papá Estado que dice lo que debemos hacer "por nuestro bien". Yo sé que me voy a morir por una simple razón, porque estoy viva, y que fumar puede ser parte de la ecuación, también, como tener que cruzar una calle o aspirar el humo de los colectivos. No se trata de eso sino de lo que pasa a partir de eso. Y de analizar el discurso a partir del cual se justifica la persecución.
Respecto del "discursito" (es pequeño, es cierto, pero qué le vamos a hacer, esto no es más que un blog) de las intolerancias, paranoias y libertad, viene todo a cuento, a cuento del post. La que huele es su nariz, sabrá usted por qué huele lo que huele. Saludos.
Cinzcéu: perdón por lo extenso, pero, bueno...
Un detalle, sé que la tolerancia es constitutiva de la vida social, pero dentro del discurso social no significa un respeto mutuo por las diferencias, no se habla de tolerancia del homosexual al hetero o del fumador al no fumador, sino lo contrario, tolerar se convirtió en que las mayorías acepten a las minorías y no lo opuesto, cuando la tolerancia forzada suele tener sentido contrario. Se le pide tolerancia a quien no la tiene, o sea, a esas mayorías, pero ni por un segundo se detiene el análisis en el significado de un término que, según desde dónde se lea, significa un acto voluntario o una imposición. Un beso.

Pasaba por aqui

Esa también es buena. Fumar no es malo porque hay otras cosas malas. Un clásico de los que no saben cómo defender su adicción. Con esos argumentazos no vas a llegar muy lejos, te lo aseguro.

Ese derecho es negado, perseguido, alienado, detrás de un discurso terrorista desde Papá Estado que dice lo que debemos hacer "por nuestro bien"
Madre mía qué paranoia teneis algunos. Os dicen que fumar es malo y mira la que armáis. Deja de ver culebrones, por dios, que tienes la salud mental hecha cisco.

Ciertamente, mi nariz huele, pero solo cuando paso por aqui. Curioso.

En fin, ya no pasaré por aquí. Donde solo hay cerrazón y autodefensa y nada de lógica no hay nada más que rascar. Que ustedes disfruten de sus cánceres, esos que no provoca el tabaco.

Grismar

¿"Fumar no es malo porque hay otras cosas malas"? wow ¿quién dijo esa pavada? O mejor dicho ¿quién leyó esa pavada? Y bue... mejor me voy a fumar un pucho sintiéndome culpable y sin mirarme al espejo, mientras me dejen. Saludos, y si ya no pasa por aquí gracias a mi comentario lo anotaré como mi buena obra del día. (perdón, Cinzcéu, y a los demás, pero es que mi salud mental está hecha cisco, por suerte si me internan la ley me permitirá fumar).
P.D.: pensándolo bien, la culpa es tuya, Cinzcéu, mirá la que armaste por escribir un post...

1+

Grismar: es inútil hablarle (escribirle) a quien no quiere escuchar (leer). Yo que vos no me engancharía en discusiones estériles porque eso provoca estrés, hipertensión y úlceras gástricas: en promedio, los discutidores mueren uno o dos años antes que los no discutidores. Un beso.

Grismar

1+: gracias por el consejo, tenés razón, pero no iba a permitir que lo último que se leyera en este post fuese un "disfruten sus cánceres", quizás sea una pavada, pero una basura semejante me dió demasiado asco, y revela todo de quien lo dice. Un beso.

Xtian

¿Terrorismo antitabaco? Yo lo que diría es que los fumadores han tenido unas hermosas vacaciones de 100 años para llenar ambientes de humo hediondo. Hediondo, sí, y además nocivo. Hay un dato incuestionable, si los fumadores hubieran salido a fumar al patio sin que una ley se los pida, no habría ley de espacios libres de humo. Lo que han hecho durante años es ser inmensamente maleducados, hasta que el sentido común sumó dos más dos son cuatro. Entre el 80 y el 90% suele apoyar estas leyes, y eso incluye gente sensata que fuma, pero que entiende que uno no tiene por qué imponerle el humo a nadie. Y sí, es imponer el humo, porque todos hemos visto como en un bar prende un cigarrillo una persona y luego lo prenden otros 30, sin ninguna consideración. Tolerancia es la que los no fumadores tuvimos estos años. Ahora no vengan, tarde, con el ejemplito de que no debería molestar si fuman un cigarrillo rápido frente a la ventana abierta. No se pueden hacer leyes para este tipo de cosas, y está claro que todos estos años no activaron el sentido de cortesía de los fumadores.

Cuando yo me tiro un pedo voy al baño. Imagínense gente tirándose pedos en restaurants que duran varios minutos, y no uno, sino 10 o 15 personas al mismo tiempo. Imaginen además que los pedos se impregnan en la ropa y en el pelo y al llegar a tu casa te tenés que bañar y meter la ropa en el lavarropas: bienvenidos al mundo de miles de no fumadores en los últimos 50 años.

Ahora, ¿de qué análisis de Barthes me hablan? ¿De qué terrorismo? ¿De qué fascismo?

Bajen el tono de la retórica y abran los ojos. Lo que se les pide, lo que se hizo ley es una sensatìsima norma de cortesía, no les cuesta nada salir a la vereda o abrir la ventana del balcón.

En toda esta defensa ridícula por parte de fumadores lo que se lee es otra cosa. Se trata de gente supuestamente culta e inteligente pero presa de un vicio totalmente idiota, frente al que son impotentes. Juntá ese dato con alguna pelotuda lectura de Foucault y un poco de prosa de trinchera y lo que da no es un microfascismo, sino meteoròlogía: una tormenta perfecta, de estupidez.

A.S.

Aca el unico maleducado que se las da de inteligente sos vos, xtian. Yo fumo y cada vez que alguien me pidio que no lo haga en un lugar cerrado no lo hice aunque me tengo que bancar a los que hablan a los gritos o vienen con patoteadas baratas. Si jode fumar la solución no es que jodan a los que fumamos, no se dijo que hay lugares para fumadores y para no fumadores, se dijo que no se fuma mas, que se caguen los que quieran fumar, y listo, y me venís a hablar de cortesia. Mi vieja siempre canta algo de Moris que dice: la moral es la costumbre de tenerte que aguantar lo que vos querés hacer por el bien de los demas. ¿quien te dio derecho a juzgar los vicios ajenos, diosito? de toda esta defensa ridicula de los que apoyan la prohibicion se lee otra cosa. Que casualidad que los que hablaron con tono milico y no aclararon nada de lo que dice el post, y solamente atacaron a los fumadores, son los que están a favor de la ley.
Baja el tonito vos, que ni tenés prosa de trinchera, tenes una soberbia de puta madre. yo no te impongo mi humo pero vos me impones tu aire"puro", buenisimo, eso lo vi en algun lado. No cuesta nada salir a chupar frio o el humo hediondo de la ciudad, no puede haber lugares para fumadores, no, tenemos que salir a la calle porque eso es bueno. Andacagar, ni siquiera contestás lo que dice el post, fachito desteñido.

Xtian

Lo correcto es que asumir que el cigarrillo jode. Es lo que opina el 90% de la gente, incluyendo los fumadores. El terrorismo anticientífico es el de los fumadores. Al año mueren miles de fumadores por cáncer de pulmón y de pronto, aunque aparezcan los mismos compuestos cancerígenos en gente que fuma el humo de otros y que son no fumadores, hay que suponer que eso no hace nada. Ridículo.

Acá la verdad es que hay un montón de gente presa de un vicio ridículo impuesto por compañías de tabaco y esa gente en vez de asumirlo lo que quiere es joder la vida de los demás, que ya incontables veces les han dicho, figuradamente y ahora explícitamente, que vayan a fumar a otro lado.

Los que creen que el cigarrillo no hace nada o no se lo hace a los que aspiran el humo, engrosarán, dentro de 10 años, los que no creían que la tierra era redonda o los que descreen de la evolución.

No se confundan, ese es el lugar que les corresponde, el de oscurantistas pavotes que se las dan de rebeldes y libertarios. Qué reverenda pavada...

Mario

Genial el intercambio que aqui ha tenido lugar. Y estoy 99.99% de acuerdo con tu punto de vista. Y eso no significa que desestime completamente los argumentos sobre los daños que provoca el cigarro en la salud. Lo que a mi me parece es que es un asunto de libertades, de tener libertad para decidir a partir de la información que se nos presenta desde distintas arenas. Estoy de acuerdo en proteger a la gente que no quiere fumar, pero también en que el acoso hacia los fumadores se ha vuelto criminal. Yo que no fumo mucho, tuve la ocurrencia de hacer "fumador1717" mi cuenta de correo y eso me genera un sermón cada que le doy a alguien mi dirección para el envío de algún documento. El problema, como dices, es que se enfoca desde el punto de vista moral: poniendo en un mismo saco a los fumadores, a los usuarios de otro tipo de drogas, y a los potenciales infractores de la ley... Personalmente creo, que las elecciones tienen sentido cuando se contextualizan con información plural y no prejuiciada sobre la cuestión. Vamos, que elegir una carrera profesional tiene sentido porque conoces una diversidad de opciones, y aún sabiendo que filosofía no es una opción particularmente redituable, sabes a lo que te atienes cuando eliges dedicarte a eso... Creo que si conoces todo el mal que haces a tu salud, y aun así decides ejercer tu libertad de fumar, estás en todo tu derecho. Y el límite es el derecho de los demás a un ambiente libre humo, en los términos razonables... Recordé lo que decía el español Javier Muguerza sobre el derecho a la infelicidad que nadie puede escatimar a las personas, en el marco de elecciones bien fundadas... Un abrazo

1+

Mario: tu sensato comentario aportó un poco de tranquilidad a una serie que ya se estaba volviendo solamente un intercambio de bravatas. A esta podría llamarla interesante pero nunca genial, según el concepto que manejo de genialidad. Es interesante, sí, ver cómo a partir de un artículo enfocado en el que creo es el campo preferido de Cinzcéu, el análisis discursivo, se puede derivar hacia una queja por el trámite doméstico de tener que lavar la ropa (hábito que, tenga esta el olor que tenga y aunque la OMS no haga campañas terroristas para fomentarlo, es muy importante para la salud de todos).

Todos: a esta altura me parece necesario aclarar que el término "terrorismo", en este caso aplicado al discurso, se refiere a lo que intenta imponerse mediante el recurso del miedo –terror- en el receptor y no busca su convencimiento a través de argumentaciones. "El terrorismo anticientífico es el de los fumadores" dice Xtian; tratando de imaginar lo que él intenta expresar, lo de los fumadores podría ser egoísmo, maldad, perversión, pero nunca "terrorismo". Sería importante usar bien el idioma aunque sea para lanzar insultos en blogs ajenos, máxime cuando uno se presenta como coordinador de un taller de escritura... y apuntala este dato refiriendo que lo dicta junto a una reconocida periodista... y por si hay algún despistado hasta indica en qué medio publica esta (cuántos diplomas y honores habrá detrás de anónimos nicks, que no los enarbolan porque basan su entidad en el universo blog en la validez de lo que publican).

Xtian: me sorprende que declarándote miembro de una minoría que aún hoy recibe el rechazo de gran parte de la sociedad seas tan fascista e histéricamente totalitario.

Cinzcéu: no voy a pedir disculpas porque te vas a enojar, jajajaja.

Xtian

1+: vos sí que levantás la puntería de la discusión, eh. La primera parte de tu última respuesta es interesante, quizás hasta tengas hasta razón.

Pero te fuiste al pasto con tu ataque personal hacia mí, que no me merezco. Nunca me presenté en este foro como nada más que como alguien que tiene un blog, todo eso que decís no lo dije en el comentario, lo dije en un link de mi blog que da una breve reseña para los lectores de mi blog que estén interesados.

Tu acusación no tiene fundamento, es ridícula y tiene mucha mala leche. Yo puedo calentarme más o menos en una discusión y cebarme con el discurso, pero esas chicanas personales no las uso.

Y no tengo ganas de que me las hagan, así que termino la discusión acá. Cuídense.

1+

Xtian: yo no ataco a nadie, sólo expongo mi opinión, y mucho menos acuso (no sé qué considerás "mi acusación") y, sobre todo, esto no es un foro: es un blog que editan un par de personajes que se llaman Cinzcéu y Grismar que tienen la amabilidad de dejar abierta la posibilidad de que otros personajes hagamos comentarios. No suelo contestar comentarios en mi blog –ni en otros- sin antes visitar el link correspondiente, para saber con quién estoy tratando. Si eso te molestó te pido disculpas, pero me resulta llamativo el cambio de tono que tuviste... "algo ha cambiado" cantaba Pappo hace añares.

Grismar: haz lo que yo digo y no lo que yo hago.

Cinzcéu

A.S.: Completamente de acuerdo con todo lo que decís, pero no te enojes porque está comprobado que con cada enojo tu vida se acorta en dos horas y media si te enojás muchas, muchas veces, tu vida se acorta tanto que te podés morir el mes pasado. Lo de fumar afuera de los bares dará lugar a nuevas tasas de incidencia del tabaco en la salud ya que quien sale a cagarse de frío es probable que se enferme más que el que se queda dentro del bar, al amparo de la ley. Un beso.

Mario: Junto con 1+, no llamaría "genial" a todo este intercambio. No desestimo completamente los daños que el humo provoque a la salud, lo que rechazo de plano es el discurso sanitario- terrorista, las falsedades disfrazadas de ciencia, el sermón moral que evita informar y, sobre todo, la disolución de libertades personales que, sin el soporte de aquel discurso sería mucho más difícil hacer pasar. Coincido en el acoso criminal contra los fumadores (por ley del Estado) y es clave tu mención al derecho a un ambiente libre de humo, "en los términos razonables...". Sin embargo, no parece haber en esto razonabilidad alguna. Un abrazo.

1+: Gracias por aclarar unas cuantas cosas que yo creía evidentes pero parece que algunos no comprendían o hacían como que no. Respecto de quienes en su sitio publican aspectos de su vida privada o exponen diplomas y honores, me parece que están en todo su derecho, es una elección respetable. Claro que no les asiste derecho a hacerlo público pero pretender que se ignore, ¿en qué quedamos? Es como si yo dijera que no vale decir que fumo porque eso lo dije más allá y no más acá. Un abrazo.

Xtian: No voy a discutir sobre lo que a Ud. le gustaría sino apenas dejar en claro un par de cosas. La primera ya se la explicó 1+: esto no es un foro. Llama la atención que quien edita al menos dos blogs (¿puedo decirlo?) y una larga experiencia en estos menesteres informáticos, confunda bananas con melones. Así es difícil sostener algún diálogo, siquiera sobre frutas.
En segundo lugar, dice que ha sufrido un "ataque personal" por parte de 1+: no sé a cuál se refiere pero no importa. Sólo le recuerdo que Ud. se presentó aquí (es un decir...) juzgándonos como "gente supuestamente culta e inteligente pero presa de un vicio totalmente idiota, frente al que son impotentes" y describe mi discurso como "alguna pelotuda lectura de Foucault y un poco de prosa de trinchera" que derivaría en "una tormenta perfecta, de estupidez". He leído presentaciones más corteses y menos ofensivas, máxime en espacio ajeno. A continuación responde a A.S. en términos de "oscurantistas pavotes que se las dan de rebeldes y libertarios". ¿Y ahora dice haber sufrido un "ataque personal"?
Por último, sepa que me tiene sin cuidado de qué tiene o no ganas pero Ud. no termina ninguna discusión "acá" porque "acá" nadie le ha cedido la última palabra: bastantes ofensas ya le he tolerado y no tengo ganas de tolerarle una más.

Xtian
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Los que acá dicen

Quienes sostenemos y administramos este sitio y en él publicamos estas opiniones y comentarios, tenemos algunas preferencias como entendemos que tiene el 90% de la gente, sea esto correcto o no. Por ejemplo:

a) No nos gusta que se utilice este espacio para desplegar el mismo tipo de discurso y de política que aquí denunciamos, exacerbado a tal punto como para sugerir "que ustedes disfruten de sus cánceres".
b) No nos gusta que se utilice este espacio para dirigir órdenes, hacia nosotros y nuestros lectores, del tipo "bajen el tono".
c) No nos gusta que se utilice este espacio para insistir en expresiones insultantes, hacia nosotros y nuestros lectores, del tipo "oscurantistas pavotes".
d) No nos gusta que se utilice este espacio para prejuzgar, a nosotros y nuestros lectores, con calificaciones como "gente presa de un vicio totalmente idiota, frente al que son impotentes".
e) No nos gusta que se utilice este espacio para descalificar nuestro discurso con impresiones subjetivas tales como "huele a sentimiento de culpabilidad" o en él "lo que se lee es otra cosa" distinta a la que se dice.
f) No nos gusta que se utilice este espacio para expresar opiniones político- morales sobre lo recto basadas en datos estadísticos imprecisos, tales como "lo correcto es que asumir que el cigarrillo jode. Es lo que opina el 90% de la gente".
g) No nos gusta que se utilice este espacio para provocar eternas polémicas de sordos que, por otra parte, quien guste puede sostenerlas en otros sitios específicamente orientados a ello.

No sabemos cuán educados, corteses y tolerantes somos y en todo caso cada cual sacará sus conclusiones al respecto. Sí sabemos que el artículo en cuestión, originado en una entrada de otra bitácora, dice "decidí no callarme y opté por hacerlo aquí para no abusar del espacio que se ofrece allí".
Se sabe que sobre gustos no hay nada escrito pero resulta que todas estas cosas no nos gustan. Y como este espacio es nuestro y no de otros con otros gustos (y con otros espacios para cultivarlos) queremos hacerlo explícito.
De todas las opciones técnicas que brinda este medio para administrar comentarios (admisión de usuarios registrados, aprobación previa de los editores, lisa y llana eliminación ulterior, etc.) nunca habíamos utilizado ninguna y esperamos no volverlas a usar.
Tampoco hemos apelado a dudosísimas normas de etiqueta que oportunamente hemos criticado.
Pero en adelante nos reservaremos el derecho inalienable de administrar nuestro sitio y sus comentarios conforme a nuestros gustos, tan respetables como los de cualquiera pero, al fin de cuentas, tan nuestros como lo que más.
Valga esta amable advertencia sobre gustos como aquella otra legalmente perimida por la cual un cartel solicitaba "Se ruega no fumar" y uno podía elegir permanecer o no en el lugar.
Muchas gracias.

Nacho

Por un lado me parece muy bien cuestiones el discurso de la OMS, que te preguntes por qué atacan al tabaco y no otros temas, qué intereses hay detrás, por qué les preocupa más esto que quienes mueren por no comer, lo que sea. Es fácil hacer que las estadísticas digan lo que uno quiere, también es cierto. Es fácil poner un titular, en un medio gráfico o en un informe "científico", que entre paréntesis cada vez se parecen más a los de los medios, que desvirtúe cualquier hecho y lo vea desde el ángulo que a mi posición le conviene. Está bien defender la libertad, que las decisiones sean producto de la información y deliberación y no de la imposición de alguien... todo bárbaro. Pero si arranqué con "está bien" se imaginarán que ahora viene un "pero".

Pese a todo esto, estoy a favor de la prohibición de fumar en lugares públicos. Es bastante sencillo... la decisión de fumar no sólo afecta al que fuma, sino también al que está más o menos cerca, para decirlo en los términos menos científicos posibles. Pero todo el mundo igual fuma en todos lados, y su derecho a fumar invade el de otros... solución en muchos años la verdad que no hubo (no vi muchos bares o boliches sin humo en decenas de años sin prohibición sinceramente), entonces no veo dónde está lo ilógico en que el Estado medie prohibiendo fumar en esos espacios públicos compartidos. Obviamente esto más bien debería ir acompañado de campañas de concientización (informativas y no terroristas, está bien), etc., pero si no se prohibe fumar, el humo sigue ahí, alguien no quiere fumar y lo están obligando, ¿eso no es un comportamiento autoritario? No todos los fumadores son así quizás, pero en la masa toda decisión individual se pierde... hay 20 tipos fumando y otros 20 fumando pasivamente, y llega un fumador respetuoso con ganas de prenderse un pucho. Seguramente se lo va a prender igual, si nadie está observando una norma de no fumar a simple vista... parece ser un ambiente permitido, correcto.

No tiene que ver con las decisiones privadas, son decisiones públicas y afectan al resto de la sociedad... no me parece igualable esto con los ejemplos que se dieron sobre "poner cámaras para ver si la gente usa preservativos" y cosas así. Si alguien fuma en su casa, es su casa y no está afectando a nadie más que a sí mismo (si fuma frente a su hijo de 2 años yo diría que sí, pero bueno, es un caso aparte)... si fuma en público sí.

Entiendo que algunos discursos molesten pero si yo me pongo a fumar en un bar y alguien me dice "no sabe lo mal que hace eso?" no me voy a poner a discutir sobre terrorismo sanitario, libertad vs. imposición paternalista, relación entre la OMS y el sistema capitalista y la finitud de los ciclos vitales de los seres vivos, o sí, estaría muy bien, pero primero voy a entender que más o menos lo que pretendía lograr con sus dichos era que apagara el cigarrillo, y que esa pretención era razonable.

Y también que es razonable no pretender que no se prohiba este comportamiento público y que en cambio los no fumadores deban uno a uno pedir que no se fume aquí y allá, en cada situación, a cada no fumador, y en cambio aceptar que se regule una conducta porque afecta la libertad, salud o el bien (para hablar en feos términos jurídicos) que sea de los demás.

Poner el foco en la libertad individual solamente es desviarse del eje de que el conflicto aquí está porque hay una superposición de libertades o derechos. El suicidio no está prohibido pero matarse usando una bomba neutrónica sí. Perdón por la frase efectista pero uso el ejemplo grosero para graficar cuál es la lógica del razonamiento. En su, o en nuestra a veces, torpeza discursiva, los que creemos que las leyes en este sentido están bien podemos faltar a la cortesía o deslizar alguna barbaridad que está muy bien que otros corrijan o remarquen, pero creo que hay que evitar dejarse cegar por eso (o por el uso legitimador de la voz de la ciencia que se hace en los medios o lo que sea) y ver que hay un punto válido detrás.

Cinzcéu

Nacho:
Primero, bienvenido a este panel de comentarios. Sos aquí el primero a favor de la ley y de la prohibición que lee, argumenta, razona y discute otras razones: segunda bienvenida, entonces, al diálogo sensato. Voy a tus proposiciones y a mis diferencias.
"La decisión de fumar no sólo afecta al que fuma [...] y su derecho a fumar invade el de otros...". Totalmente de acuerdo. El argumento no es nuevo ni original (tampoco los míos) pero debo reconocer que es legítimo. Esta colisión de derechos es cotidiana y tiene dos instancias de resolución: una, nos ponemos de acuerdo entre nosotros; dos, recurrimos a autoridad judicial. Decís que no nos ponemos de acuerdo ("solución en muchos años la verdad que no hubo"), entonces dirimimos ante quien no dirá quién tiene la razón sino cuál es el bien tutelado que, en el caso particular, amerita protección. Repito: autoridad judicial (no legislativa ni ejecutiva) para el caso particular (no general ni universal).
Decía por aquí A.S. que tiene que "bancar a los que hablan a los gritos". A mí también me molesta y mucho. Quizás tenga una sensibilidad especial con la polución sonora como otros la tienen con el humo y saltan histéricos si prendo un cigarrillo a 20 metros. Yo, como A.S., me tengo que bancar, porque vivo en un mundo que no es sólo mío. Como me jode el ruido y me hace mal, trato de evitarlo hasta donde puedo pero el ruido me invade. Me tomo el subte y junto a mí, a dos personas le suenan sus estridentes ringtones, atienden y gritan a centímetros de mi oído, ambas. Eso sin contar que hay "estudios científicos" (en los que creo tanto como en los otros, sólo que estos no están de moda) que dicen que las señales de los móviles hacen daño a usuarios y no usuarios. No obstante, una ley que prohibiera los celulares en lugares públicos sería autoritaria, totalitaria y anticonstitucional.
No hablemos, por ejemplo, de la polución automotora (más allá del ruido que el tránsito provoca, que es infernal). En los bares céntricos ya no se puede fumar en nombre de los espacios libres de humo, pero resulta que están situados en medio de una nube de smog y gases de combustión. Seguramente un tipo que vive 20 años en el cruce de dos avenidas ha tragado más tóxicos que los que se puedan tolerar. También hay "estudios científicos" (de estos hay más) y recuerdo una proposición terrorista que hace poco afirmaba que si se deja un bebé junto al Obelisco, muere en no sé cuánto tiempo. No obstante, una ley que prohibiera los automóviles en lugares públicos sería autoritaria, totalitaria y anticonstitucional.
"No tiene que ver con las decisiones privadas, son decisiones públicas y afectan al resto de la sociedad", decís. Coincido por completo... también para estos últimos dos casos. Y también para el muy buen ejemplo que daba Grismar acerca de filmar relaciones sexuales, al que yo daba otra vuelta de tuerca. ¿Por qué sería mi decisión privada tener sexo con mujeres u hombres o ambos, sin preservativo, y no una decisión que afecta la salud pública? ¿Acaso no hay otro discurso terrorista que dice que "se debe usar siempre" bajo pena de ser inconciente, responsable de la salud ajena y, a veces, criminal? No obstante, una ley que prohibiera tener sexo sin preservativo sería autoritaria, totalitaria y anticonstitucional.
"Si yo me pongo a fumar en un bar y alguien me dice 'no sabe lo mal que hace eso?'". Sí, sé que hace mal, gracias. ¿Y entonces? A tal pregunta yo podría responder con otra. ¿Sabe que esa milanesa completa que se está morfando le hace al menos tan mal como a mí el cigarrillo? ¿Sabe que esa pestilencia de fritura en aceite barato y quemado se me pega a la ropa y la voy a tener que lavar? No obstante, una ley que prohibiera la milanesa completa en espacios públicos sería autoritaria, totalitaria y anticonstitucional.
"Si alguien fuma en su casa, es su casa y no está afectando a nadie más que a sí mismo (si fuma frente a su hijo de 2 años yo diría que sí, pero bueno, es un caso aparte)". Es parte del caso. Hace tiempo leí que sus vecinos habían impedido que un londinense fumara dentro de su departamento porque el humo contaminaba los pasillos y les hacía daño a todos. Digamos que es un caso falso, exagerado o demasiado específico (yo no sé cuánto fumaría el tipo... ni qué). Lo que el terrorismo antitabaco dice blanco sobre negro es que el tabaco mata, así de simple, sin vueltas. Si yo amarro a mi hijo a la cama y lo azoto hasta que se desmaye, viene la cana y me lleva de las pestañas: está muy bien (opino yo), pasé el límite de mi derecho individual y paternal. ¿Cuánto creés que faltaría para que se procese penalmente a quien fuma en su casa compartida con menores? ¿Y por qué la ley debería proteger sólo a menores y no a mayores (la mujer, el viejo, el lumpen del cuñado) que no tienen otra opción que ser matados en su propia casa?
Cinzcéu, ¡no exageres! Ok, no exagero, pero no venga nadie a lamentar que jamás hubiera imaginado que se llegaría a tanto. Digo, porque también soy invadido en mi vida y espacio públicos por gente que no entiende cómo fue que empezó, cómo fue que ocurrió ("yo no lo voté", dice, por ejemplo).
"El suicidio no está prohibido pero matarse usando una bomba neutrónica sí". Es una frase efectista pero no amerita disculparse: yo a veces exageo más con ejemplos ad hoc. ¿Sabés qué pasa? Que a mi juicio podría valer (depende de los discursos de moda o demodé que se pongan en juego) para celulares, automóviles, forros y milanesas completas. ¿Milanesas no? Bueno, no sé, porque acá podría entrar el gasto público en salud (el by pass lo pagamos todos), la viudez de la viuda (la pensión la pagamos todos), la orfandad de los pibes (el costo lo pagamos todos) y así.
La libertad individual es algo que me importa mucho pero incluso menos que otras cosas. Me preocupa más el modo en que el Estado contemporáneo se hace más y más fascista, poco a poco, en silencio y con el apoyo activo o pasivo de las llamadas grandes mayorías.
La Historia, eso que se escribe después pero que revisamos para ver quiénes somos, da muchos ejemplos. Demasiados.
Un saludo.

PD: Sí, ya sé, esto es muy largo para comentario, pero como lo escribo desde mi casa y en blog propio, por ahora ¡son cosas mías!

Joan

El comentario de Nacho es totalmente sensato y el más sólido.

Hay algo que me hace ruido en el discurso de Cinzceu: esa mención del estado autoritario que impone algo, como si fuera por capricho. Bueno, resulta que todas las encuestas dicen que ese estado está alineado con la opinión de muchísimas personas, claramente una mayoría, entre las que se encuentran fumadores. Y más allá de que algunas cifran sean exageradas, muchos científicos sostienen que los efectos del tabaco no son levemente nocivos, sino gravísimos.

El tema de resolver el tema de manera judicial. La verdad, no entiendo que quiere decir, ¿que cada vez que alguien prende un cigarrillo tengo que sacar una fotografìa del aire en ese momento, presentarla a un juez, demostrar como esas partículas entraron en mis pulmones y a que vienen del cigarrillo y que el juez emita una orden de prohibición de fumar a esa persona? Eso se ha hecho, en los laboratorios, y digamos que el consenso, bastante claro es que aspirar humo de cigarrillo ajeno hace mal. Eso es en todos los estudios, salvo en aquellos en los que se ha puesto gente pagada por compañìas tabacaleras, para "relativizar" esos resultados. Digamos que si ponemos veedores en toda la ciencia, hay poco demostrable, pero hay un grado de razonabilidad suficiente para suponer, a esta altura que el cigarrillo es nocivo (o por lo menos, dado que en los fumadores hace tan mal, es razonable que 20 personas fumàndote cerca te haràn, por lo menos, un poco mal, y esto es fàcilmente observable, porque te da tos, te quedàs afònico, etc).

La lista de Cinzceu:

1. Los que hablan a los gritos. El caso es distinto en frecuencia. Dudo que alguien se cruce con 10 o 15 tìpicos gritones en cada boliche, bar, reuniòn, shopping, sala de espera que visite. Este es el caso de los cigarrillos. Entonces no se legisla el caso del gritón desubicado porque está menos entendido y porque los efectos de un gritón por día en un bar, son menos claros que el efecto de gente fumando en todos lados, no uno, sino muchos.

2. La poluciòn automotora: esto no es un argumento en contra de la ley antitabaco, sino un argumento a favor de regular los gases de emisión. Hay que luchar por eso, por más bicicletas, por más impuestos a la nafta, por energías alternativas que permitan finalmente prohibir los autos en regiones totalmente polucionadas como el obelisco, porque no es razonable en el microcentro que alguien use un auto para ir a paso de hombre y esos nos esté llenando de humo los pulmones a todos. No se hace porque la gente no es conciente del daño, no porque estén todos poseídos por la necesidad de defender la libertad individual de alguien que nos llena la atmòsfera de gases nocivos.

Acà hago una salvedad. Lo que Cinzceu denomina autoritarismo anticonstitucional o fascismo, es un simple acuerdo comunitario, de que algunas conductas deben ser prohibidas, de que todos podemos acordar algunas cosas que no son buenas en cuestiones de salud. La constituciòn defiende el derecho de hacer eso en privado, pero no cuando afecta a los demàs, asì de simple.

La ley no prohibe tener sexo sin preservativo, asì que no entendì este paralelo.

Lo de la milanesa completa es distinto. El frito de la milanesa no salta al plato de al lado y le inyecta sus calorìas. Cuando uno come una completa sabe lo que come. Lo que sì es ilegal es que ese restaurant le haya puesto sustancias prohibidas a la milanesa. Este es otro paralelo falso. El paralelo existiría si los fumadores fumaran con escafandras y aspiraran su propio humo ellos solos. No habría ninguna ley. Podemos reemplazar la ley actual pidièndole a los fumadores que usen sus escafandras en todos lados.

De todos estos paralelos el que queda es el paralelo con los gases de los autos. Y ese paralelo claro muestra lo que pasa acà. Nada de fascismo, ni autoritarismo ni terrorismo. Consenso de que algunas cosas hacen tan mal que es mejor entre todos poner reglas para convivir que sino son injustas con el que tiene que chupar el humo. Esa conciencia llegò despuès de 50 años. Con el petròleo y otros agentes contaminantes, llegarà, espero, pronto. Por otro lado, lo que hay, tambièn es situaciones pràcticas de legislar y otras que no. Hay cosas màs difusas. Cuando alguien prende un cigarrillo, clarìsimo, ¿por què no fumàs afuera, que el cigarrillo molesta y hace mal? Con otras cosas (sustancias que nos meten en las comidas) es màs difìcil de legislar (y aun asi hay que seguir reclamàndole al estado que haga mejores controles).

Hay que apuntar los cañones potentes contra las grandes causas autoritas. Pedirle a alguien que salga a fumar afuera no es terrorismo ni autoritarismo. Es una incomodidad, seguramente. Pero tambièn un derecho y una mejor opciòn para la mayorìa.

Cinzcéu

Joan: A mí lo que me hace ruido es que no haya leído más arriba la advertencia acerca de lo que no nos gusta, empezando por su punto a) y terminando por su punto g). Imagine que yo me apareciera en su casa y en cuanto Ud. me advierte que no le gusta que allí se fume, yo enciendo dos cigarros y una pipa. Literalmente, no le gustaría.
Esto no es un foro, también lo hemos dicho. Ud. puede apuntar sus cañones potentes desde y hacia donde quiera pero le ruego no me diga acá hacia donde debo apuntar los míos. También le pido que lea con atención, analice y reflexione antes de comentar porque de lo contrario me hace quedar como ignorante y/o estúpido a partir de una lectura sesgada y parcial de argumentos que, en parte, confiesa no entender.
Le propongo una cosa: abra un sitio, un blog, un foro, una lista de correo o lo que le plazca y publique allí sus opiniones sobre ley antitabaco u otras, sobre derecho basado en encuestas, sobre ciencia, conciencia y consenso, sobre validez de las analogías y paralelos, sobre lucha social por más bicicletas o sobre cualquier otra cosa que Ud. considere de interés. Yo me comprometo a no entrar allí al solo efecto de opinar todo lo contrario.
Saludos.

Spock

Soy lector del blog, aunque nunca comente antes.

En cuanto al intercambio, me parece muy interesante. La verdad que estoy de acuerdo con casi todos, pero parcialmente. (Creo que deberia permitirse lugares para fumadores y para no fumadores).

Pero lo que me molesta como lector es que hay un tono paternalista en eso de borrar comentarios o decirle a alguien que si no se ciñe a las reglas a a g se le borran los comentarios, cuando esa persona simplemente esta en desacuerdo.

El desacuerdo y el debate son formas constructivas de intercambio. Quizas Xtian use frases fuertes o hasta insultos, pero este post usa la palabra terrorismo y terminos como fascismo, etc, asi que es raro recortarle el derecho a usar "herraminetas discursivas" (la ironia, la exageracion, etc) que se usan tambien en el post.

En el caso de Joan o Nacho, sus comentarios son perfectamente educados, solo expresan un desacuerdo mas radical. Como lector, a mi eso me sirve.

Creo que es un desproposito plantarse delante del fascismo o el terrorismo o el paternalismo solo desde lo discursivo, hay que tambien actuar en consecuencia y abrirse al disenso.

Entiendo perfectamente que esto es un blog. Leo muchos blogs. Pero entiendo que si se dejan abierto los comentarios se esta invitando implicitamente invitando al disenso. Si ese no es el caso, deberian advertir que esto es un blog preocupado fundamentalmente con etiqueta y abierto al comentario solo de amigos o gente que acuerda.

Como en un post anterior indicaron precisamente que ese no era el caso, planteo esto en este comentario.

Si lo que quiero es gente toda educadita y que esta de acuerdo, miro el programa de Luis Majul. Espero, como lector, que ese blog no se convierta en eso.

1+

Spock: según entiendo lo que les molesta a Lo que acá dicen no es el disenso sino que les digan qué hacer. No es lo mismo "yo opino lo contrario" que "ustedes deberían opinar distinto", me parece. En cuanto a "Quizas Xtian use frases fuertes o hasta insultos, pero este post usa la palabra terrorismo (...)" ya expliqué yo más arriba la definición del término, y también hay aquí un enlace al diccionario de la RAE.

Cinzcéu: qué sugestivo que habiéndose publicado aquí artículos sobre los más diversos temas, algunos de ellos bastante polémicos, sólo con éste se haya dado un fenómeno como el que precede... ¡Ah! Ayer repartieron en mi trabajo la notificación oficial y escrita de que la empresa será "libre de humo". Siendo una imposición inapelable y que por lo tanto no necesita argumentación alguna, la nota está plagada de inicio a fin de frases terroristas: "la mayor causa comprobada de enfermedad, incapacidad y muerte de nuestro tiempo" (la negrita no es mía, es de ellos), en Irak creo que es otra...

Cinzcéu

Spock: Yo también creo que debería haber sitios libres de humo y otros no (ya lo he dicho en varios lugares y de varios modos), por eso no estoy de acuerdo con casi todos ya que el planteo de los defensores de la prohibición tiende (tiende, dije tiende…) a ser otro. Por ejemplo: Ambientes 100% libres de humo de tabaco: la única respuesta. Cuando la máxima autoridad mundial en materia de salud es así de clara e impone al mundo una "respuesta única", no sólo no acuerdo sino que denuncio. Ahí está el efecto de este discurso terrorista en el lugar de trabajo de 1+ y en tantos otros del planeta y de esto habla mi artículo, no de otra cantidad de cosas que alguna gente se ha empeñado en "comentar".

Definitivamente no hay en este sitio un tono "paternalista". Paternalismo sería la pretensión de actuar como padres de nuestros lectores, ejerciendo autoridad y/o protección sobre sus decisiones. Paternalista es, por ejemplo, una ley que reprime para proteger al reprimido de lo que no sería conciente debido a su supuesta inmadurez. Paternalista no es, por ejemplo, un cartel que prohibe tal cosa en tal lugar; podrá ser más o menos autoritario pero nunca paternalista.
No he (ni hemos) dicho a nadie que "si no se ciñe a las reglas a) a g) se le borran los comentarios". En primer lugar, no he (ni hemos) hablado de "reglas" sino de "gustos" y luego hice una comparación contundente con aquel al que no le gusta que fumen en su casa. Es verdad que mis comparaciones no son comprendidas y/o son descalificadas por quienes defienden las actuales políticas antitabaco. No deja de resultar curioso puesto que no se han cuestionado ni descalificado analogías incluso más audaces que hemos desparramado en un centenar largo de artículos y muchos más comentarios. También es curioso que quienes no las comprenden y/o las consideran indignas sean exclusivamente los que han aterrizado en los comentarios a este post con el aparentemente único fin de repetir parte de los argumentos que criticamos.

En segundo lugar, decís que sos lector de este sitio, por lo tanto habrás visto que hemos borrado un solo comentario en casi dos años y eso tras tolerar una serie de planteos ofensivos que no borramos, de advertir (yo) a ese "lector" que no estaba dispuesto a tolerarle una ofensa más y, a continuación, de dar cuenta (nosotros) de nuestras razones y de nuestro disgusto por ese tipo de "comentarios" y por la decisión que acabábamos de aplicar.
No entiendo por qué señalás que los comentarios de Nacho y Joan son "perfectamente educados" cuando nadie ha dicho lo contrario. El de Nacho, lo he leído y respondido atentamente dándole la "bienvenida al diálogo sensato". El de Joan también lo he leído y respondido pese a que no va más allá de la repetición del discurso que aquí se critica. Ninguno de los dos ha sido borrado; tampoco el tuyo que estoy respondiendo en extenso.
No creo que no nos abramos al disenso y mucho menos que haya inconsecuencia de nuestra parte entre denunciar fascismo, terrorismo y paternalismo y administrar nuestro sitio conforme nuestros gustos, redundando en respuestas, advertencias y explicaciones al respecto.
Respeto tu opinión acerca de que "el desacuerdo y el debate son formas constructivas de intercambio" pero no la comparto en términos de premisa general. Considero que hay formas destructivas de la provocación polémica y por lo tanto decido no abonarles su camino. ¿Eso es no abrirse al disenso o ser consecuente con la propia opinión?
De pleno derecho opino (y demuestro para quien le interese) que hay terrorismo antitabaco, que ese terrorismo empieza en el discurso y que su extensión y consolidación son nefastas. Tal como he señalado, elijo hablar de esto acá y no allá (en la bitácora que motivó mi post) porque juzgo abusivo meterme a pelear en la casa de quien me abre sus puertas y, en esto, opina opuesto a mí. Es, además, estéril. Ahora bien, ¿creés que habría consecuencia de mi parte si ofrezco alegremente este espacio para la reproducción del discurso que juzgo nefasto, denuncio y combato?
Si dejamos abiertos los comentarios (y no tengas dudas de que lo seguiremos haciendo) no estamos "implícitamente invitando al disenso" sino al comentario y si, obligados por una circunstancia excepcional, hacemos explícito lo que no nos gusta respecto de algunos comentarios, estamos invitando a respetar nuestros gustos en nuestro sitio y a expresar en él las opiniones dentro de determinado marco. ¿Conocés algún otro espacio medianamente serio (no una cueva de irresponsables y/o de provocadores) que "invite al disenso" abierto, completo y radical sin restricciones?

Por último, me gustaría dejar planteada una pregunta para la que tengo algunas hipótesis pero ninguna respuesta definitiva. Es la misma que aborda 1+ en el comentario anterior. Abrimos este sitio hace cerca de dos años, hemos publicado cerca de 150 artículos y (junto con nuestros lectores) poco menos de 1000 comentarios. Nuestros estilo, tonos y temas no son especialmente "amables", "livianos" ni "correctos" (digamos que no pueden confundirse con editoriales y reportajes de Luis Majul) y han concitado el interés de un puñado de lectores, algunos muy constantes y otros que vienen y van, como es de esperar.
La pregunta es: ¿por qué en esta entrada una cantidad de nuevos lectores hasta aquí desconocidos (la mitad de los cuales no parece tener blog ni mail lo cual no es obligatorio, por supuesto, sólo me resulta una curiosidad), se siente impelida a cuestionar lo que opinamos, cómo lo opinamos, qué respondemos, cómo nos portamos y cuáles serían nuestros supuestos o efectivos despropósitos e inconsecuencias? Y otra más, vinculada: ¿por qué en esta entrada no sólo alcanzamos nuestro récord absoluto de comentarios sino, sobre todo, la más alta cantidad de aquellos que no parten del artículo sino de algún discurso exterior e insisten en referir lo que no dijimos como si lo hubiésemos dicho?
Espero, como autor y como editor, que este blog no se convierta en eso, que sigas leyéndolo y que cuando gustes comentes los demás posts.
Saludos.

1+: Lamento la notificación y agradezco la negrita, ejemplo absoluto de lo que a veces digo (cuando me dejan y no tengo que andar justificando lo injustificable). Si en Irak la mayor causa es otra, ha de ser por el triunfo democrático de las políticas antitabaco.
Un abrazo.

Grismar

Spock: interesante el nick que elegiste, supongo que te interesará el análisis. Después de lo dicho por Cinzcéu me queda muy poco por agregar, sólo me detengo en una frase tuya, y lo hago, aún siendo un post de mi compañero, porque hablás de una política del blog, y te dirigís, correctamente, a ambos. Decís "si lo que quiero es gente educadita", bien, quitando el diminutivo en sentido irónico, en mi blog, como en mi casa, yo quiero gente educada, y confundir disenso con educación es una falta de esta última. Puedo ir a tu casa, en respuesta a una invitación o a una puerta abierta, y disentir,incluso cuestionarte, algo de tu forma de vida. Si lo hago con argumentos y respeto podremos tener un interesante debate, pero si llego a decirte cómo tenés que vivir, y lo que tenés que decir, en algún momento me dirías, con todo derecho, que si no me gusta me vaya, y si insisto en entrar a los gritos porque no me "obedecés", me sacarías como sea, porque es tu casa, y porque te respetás a vos mismo. No veo paternalismo, ni autoritarismo, sino una base elemental de respeto, que no significa te banco lo que sea.
El comentario invita a lo que dice, a comentar, comentar el post, sea en acuerdo o desacuerdo, con argumentos, que es lo que suele haber en nuestros post, y, básicamente, con educación, que no significa citar autores o no tener faltas de ortografía, sino respetar al otro. No queremos "amigos o gente que acuerda", de hecho si alguien entrase con un nick a los gritos y después se lo cambiara, cambiando también el tono, le responderíamos a lo que dice, no a una x persona.
Pero me estoy extendiendo cuando Cinzcéu ya dijo todo. Sólo un detalle, si alguna vez voy a tu casa y trato de imponerme, te agredo, te descalifico, te patoteo, por favor, echame, me harías un favor. Saludos.

joan
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Nacho

Vuelvo de mi exilio y retomo la conversación donde la habíamos dejado:

Gracias por las bienvenidas.

No comprendo del todo por qué limitás las posibles resoluciones de estos conflictos al consenso o la instancia judicial. Es decir, soluciones caso por caso. Lo cual, en la práctica, es limitar todo a la posibilidad del consenso extra-judicial, porque quién le va a hacer un juicio a un desconocido por fumar en un bar enfrente suyo. (y qué Estado no colapsaría si se hiciera un juicio toda vez que estos conflictos de intereses surgieran)

La decisión legislativa me parece la mejor porque es general, y sanciona al dueño del bar que sea si en su local de 2 x 2 permite fumar, lo cual es algo aplicable, a diferencia de la persecusión individual y judicial de fumadores.

Tampoco soporto la forma en que los ringtones se apropian de las ondas sonoras de las ciudades, y estaría muy bien reducir el smog, pero de nuevo, me parece casos legislables sin necesidad de caer en el autoritarismo. "Legislables" en sentido laxo a veces: "por favor, apague su celular antes de entrar" (o "póngalo en moo silencioso", "vibrador", o lo que sea), en la entrada de bibliotecas o aulas de universidades, los lugares donde realmente son un problema. Primera cosa que retomo de Joan y que me pareció bien: si una persona grita en la calle, no es un problema para la sociedad. Si de repente se pone de moda gritar en la calle dando vueltas en forma de trompo sobre el propio eje mientras tanto, porque en un programa de televisión alguien hace lo mismo (?), y tenemos 5 personas por cuadra, 15 en casos de calles como Corrientes, y 150 en casos como Florida, entonces será razonable poner una norma al respecto, pues la salud mental de quienes no deseen girar como trompos y gritar por las calles se verá seriamente comprometida (lo bueno inclusive sería que no haría falta la legitimación vía estudio científico, básicamente se podría argumentar que "nos tienen los huevos al plato estos pelotudos del trompo humano"). Me fui al carajo. Decía, que decenas y decenas de personas estaban fumando en lugares públicos, cerrados, etc., y esto constituía un problema para quienes no deseaban convivir con ese humo. ¿Qué solución "no autoritaria" tenemos para esto? Pedirle a uno por uno que apaguen el faso es un poco complejo, más cuando es común que algunos respondan pidiéndote que vuelvas por donde viniste (salvo para los que nacieron por cesárea). Es impráctico e impracticable casi. ¿Cómo paro en un boliche a 50 tipos fumando? ¿Le escribo un cartel al disc jockey pidiendo que detenga la música unos segundos para poder pedirle personalmente a los fumadores que consideren que están en presencia de otros que no lo son?

Vuelvo a los casos particulares, retomando una segunda cosa de Joan: ¡sería fantástica una legislación que limitara los autos para ciertas zonas seriamente comprometidas por la polución! Claro que esto sólo si se lo acompañara brindando medios de transporte alternativos. Mejor transporte público... ¡bicicletas! Hay que volver a la bicicleta, esto se me ocurrió el otro día y pensando en algo totalmente no relacionado con esto (el tema energético, y la gente que va a comprar unos beldent al autoservicio de la otra cuadra en una cuatro por cuatro para seis personas), pero es un medio de transporte fantástico, económico (en ambos sentidos: barato de comprar y de mantener)... es hasta divertido. Me desvié del eje de nuevo. Creo que no le tengo tanto miedo al Estado. No a la idea del Estado al menos. Depende qué estado sea el que se construye, claro. Justamente en el terreno político tenemos un debate al respecto, en forma velada si se quiere, pero presente en argentina hace un buen tiempo, sobre un modelo con más y otro con menos Estado. El tema es que los que proponen más muchas veces traen aparejada con su modelo una gigantesca ineficiencia, estructuras corruptas, en fin. Pero eso no quiere decir que esté mal el Estado "en sí". Hay que mejorarlo. Esto es aplicable a temas más mundanos como éste también.

Lo del padre es más complejo, y nos lleva a otra polémica. Casi no hay lugares, salvo el hogar de alguien que no vive en compañía de no fumadores o el campo mismo, donde fumar no afecte a otro. Y acá es donde por lo menos yo veo claramente lo malo del cigarrillo, y veo razonable que se intente hacer que la gente no fume. Que elija no fumar, no que le peguen un tiro si prende un faso, pero que no fume. Porque a la larga termina afectando a todo el mundo. Es delicado porque ya parece tocar la libertad individual, pero por eso usé el verbo elegir. Hacer campañas, gravar a las tabacaleras, gravar las publicidades de tabaco también (esto sobre todo, hacer que no capten más pibes de 15 años diciendo que fumando van a levantarse minas). Muy poca gente sentiría necesidad de fumar si no se le hubiera impuesto la necesidad en su momento.

Esto se está haciendo larguísimo me parece. Espero no moleste.

Hay algo que creo no se me entendió. Cuando inventaba el ejemplo de la persona que se acerca y me dice "¿no sabe lo mal que hace esto?" señalándome el cigarrillo, me refería a los ejemplos que dieron ustedes, los molestos, los que creo que te hacen decir, Cinzéu, muchas de estas cosas, entre otras "sí, ya sé" y seguir fumando. Pero lo mío era un llamado a cierta tolerencia discursiva. Está bien, no se expresó en forma ideal, pero entendámoslo y no fumemos en espacios donde al otro le pueda molestar. (si además de esto se da un diálogo sobre el tema como decía antes, entonces brillante, bienvenidísimo)

¿Qué haría yo si se me diera poder supremo para legislar sobre este tema? No mentir me parece una buena medida inicial, y es un buen punto que han remarcado. Ampliar la prohibición a lugares donde no está sería la segunda (la UBA es irrespirable gracias a la autonomía universitaria, y ni hablar de la Provincia de Buenos Aires). Brindar alternativas a los fumadores sería la tercera. Lugares para despuntar el vicio, por un lado (¿qué tal poner baños para fumadores y no fumadores en lugares grandes, donde valga la pena contar con más de uno? Obviamente no debería ser la única opción, también salas de lectura si voy a prohibirlo en una biblioteca, o un livingcito en lugares laborales, etc.), reemplazantes del cigarrillo si quieren intentar abandonarlo, por otro (ahí nos podemos volver bolivarianos y difundir la masticación de hoja de coca). Cuarta, asegurarme de que haya la menor cantidad posible de fumadores nuevos. Si hay un lugar donde me encantaría ver más Estado es en la jungla de la publicidad, donde hoy se le puede decir pelotudo a quien no compra el producto de cierta empresa mil veces por día sin que a nadie se le mueva un pelo (en realidad, en el mundo ideal, directamente la publicidad no existe. Creo que vamos a estar de acuerdo en esto). Quinta, mantener los oídos atentos a los que tengan objeciones a las primeras cuatro...

Sexta: leer más el principito. Bueno, no tiene nada que ver, pero debería haber hecho alguna mención a él en el primer comment. Qué lindo libro.

Cinzcéu

Nacho: Empiezo por el final. Sexta: ¡qué lindo libro es El Principito! A veces siento que sería muy sano releer algunos libros "infantiles" como ése y algunos otros que ya he citado, por ejemplo Alicia a través del espejo. En todo caso, más sano que releer (bah, reproducir, porque leer, lo que se dice leer, se lee bien poco) el discurso terrorista de la medicina política oficial.
Voy al resto de tus propuestas. Primera: no mentir; acuerdo por completo, 100%. Segunda: ampliar la prohibición; ni en mi pedo más atroz. Tercera: lugares para despuntar el vicio; un vicio es un defecto moral, falta de rectitud o hábito de obrar mal: rechazo de plano tal calificación, se trata de respetar legítimos derechos y no de discriminar supuestos defectos. Cuarta: menor cantidad de fumadores nuevos; no sería atribución del Estado fijarse tal objetivo sino garantizar la libertad de cada cual (y en mi mundo ideal la publicidad existe porque no lo imagino sin dispositivos del hacer pública una parte de la socialidad, pero de todos modos, no vivimos en mi ni en tu mundo ideal, sino en éste). Quinta: mantener los oídos atentos a los que tengan objeciones a las primeras cuatro; yo tengo objeciones: ¡atiéndanme! (ya sé que no me atienden, pero estoy acostumbrado).
Balance general: no estoy de acuerdo en casi nada ni estoy molesto por la extensión. El resto ya está dicho (no sólo por mí) de todos los modos posibles y seguramente diré algo más... en algún otro momento.
Saludos.

Nacho

Sí, claro, ya sabía que en la segunda no íbamos a acordar.

6. m. Gusto especial o demasiado apetito de algo, que incita a usarlo frecuentemente y con exceso.

Utilizo esta acepción de vicio y no otras condenatorias que parecen salidas de la inquisición. Igual, está bien, es una palabra poco feliz, la usé básicamente porque a veces el lugar común sale solo ("despuntar el vicio" en este caso).

Con respecto a publicidad, me refería a la publicidad no en el sentido difusor, sino en el sentido deformador, hablando mal y pronto. Por otros posts tuyos, y por tu gusto por tu gusto por el análisis del discurso o por menciones a Mitologías de Barthes, imaginé que coincidiríamos acá.

En cuanto a la noción del Estado, evidentemente tenemos dos preferencias diferentes. La mía se basa en la idea de que el individuo nunca puede escoger en base a la nada misma, y siempre de una u otra manera lo vas a estar influenciando. Entonces prefiero influenciarlo para que no se mate fumando, en vez de dejar que otros lo influencien para que sí lo haga. Si luego elige fumar igual, está perfecto, es su decisión.

Nacho

Ah! Otra cosa que me olvido desde el otro día: en respuesta a la pregunta sobre por qué este post tuvo tantos comments y no otros, al menos yo digo que, principalmente, hace no mucho que conozco el blog. Luego, sí, el tema me interesa, y me interesó la forma en que fue planteado aquí, con mejores argumentos que en otros lados donde simplemente se le gritaba facho al que opinaba a favor. Lo curioso es que coincido con la mayoría de lo ellos, pero igual sigo viendo un agujero en algún lado del razonamiento que hace que no me convenza.

Cinzcéu

Nacho: Debo reconocer que esa sexta acepción de "vicio" resulta más blanda y menos de la (Santa) Inquisición, no obstante se basa en la demasía y el exceso, lo que se aparta de un supuesto normal o correcto, al igual que las doce acepciones que da el DRAE. Me gustan los lugares comunes y entre ellos el de "despuntar el vicio" pero comprenderás que dejar pasar ése, justo acá, es medio riesgoso.
Sobre publicidad y Estado, separados o juntos, se podrían escribir libros enteros (ya se ha hecho). El tema es políticamente crucial, tanto en este caso como en muchos otros. Sintetizo: visto lo visto y dicho lo dicho del actual Estado, prefiero que influya lo menos posible en la cultura, los hábitos y la vida social; le temo mucho más que a las (constitutivas) reducciones y exageraciones de la publicidad, sin lugar a dudas. Por eso me centré en la OMS, un organismo pseudocientífico, supraestatal y básicamente "publicitario" al cual se disciplinan los Estados con sus instrumentos político- legales, tal como a la ONU se disciplinan con sus instrumentos político- militares.
Yo preferiría una comunidad humana mundial sin clases y sin Estado pero como vivo en este mundo maravilloso y no en la fantasía poética de Lennon o en la fantasía política de Durruti (no casualmente a ambos los mataron en este mundo y no en otros) no me queda más que soportarlo y tratar de que no se llueva. Esto no niega reclamar que aún este Estado cumpla roles necesarios que no cumple: uno de ellos, informar de manera seria, amplia y responsable en lugar de agitar consignas terroristas y basar en ellas parte de su legislación.
Por último, hace poco que conocés este blog y hace poco que conozco el tuyo (y de Val). Comenté allá (en más de una entrada), me respondiste allá; comentaste acá (en más de una entrada), te respondí acá. Eso, por suerte, siempre pasa y no exacerba mi curiosidad del modo que lo hacen otros fenómenos más extraños por los cuales me preguntaba.
Gracias por el reconocimiento de que aquí hay argumentos (coincidas o no con ellos) porque algunos sólo opinan que el que fuma es adicto, el adicto es enfermo, su balbuceo es hueco (incluso por ahí se babea como El Loco en manicomios de película) y su palabra debe ser desestimada ipso facto, medicada (versión facho- humanista) o prohibida (versión facho- ortodoxa).
Saludos.