miércoles, noviembre 16, 2005

El blog es una opción disponible

Como señala el editorial que inauguró este espacio, la pregunta por qué es un blog, en qué consiste y para qué sirve está a la orden del día. A veces, como en nuestro caso, remite de manera específica a las características de un formato, a los géneros que alberga y a sus modalidades de utilización. Otras veces se enmarca en temas mucho más generales referidos a la comunicación, los vínculos humanos y la virtualidad, término éste del que se hace uso y abuso para explicar(nos) a los más necios que en internet uno no puede besarse, abrazarse ni tocarse. Verdad de perogrullo: uno no puede pero le basta apagar el equipo y salir a la calle para besar, abrazar y tocar al resto de la especie en lugar de sentarse frente al monitor a denunciar y lamentar lo mal que está esa misma situación.
Hace un cuarto de siglo yo tenía escrita una breve serie de poemas que consideraba debía conocer la humanidad. Pasé horas tipeándolos al milímetro en una Lettera 32 de Olivetti no sin antes haber diseñado su secuencia, su puesta en página y su plan de edición. Después dibujé y compuse tapa, contratapa e ilustraciones interiores y salí a buscar presupuesto de fotoduplicación. Después armé uno a uno los ejemplares, fabriqué con un punzón los orificios por los cuales pasar y cerrar a mano cada uno de los ganchos encuadernadores porque carecía de una abrochadora de las dimensiones adecuadas. Después encaré el marketing y la distribución, regalé a amigos y familiares, envié por correo a diversas revistas y coloqué en consignación en varios kioscos de la Avenida Corrientes cuyos canillitas tras un par de meses me decían: "de los cuatro te vendí dos, dejame tres a ver qué pasa". Por entonces un amigo -ayer músico, poeta y albañil; hoy músico, poeta y profesor de Historia- me confesó que era el primer y único libro que había leído completo. Después leí con orgullo una breve y elogiosa reseña de Gloria Guerrero en la revista Hurra: imaginen caricatura en tapa del Flaco y Charly y dentro la Guerrero recomendando que se me lea. Después recuperé los costos, agoté la primera edición e hice una segunda de menor calidad -había aprendido que el fondo negro de la tapa encarecía el proyecto- a pedido de algunos lectores que en algún momento también agoté (sí, la ambigüedad de la sintaxis dice ambas cosas: se agotaron tanto los ejemplares cuanto los lectores; y la polisemia del verbo agotar permite todas las lecturas que se deseen).
Hace años que no escribo poesía aunque la poesía está siempre ahí, acechando todo lo que escriba y con frecuencia lo que no escriba. Seguramente aquel humilde, audaz y balbuceante emprendimiento editorial signó buena parte de lo que fui, de lo que soy y de lo que seré. Ésas, son cosas mías.
La cuestión es que pienso en alguien un cuarto de siglo más joven que yo con inquietudes semejantes a las que yo entonces tenía y veo que hoy tiene dos opciones igualmente respetables:
a) repetir la rutina artesanal de la Lettera -o incluso volver a la pluma de ganso-, la ardua y lenta composición manual, los prolijos orificios a punzón, la distribución postal y/o en kioscos;
b) abrir un blog y echar mano a las nuevas herramientas disponibles.
Un blog es una opción disponible y disponer de una opción jamás puede ser malo: basta pensar lo bueno que sería poder elegir si se larga o no a llover.

15 comentarios:

oflodA

"...pero le basta apagar el equipo y salir a la calle para besar, abrazar y tocar al resto de la especie en lugar de sentarse frente al monitor a denunciar y lamentar lo mal que está esa misma situación."

Es verdad. ¿Pero no te da la sensación de que hay quienes ya han olvidado esta alternativa, compenetrados como están con su mundo virtual? No digo vos, no digo yo, ni digo ella... Pero algunos.

Y de la misma manera entonces me digo, me pregunto, te pregunto: ¿no será acaso posible, al menos en cierto punto, ciertas lluvias, no digo todas, por supuesto, pero sí algunas de ellas, las que pasan más por adentro de uno mismo, digo no será acaso posible decidir si dejamos o no que se largue a llover?

Confieso que yo mismo no he aprendido cómo hacerlo, pero ciertos arcanos que me hablan de danzas y hechicerías sugieren que así como puede convocarse la lluvia en tiempos de sequía, del mismo modo acaso es posible lo contrario en tiempos de tempestad.

Don físico

Solo quería decir que me encantaría leer tus poemas cinzceu.

Grismar

Hay una gran dosis de romanticismo que acompaña al trabajo "artesanal", que articula con ideas semejantes, la comida "casera" (aún en un restaurant), el leer un libro, la carta manuscrita, etc. que se opone a lo que se supone mecanizado, una suerte de valor agregado que no debería formar parte de la valoración de, en este caso, la poesía en sí misma, pero suma. Disponer de cada opción jamás puede ser malo, a menos que se lo prejuicie desde algún extraño parámetro que dice que cuanto más complicado sea, mejor. Imagino que Gutemberg se habrá topado también con esos prejuicios.

Cinzcéu

OflodA: No me da esa sensación ni me excluyo: quizás sí yo haya olvidado pero el olvido es una opción. No comparto la noción de mundo "virtual" porque ni siquiera sé qué significa: para mí esto es tan "real" como un asado, un día laboral o un programa de TV y hace cuatro años que confío ciegamente en alguien que conozco muy bien sólo a través de la web y desconfío de muchos otros que beso, abrazo y toco a diario. Hay lluvias interiores y exteriores, claro: de la que hablo es una tormenta exterior la cual no impide que cada cual, aún bajo ella, cultive su propio jardín.
Mr_Deseo: Esos poemas están agotados junto a sus autores y lectores. I'm sorry.
Grismar: Gutemberg y tantos más...

Forrest gump

Yo no tengo mundos virtuales, son todos reales. El blog es una opción disponible, otra es la calle, que te quedes en una es necio cada cual tiene su parte.

oflodA

Yo desde afuera de algunos blog a veces coqueteo con esta idea:

¿Y si es mentira que hay un montón de gente escribiendo? ¿Si en realidad no son sino uno solo, con diferentes nicks, discutiendo y conversando con él/ella mismo/a?

No estaría mal, por cierto. Yo suelo discutir conmigo (pero no uso la computadora para eso, nos agarramos de los pelos en directo, conmigo mismo).

Simplemente es una idea...

Grismar

Ofloda: todos tenemos discusiones con nosotros mismos, incluso por escrito, pero convengamos que hacer un blog, postear, leerte y comentarte a vos mismo ameritaría tener a mano el número de algún psicólogo de guardia. Por otro lado sería todo un desafío (interesante) lograr estilos tan distintos como muchos de los que se leen y que nadie pudiese reconocerte (la sintaxis nos vende)(además, si sólo es uno, sabría que es él). Como idea es sugestiva, alguna vez vi a alguien chateando consigo mismo. Personalmente prefiero creer que siempre hay otro, pero si alguna vez se acaba el mundo y me quedo sola ya sé cómo entretenerme.
P.D.: Aunque puede ser que en realidad no haya nadie más, sólo desdoblamientos de nosotros mismos que desconocen que son uno, en cuyo caso habría que preguntarse si son sólo uno, o tantos como se expresan. Y si uno cree que también es el otro, pero el otro no está ni ahí de aceptar que es uno (o sea, el otro), estamos en un problema.

Grismar

Forrest: de acuerdo. Son decisiones, lo que no quita que haya decisiones necias.

Cinzcéu

No sé si será uno desdoblado o muchos sin dobleces pero más allá del número empiezo a no entender cómo se llega a estos temas. Esto en las buenas épocas de la pluma de ganso no pasaba y el ser humano se comprendía, besaba, abrazaba y tocaba todo el tiempo.
Forrest: Como dijo alguno, "hay otros mundos pero están todos en este".

C@rpe Diem

Menudo problema escribir y comentarse uno solito en el blog, sería digno a estudio siquiatrico digo.
Cinzcéu y por qué hace años que no escribes poesia? no te seduce? podrías deleitarnos con un poema de vez en cuando.
Gem@

Forrest Gump

Cual es este mundo? en este no hay sexo, ni pasión, ni amor, le falta bastante para ser todos.

Cinzcéu

Éste es éste y hay de todo como en botica, Forrest.

Grismar

Como no tengo ni idea si el éste de cada cual es el mismo éste mío sólo puedo acotar que tengo sexo desde que nací (y un rato antes), si no me apasiono no hago nada y amar es cuestión de personas, no de mundos. Claro que sería todo un detalle saber de qué están hablando.

1+

Yo hace rato perdí el hilo de esta serie de comentarios... voy a releer el post a ver si descubro cómo se llegó hasta acá.

Cinzcéu

Gem@: no escribo poesía -en el sentido de versos, etc.- porque no me seduce. Tampoco la rechazo ni la leo: supongo que son momentos.
Por lo demás, comparto la perplejidad de Grismar y 1+ (ah, y el "éste" mío es éste...).